Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 13
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    "La niebla le confiere al bosque un carácter diferente"

    MARTES, DÍA 13

     

    Martes 13 de octubre. Día treinta y tres

     

    Hace mucho frío. Estoy desayunando con el frontal puesto, todavía no amaneció del todo. Creo que hoy no podré sentarme al sol. Con todo lo llovido ayer el río empieza a sonar distinto. Bajaré a ver si la nevera sigue en su sitio. Compruebo que no es así, que el tuperware grande se elevó por la flotabilidad, perdió las piedras que tenía encima y se desplazó unos metros río abajo. La suerte fue que no se salió el contenido (me quedan unas 30 naranjas , 15 limones, unos pocos plátanos ya muy maduros y una ración del puré de fabas de anteayer). Una vez reubicada la nevera, empiezo con las labores de amo de cabaña. Me llevan casi media mañana. Adelanto la comida para salir a rodar. Los macarrones con champiñones y queso sobrantes serán la cena de las gallinas, ya pueden poner huevos.

    Mi amiga la Sony y yo salimos de paseo. Ya nos estamos haciendo inseparables. La verdad es que ya empiezo a controlarla y los resultados me están satisfaciendo. Con todos los objetivos, los cuales intercambio paulatinamente, para variar el tipo de tonos, me dirijo a un lugar a hora y media de camino, en donde suelen pastar los corzos y ciervos de la zona. Pero nada más llegar y prepararme para algún posible encuentro cae un aplastante niebla que me ciega por completo. Cambio los planes para realizar las primeras tomas del bosque encantado y misterioso. Así lo veo yo, la niebla le confiere al bosque un carácter diferente al de estos días pasados.

     

    Desde que decidí utilizar más la cámara grande, estoy muy pendiente de las grabaciones que hace del sonido ambiente. Es por ello que me estoy dando cuenta de los cientos de aviones que sobrevuelan Redes al día. No soy capaz de hacer tres tomas seguidas sin que un desagradable y espantoso sonido ensucie este ambiente puro y natural. Llego a desesperarme, pues los maravillosos sonidos que circulan por el bosque y que tanta vida y veracidad dan a las grabaciones, tendré que descartarlas. ¿Cómo puede ser posible que no cesen de volar los aviones por encima de aquí? ¿Es que nuestro espacio aéreo está de ganga y todas las compañías aéreas lo eligen? Nunca me había dado cuenta tan claramente ya que con la fotografía no estás pendiente de ello. Para mí, y no exagero, es una auténtica desgracia, un gran disgusto. Me parece que va a aumentar considerablemente mi manía hacia esos espantosos aparatos.

    La cena de hoy exquisita. Mejicanos con pisto y queso que me supieron a gloria. El sabor de estas cebollas, calabacin, pimiento, puerro… es  incomparable.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook