13 de agosto de 2017
13.08.2017
El culebrón del pretendido albergue de animales

El descarte del emplazamiento en La Lloba devuelve la perrera a la casilla de salida

Los promotores del proyecto centrarán ahora su esfuerzo en constituir el consorcio gestor y defienden un concurso público para elegir la ubicación

13.08.2017 | 12:51
Una pasada concentración ciudadana a la puerta del Ayuntamiento de Castrillón en apoyo de la construcción de una perrera.

Frenazo en seco del proyecto anunciado para construir el albergue de animales de la comarca de Avilés en una finca de La Lloba (Castrillón), en la parroquia de Santiago del Monte. El concejal socialista avilesino Miguel Ángel Balbuena, uno de los principales impulsores de esta última iniciativa para hacer realidad la perrera; el edil castrillonense Javier González, también del PSOE; y el secretario de Organización de la agrupación socialista de Castrillón, David García, acordaron ayer descartar la finca en cuestión e iniciar la búsqueda de otra.

Esta decisión será comunicada al resto de municipios adheridos al proyecto -un total de diez- y da satisfacción a los vecinos de Santiago del Monte que expresaron su rechazo al emplazamiento del albergue de animales en la finca elegida de La Lloba por dos motivos fundamentales: la cercanía de la misma a áreas pobladas y la creencia de que en ese terreno existen tanto trincheras de la guerra civil española como fosas comunes donde reposan los restos mortales de personas que fueron ejecutadas durante o después del conflicto bélico.

Los vecinos hicieron ver que en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, y en tanto no se aclare el asunto de los enterramientos, la construcción de una perrera en ese suelo sería una falta de respeto a los muertos. La presión y los argumentos vecinales han dado su fruto y los principales impulsores del proyecto prefieren ahora centrarse en la búsqueda de otros emplazamientos menos problemáticos antes que meterse en un callejón sin salida, que es el aparente riesgo que se correría en el caso de insistir en ubicar el albergue de animales en la polémica finca de La Lloba.

Como alternativa a este retorno del proyecto de la perrera a la casilla de salida, los responsables socialistas de Castrillón y Avilés defienden la apertura de un proceso de búsqueda de nuevos solares, además de revisar las opciones de emplazar la instalación en otros terrenos que se consideraron en los últimos meses y cuya localización no ha trascendido.

Tanto Miguel Ángel Balbuena como Javier González recalcaron que la futura adquisición de la propiedad que se elija para alojar la perrera "se hará de forma transparente, por licitación pública y siempre cumpliendo la legislación vigente". El castrillonense González añadió que aconsejará añadir una condición extra de distancia de la finca a casas pobladas "para evitar molestias" y subrayó en prevención de malos entendidos que su partido "no apuesta a priori por ninguna parcela en concreto".

Entre tanto se pone el cascabel al siempre arisco gato del emplazamiento de la perrera, la prioridad política pasa a ser ahora constituir el consorcio municipal que debe gestionar la instalación, una figura jurídica cuya creación empezaba a peligrar precisamente por el fuerte rechazo que generó el anuncio de que la perrera iría en la finca de La Lloba: los sucesivos descuelgues de los partidos de Castrillón amenazaba con dejar a IU sola y en minoría de cara a aprobar los acuerdos que aún han de tomarse en el Pleno municipal -este mismo mes habrá uno- para la definitiva constitución del consorcio. A este respecto, de mantenerse la idea de que el órgano gestor del albergue de animales sea un consorcio, el PP ya ha anunciado que, independientemente de la ubicación, votará en contra dado su rechazo sistemático a la proliferación de "chiringuitos socialistas".

La falta de comunicación, ayer, de estos acuerdos al resto de partidos y municipios involucrados en el proyecto de la perrera comarcal avilesina (Gozón, Illas, Soto del Barco, Muros de Nalón, Pravia, Carreño, Corvera y San Martín del Rey Aurelio) generó malestar en algunos ámbitos. Así, el concejal corverano Rafael Alonso, del PSOE, lamentó que la decisión final sobre la parcela de La Lloba no hubiera sido adoptada en el seno de la comisión de trabajo constituida para impulsar la perrera, anunció que exigirá explicaciones del "repentino y unilateral" cambio de criterio sobre el emplazamiento y exigió "lealtad" para con los ayuntamientos implicados en el proyecto, la inmensa mayoría gobernados por el PSOE, por cierto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine