Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 21
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    "Con el permiso de quema en regla voy a aventurarme a esa labor

    Miércoles 21. Día cuarenta y uno

    Dediqué básicamente, la mañana de hoy a organizar un poco las próximas semanas. Tengo algunas cosas pendientes, en las que dependo del tiempo. Una de las es la de quemar los restos de una importante poda que hice en La Fresnosa hace unos meses, limpié los setos, la mayoría de avellano, que limitaban con el prado de abajo, despejé la zona de la fuente, en la que sólo dejé los tres árboles importantes que había y reduje la densidad de unos matos, también de avellano, que me quitaban la vista de mi alargada parcela desde dentro de la cabaña. Con el permiso de quema en regla voy a aventurarme mañana en esa labor. Tengo nueve montones, bien cargados, de ramas, pero por su interior tienen humedad de la lluvia que cayó hace unos días. Lo que haré, para ir controlando la situación y que no quede nada sin quemar, es hacer primero varios fuegos con las ramas más finas en lugares próximos a los montones. A continuación iré echándoles todas las cañas para garantizar su quema, pero estando muy pendiente de los fuegos, pues la Fresnosa está rodeada entera por bosques. Cuando tenga los montones humeando, quiero hacer un vuelo con el drone para grabar esta estampa típica de las zonas rurales. Empezaré muy temprano para terminar un par de horas antes del anochecer, lo cual es obligatorio. Además, no puedo ausentarme durante el proceso, por lo que aprovecharé a cocinar, limpiar, fregar, lavar...

    Hoy, tras el arroz caldoso y con sabor a quemado que acompañó a un poco de bonito y unos espárragos, me fui a echar una ojeada a las cámaras trampas. En una no había pasado nada, por lo que quité del lugar en el que estaba y las otras estaba repleta de grabaciones, sobre todo de jabalíes.

    Continúe mi camino hacia la Cerveriza, pero en esta ocasión subí por el bosque. Ya en el último tramo, del que tengo muy mal recuerdo, pro una caída en la que me estropeé un dedo de la mano, tuve que subir casi a gatas, al estar muy resbaladizo el terreno. Llegué al pico sin ninguna eventualidad y desde allí lance el drone en dirección al abismo. Los bosques estaban pletóricos de color, y la luz del sol los realzaba aún más. Cuatro vueltos, el último ya en la bajada por el bosque, que duraron casi una hora, fue lo que filmé.

    Al llegar a la cabaña, todavía con bastante luz, cogí la otra cámara y me fui a una claro del bosque a hacer una pequeña espera. Antes de marcharme sin fruto alguno, salieron dos corzos a los que les pude grabar un poco.

    Cené sopa, señal clara y evidente de que el frío se está apoderando del lugar. Fabas a remojo, para mañana, un poco de chimenea mientras escribo y se cargan las baterías y para la camita, en la que un día de estos estrenaré una manta de superlana que me hizo mi mujer.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook