Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 15
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    "Hay una marta dentro del gallinero"

    Jueves 15 de octubre. Día treinta y cinco

    Tengo un problema. Hay una marta dentro del gallinero. La descubrí cuando fui a por los huevos de hoy, ya después de haber abierto a las gallinas. Cuando la vi le cerré la puerta del gallinero y me fui a por las cámaras. Le hice las tomas que pude hasta que se escondió en un agujero debajo del tejado. Intenté sacarla, primero haciendo ruido e incordiándola con un palo, luego con una manguera, lanzándole un chorro a presión, y finalmente con un palo y un lazo. Ningún método me funcionó y eso que conseguí pasarle la cuerda del lazo por encima de las orejas y por debajo del morro y llegué a capturarla, pero su fuerza me impidió sacarla del agujero.

    Decidí darle tiempo y dejar la maniobra para el anochecer. Ya las gallinas se empezaron a impacientar por entrar para ir preparándose para dormir. Mientras hacía unas cosas alrededor del gallinero, las gallinas que estaban un poco alejadas sufrieron un infructuoso ataque de un halcón que presencié de refilón. Se escondieron debajo de unos palos y tuve que ir yo a sacarlas del susto que tenían.

    Al final, tuve que dejar entrar al gallinero, pues se morían de frío, a la gallina con pollos, y las metí en el cajón, que posteriormente cerré con una tabla. La convivencia en el mismo habitáculo entre depredador y depredado no es muy grata ni segura para una de las partes.

    Intenté hacer salir a la marta varias veces, ya de noche, en la que estaba más activa y fuera de su escondite, pero volvió a la cama a dormir. A ver qué me encuentro mañana, o mejor dicho, en unas horas, pues es ya muy tarde. Es un riesgo que las gallinas duerman fuera y que la marta duerma en el gallinero con una gallina y tres pollos. Esperemos no perder efectivos, me quedan todavía muchos días por delante.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook