Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 04
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    "¿Qué es el viento? El aire en movimiento"

    Miércoles 4 de noviembre. Día cincuenta y cinco

    ¿Qué es el viento? El aire en movimiento.

    ¿Y mucho viento? Mucho aire en movimiento.

    ¿Y una barbaridad de viento? Algo absolutamente insoportable. Llevamos ya una semana de intenso viento y estoy cansado de él. Ya no lo soporto.

    Hoy, no es por exagerar, pero me di un palizón de los más importantes desde que estoy aquí. Caminé más de 8 horas con el maldito trípode (ya nos volvimos a enfadar), la súper cámara de cine y el trasto de teleobjetivo, además de una mochila cargada con más objetivos, baterías y ropa. Recorrí gran parte del valle de La Felguerina, para terminar encontrando la oportunidad de grabar a dos jóvenes corzos que salieron a jugar a un prado. Los tuve delante de mí más de 15 minutos y no fui capaz de hacer una sola toma sin que el viento la estropease moviéndome el equipo. Llegué a desesperarme, como pocas veces lo hago. Seguro que quien va a Tarifa a hacer vela estará encantado cuando sopla, pero yo creo que aquí ya fue suficiente.

    Llegué a tiempo justo de recoger las gallinas, dar la cena a Atila y retirarme a la cabaña. Encendí la cocina de leña con la intención de hacer otro intento con el pan, pero volvió a fallar. Quedó un bollo sólido y pesado que va mañana directamente para el gallinero. A este ladrillo, sí que no lo mueve el viento, por fuerte que sea.

    Menos mal que aproveché la ocasión para intentar hacer también un bizcocho y éste no me falló. Ya tengo la parte dulce del desayuno solucionara para las próximas 2 semanas.

    Ahora me voy a ir a la cama sin planes para mañana. Como el viento sople al amanecer no me pienso levantar, hago huelga de trabajo.

    Estoy alloqueciendo. Llevo más de 20 días tarareando la misma canción (ya la versioné 450 veces); oigo voces de personas donde no hay absolutamente nadie; sigo escuchando el helicóptero del otro día; y ahora este viento va a acabar conmigo, aventareme.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook