Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 03
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    Oda a la vida retirada

    Oda a la vida retirada

    Martes 3 de noviembre. Día cincuenta y cuatro

    "¡Qué descansada vida

    la del que huye del mundanal ruido,

    y sigue la escondida

    senda, por donde han ido

    los pocos sabios que en el mundo han sido!".

    "Vivir quiero conmigo,

    Gozar quiero del bien que debo al cielo,

    a solas, sin testigo,

    libre de amor, de celo,

    de odio, de esperanzas, de recelo".

     

    Éstos son dos fragmentos de la “Oda a la vida retirada”, de fray Luis de León. Hace unos meses, le dejé un dosier de este proyecto en el que estoy inmerso a mi buen amigo Miguel Aladro, un vecino de Caleao,  me lo devolvió con la referencia de este maravilloso poema, diciéndome que parecía escrito para mí. Lo que hago aquí solo, podría explicarlo de otra forma, pero nunca mejor y más apropiada que ésta. Gracias, amigo Miguel, por este regalo que yo nunca hubiese descubierto.

    Con esta inteción que tengo de empezar a disfrutar un poco más de esta vivencia, pues hasta ahora solo pensaba en rodar, rodar y rodar, todos los días al desayunar, en vez de terminar con la cucharada de miel, acabaré leyendo pausada y concentradamente estos textos que tanto sugieren.

    Y es que este ansia que tengo de aprovechar esta ocasión para mostrar al mundo este paraíso que tenemos, me lleva involuntariamente a estar colgado de las cámaras en todo momento. Ya me están avisando desde la productora, que mis grabaciones están excediendo, con creces, en cantidad y tiempo a las habituales. Tendré que buscar alguna fórmula como quedarme en la cama atado de pies y manos o darme a la bebida. Creo que prefiero que la productora gaste más en discos duros y yo seguiré haciendo lo que me pida el cuerpo.

    Atila, las gallinas y yo pasamos un buen día.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook