26 de agosto de 2017
26.08.2017

Una caída de la tensión eléctrica causó la alarma el jueves en las baterías de coque

26.08.2017 | 02:06

Un fallo eléctrico, más en concreto una caída de la tensión, fue lo que causó anteayer a las seis y media de la tarde una nube de humo marrón que, automáticamente, fue disipada por los mecheros de las baterías de coque de Avilés, encendidos a todo gas para prevenir la acumulación de gases en la instalación.

Los técnicos de la coquería de Arcelor-Mittal, que fabrica carbón destilado destinado, fundamentalmente, a alimentar los hornos altos de Veriña dieron paso al protocolo habitual en estos casos e informaron a la Consejería de Medio Ambiente del incidente, supuestamente originado por causas ajenas a la empresa. La normalidad, en todo caso, y según fuentes de la compañía, tardó quince minutos en ser recuperada. La producción de coque en las baterías de Avilés no se vio afectada y la fábrica volvió a la normalidad pronto.

Las caídas de tensión suelen alarmar a los vecinos como consecuencia de las grandes nubes negruzcas y amarronadas que provocan, así como por las espectaculares llamaradas que desprenden los mecheros al quemar el gas por motivos de seguridad. Este tipo de fallos eléctricos suspenden la circulación de los gases de coque, así que los mismos tienen que ser consumidos por las llamas de los mecheros, que se encienden de manera automática.

"Cuando no es una nube, es una fuga o un vertido; no hay mes en el que no haya un percance", criticó el mismo jueves el portavoz de los ecologistas, Fructuoso Pontigo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine