Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 18
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    "Eché de menos ver algún corzo"

    Domingo 18 de octubre. Día treinta y ocho

     

    No sé la razón, pero hay días que se te ponen cuesta arriba desde que te levantas. La verdad es que se nota mucho cómo van menguando los días, lo cual en mi caso, me limita bastante. Hoy, además, tocó lavar ropa, que me robó una hora de la mañana, limpié la cabaña, el gallinero y la nevera. El río va cambiando de cauce, cada día baja más agua por él y los alimentos que tengo desperdigados por distintos pozos a veces me los mueve y descoloca. Tengo que reubicarlos, ponerles unas piedras encima y asegurarme que no me los lleve la corriente. Cuando me di cuenta, había pasado la mañana, aunque aproveché un buen rato para recolectar un pequeño saco de castañas. Este año, el castaño que tenemos en La Fresnosa dio muchísimo fruto. Da la sensación que alguien le dijo que yo vendría a quedarme una temporada.

    Para sacarle provecho a la tarde, comí muy temprano, casi ni hago la digestión entre desayuno y comida.

    Salí con la intención de hacer un recorrido que solía hacer muy a menudo, habitualmente en los amaneceres, cuya distancia rondará los 6 kilómetros. Quizá sea éste el trayecto que más veces haya repetido en estos últimos 11 años. De las más de cien veces que lo realicé nunca jamás dejé de ver algún corzo, fuese la hora que fuese. Pues hoy me di cuenta que me faltaba algo y era eso. Es evidente que su población está muy mermada. Algunos lo achacan al lobo, otros al zorro y al gato montés, que acechan a sus crías. También está la versión de una enfermedad que les está afectando, transmitida por una mosca. Para mí, sin duda alguna, es el animal por excelencia, de los boques de Asturias. Sería una pena que su presencia se limitase más que a los alrededores de las poblaciones.

    No quiero pensar mucho en mi soledad, a veces me asusta. A medida que pasan los días y nos alejamos del verano, se acrecienta la sensación. Son muchos días y otras tantas noches sin mi familia. Empieza a pesarme esa ausencia. No hago más que soñar con las Navidades, con lo poco que me suelen gustar. No sé qué tienen los domingos por la tarde, que desde ya muy pequeño, cuando iba al colegio, me gustaban muy poco.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook