Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 08
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    "La falla parece la muralla china"

    Domingo 8 de noviembre. Día cincuenta y nueve

    Hoy solo voy a utilizar el drone, por lo menos es mi intención, no prometo cumplirla.

    Con un día espectacular me dirigí al pico de La Corona, lugar donde una falla caliza nace y se dirige vertiginosamente ladera abajo, para una vez cruzado el camino de Los Arrudos volver a subir hacia la peña Rosques.

    Desde un lugar maravilloso, donde me situé, despegué el drone. La perspectiva desde aquí es brutal, la falla parece la muralla china. Al fondo se ve Caleao estratégicamente situado, en una ladera solariega y bien protegida por las imponentes montañas.

    Quedé muy contento con los tres vuelos que hice, había una luz y una claridad en el ambiente perfectos para grabar.

    Volví a la cabaña caminando muy rápido para llegar sofocado y dame una buena ducha. El día era tan caluroso que después de ella estuve sentado en la plataforma de madera casi media hora como Dios me trajo al mundo. ¡Qué auténtica gozada!

    Comí arroz con bonito y tomate, pero en vez de hacer montaña, como suelo hacer siempre, hice cuesta, pero más grande que la Castellana.

    Después, ya pensando en la entrega de mañana, aproveché a escribir varias cartas sentado fuera tomando el sol.

    Las gallinas no se separan de mí. Los únicos esquivos son los pollos. Madre mía, con lo guapos que era, ahora son feos, pero muy feos. Como decía un amigo mío, son de belleza distraída. ¿Por eso, cuando los niños están en esa fase adolescente, con granos, desgarbados, con una voz irreconocible…, se dice que están en la edad del pavo, que es como un pollo?

    De repente, empezó a temblar el suelo y dos caballos, uno blanco y otro negro vinieron a visitarnos. Acabé invitándolos a tomar algo, pero marcharon rápido. Volverán mañana de nuevo a por otra ración.

    Incumplí mi intención y saqué la cámara grande para grabar algunas tomas de árboles iluminados con rayos perdidos que llamaban la atención.

    Decidí meter el equipo en la mochila para la excursión de mañana y así no poder volver a utilizarlo hoy. Quiero amanecer en La Cabeza de Arco, una pirámide caliza que domina este gran valle. Desde él, las vistas son espectaculares, parece que uno está en el mismo cielo.

    No sé, pero presiento que mañana voy a tener un buen día, con buenas tomas de paisaje y animales.

    Ahora, con todo ya preparado para la entrega de la semana (los huevos, las cartas y el disco duro) me voy a mi camina, en la que ayer estrené una manta de lana que me tejió Marijose para estos 100 días.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook