08 de mayo de 2018
08.05.2018

Los escolares aprenden educación vial en un circuito de karts

Medio millar de alumnos se familiarizan con las señales y las rotondas

08.05.2018 | 09:18
Alumnos, ayer, durante las jornadas de educación vial en la pista de La Exposición
Arriba, una niña en el circuito de karts instalado en la pista de La Exposición. A la derecha, la monitora María Cámara habla sobre educación vial a los escolares.

Circular por el carril correcto en las rotondas y respetar el stop son dos conceptos sobre los que hacen especial hincapié las jornadas de educación vial que se desarrollan esta semana en Avilés y en las que participan medio millar de escolares de la comarca. "Les cuesta parar ante la señal de stop si no hay coches, algunos entran en la glorieta al revés y muchos imitan manías de sus padres conduciendo, como ir medio tumbado en el coche", señalaban ayer María Cámara y Natalia Gutiérrez, monitoras del programa de educación vial que desarrolla Mapfre hasta el viernes en la Pista de La Exposición y que incluye clases teóricas y también prácticas en un circuito de karts.

Durante estos días, los alumnos de entre siete y doce años aprenden de manera divertida cómo prevenir accidentes en la calle y carretera, pero también en casa. En una sesión que se prolonga por espacio de unos noventa minutos asisten primero a unas explicaciones sobre educación vial desde el punto de vista del peatón, el conductor y el viajero. Los conocimientos aprendidos los trasladan posteriormente a la pista de karts, para disfrutar durante media hora a bordo de los pequeños vehículos eléctricos. En este tiempo, los niños cometen errores que les ayudan a subsanar las profesoras. "Me salté un ceda al paso", confiesa Paula Arias, alumna del colegio Sabugo. "Y yo me lié con los pedales", apunta Lara Vivanco. Aún así, se muestran entusiasmadas con la experiencia y junto a sus compañeros repiten al unísono algunas ideas que no olvidan nunca, como que "hay que usar siempre el cinturón de seguridad", señalan a voz en grito.

El tercer apartado de las jornadas está centrado en la seguridad en casa y en el colegio, prestando especial atención al fuego. A través de unos paneles sobre los que aparecen distintas escenas cotidianas, las monitoras van explicando, con la participación de los niños, dónde puede producirse un fuego: en una vela, un electrodoméstico o una olla en la cocina. El encuentro concluye repitiendo a voz en grito que en caso de ser testigos de un accidente hay que llamar al teléfono 112.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine