Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 09
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    "Aquí todo es belleza, en la ciudad no"

    Viernes 9 de octubre. Día veintinueve

    Y pensar que habitualmente casi no desayuno. Estoy empezando a cogerle gusto a esto. ¿Será lo que tomo o que sé lo que viene después? No es lo mismo saber que tras el desayuno vas a trabajar, que tener todo el día por delante para disfrutar de la naturaleza. Aquí todo es belleza, en la ciudad no; aquí reina la paz y el silencio, allí tampoco; aquí el tiempo y ritmo de las cosas lo marco yo, allí tampoco; etcétera.

    Hoy, sin ir más lejos, fui adaptándome a lo que el día me ofreció. Tras el sabroso desayuno, y después de atender a las gallinas y la huerta, me senté un rato al sol a escribir, preparé leña y di un pequeño paseo. Comí hoy temprano para salir de ruta, pero cuando estaba lavando los dientes vi a través de la ventana cómo una enorme araña empezaba a tejer una tela y no me pude resistir a grabarlo. Coloqué la cámara grande, encuadré, enfoqué y hora y media grabando la obra de arte que hizo. Mientras tomé esta larga toma, aproveché a volar dos veces el drone. La primera, me fui en busca del Roblón, esta vez por el aire, y llegué en pocos minutos. La luz era perfecta, mucho mejor que la de ayer, así que le hice tomas variadas. El segundo vuelo lo hice en vertical. Ascendí todo lo que el drone me deja e hice unas tomas cenitales preciosas, en las que se aprecia lo pedida que está la Fresnosa en este valle.

    La tarde entera salimos de paseo yo y mi pesada compañera, aunque cada vez voy disfrutando más de ella. Camino hasta que reviento, poso el trípode y grabo un poco. Vuelvo a caminar hasta de nuevo reventar y otra nueva toma. Así hice unos 8 kilómetros en los que filmé 95 tomas y reventé 15 veces. Aún así fue muy entretenida y productiva la tarde.

    Tras la cena salí a respirar el último aire puro del día y contemplé un cielo absolutamente estrellado. Entré a por la cámara y la programé para estar hasta mañana a las 7.00 AM tirando una foto cada un minuto. Mañana comprobaré cómo la Tierra giró en esas siete horas.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook