Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 16
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    "Perdí el drone, ni señal del aparato"

     

    Lunes 16 de noviembre. Día sesenta y siete

    Perdí el drone, primer contratiempo importante desde que estoy aquí. Estuve volando en Los Arrudos, y todo me fue muy bien. Tuve despegues complicados por falta de cobertura de satélites, pero al final todo salió bien. Ya de vuelta, al terminar el sendero del desfiladero, decidí hacer un último vuelo por encima de un bosque cubre una ladera muy inclinada, y que en ese momento estaba muy guapo. Era un vuelo muy sencillo y así empezó, con un ascenso rápido y seguro. Cuando llegué a los 250 metros de altura, límite que tengo programado para el drone, perdí de repente la señal y ya no volví a saber del aparato. Como yo iba mirando solo a la pantalla del mando no pude saber con precisión cual era el lugar donde perdí su control, lo cual me hubiera facilitado la búsqueda. Esperé, como quien lo hace cuando un animal se le marcha de casa, pensando que en cualquier momento aparecerá, pero no fue así.

    Cuando me di cuenta, ya estaba escalando (por la inclinación de la ladera puede utilizarse ese término) la tupida ladera no sin bastante dificultad. Subí sobre 300 metros de desnivel y volví a bajarlos haciendo largas zetas, pero ni señal del aparato. Ascendí la ladera contraria del valle, para ver si desde lejos veía destacar el blanco del drone, pero tampoco hubo suerte.

    Volví cabizbajo a la cabaña y así seguí el resto del día. Es una pérdida económica importante, que además era mío y me quedo sin una herramienta de trabajo de mucho valor.

    Mañana voy a subir por la montaña que está detrás del bosque y una vez arriba voy a peinarlo detalladamente, sin dejar ningún rincón sin inspeccionar. Tengo que ser optimista, sino, el palizón que me voy a pegar me va a costar mucho más trabajo.

    Otro pequeño problema, del que fui consciente cuando guardé las gallinas, era que me faltaba una. Mañana buscaré señales, pro los alrededores de La Fresnosa, para saber la causa de su desaparición. Si fue un animal el que se la comió, volverá a por las demás, grave problema.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook