Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 13
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    "Estoy muy contento de cómo me marchan las cosas"

    Viernes 13 de noviembre. Día sesenta y cuatro

    Salí tras el desayuno con el drone en la mochila, con destina a La Carricera, unas de las majadas que más me gustan del entorno. Allí hay una cabaña, la única conservada de muchas que había, cuyo dueño es un buen amigo, que me la deja utilizar cuando necesito hacerlo. Fui a inspeccionar como está para, posiblemente, subir la semana que viene a pasar unos días. A decir verdad, esta es de las zonas que más huellas se ven de lobo y tengo que probar suerte.

    En vez de ir directamente, decidí ir por las Sendas de Valloria, que aunque se da un rodeo, aprovecho para controlar más territorio. Ya en la pared de caliza que se soma peligrosamente al valle de La Felguerin, y La Infiesta, tuve que hacer un alto y volar el drone. Es majestuosa la vista desde allí, no me canso de disfrutarla. La luz, aunque no sobraba, era especial, estaba nublado pero de vez en cuando algún rayo conseguía traspasar la masa de nubes. Impresiona ver desde el aire esta mole caliza que en algún tramo llega a sobrepasar la verticalidad, parece imposible que no se vaya abajo.

    De allí pasé a Vallegu y después a la Carricera. La cabaña estaba en perfecto estado, como siempre, y volví a volar el drone desde ella para filmarla desde las alturas.

    A lo lejos, cerca de la Canalina, vi un grupo de caballos y hacia ellos fui. Les seguí un poco con el drone y comprobé, ya en el ordenador cuando lo vi, que uno de los potros tenía importantes cicatrices en el culo. Me acordé que alguien me había comentado que los lobos habían atacado a un potro joven, posiblemente este era.

    De vuelta a la cabaña, pasé por el Castiello (es otro distinto al de otros pasados) pero no pude hacer el vuelo del drone que quería por la espesa niebla que cubría el paisaje. Estuve contemplando un buen rato a un rebeco que descansaba muy cerca de mi. Ya viendo que la niebla no iba a menos decidí tirar para abajo. Disfruté mucho de la bajada pro el bosque y no tuve ninguna caída, lo cual es muy habitual en esta época de tanta hoja en el suelo.

    . Se qué detrás de todo hay mucho sacrificio y esfuerzo, pero la suerte siempre está conmigo. No sé que me pasa aquí en Redes que todo me sale mejor de lo esperado.

    En el aspecto físico, muy importante para la realización del proyecto, me estoy empezando a impresionar yo mismo de lo bien que me responde. Vine con dudas, no era mi mejor momento, pero cada día voy a mas, camino con menos esfuerzo, no me da pereza prolongar las salidas hasta el anochecer, disfruto mucho. El apodo de mis hijos, que me llaman “ser del bosque”, empieza a tener cada vez más sentido. Este es mi hábitat, aquí me desenvuelvo mejor que en ningún otro lugar. Ojalá se prolongue esta maravillosa racha.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook