Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 29
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    "Tengo que mimar a mis gallinas"

    Jueves 29 de octubre. Día cuarenta y nueve 

    Aunque la luna llena ya pasó hace unos días, esta noche pasada fue la primera que las nubes la dejaron lucir. Mientras dormía, en un segundo que me desvelé, entrada por los velux como si fuese el sol. Generaba una marcada sombra en ambos lados del altillo. Pocos minuto después ya me había levantado y preparado la cámara para hacer una secuencia de fotos a lo largo de la noche. La programé hasta el amanecer y me volví a la cama. Dormí plácidamente hasta que la luna estuvo en al vertical del velux y me deslumbró literalmente.

    En la mañana tocaron labores de cabaña. Hice una buena limpieza, ordené los equipos y di una pasada importante al gallinero. Tengo que mimar a mis gallinas. Me están sorprendiendo cada día más. Todo el mundo vaticinaba que me durarían poco, por la abundancia de depredadores, y que el tiempo que permaneciesen conmigo irían dejando de poner huevos poco a poco. Pues de momento ambas cosas no pasan. Salvo un pollito que desapareció, siguen vivas las siete gallinas y el gallo. Y además, desde ayer, empezaron a poner ya 5 huevos en vez de los cuatro a los que me tenían acostumbrado. Va a terminar poniendo huevos hasta el gallo. Noto también que cada día los ponen un poco más grandes.

    Las esperas de tarde no fructifican. Estos días pasados por la intensa lluvia y hoy por el incesante viento.

    Hoy fue mi primer intento de hacer pan. Creo que me pasa lo mismo que con las fabas. La primera vez no hubo quién las comiera. Amasé inicialmente en las proporciones que Marijose me había apuntado, pero quedaba muy líquido, parecía que estaba haciendo bechamel. Acordándome de las veces que amasé yeso, fui metiendo más harina hasta que solidificó un poco la mezcla. Lo dejé reposar mientras atizaba la cocina fuertemente y cuando el horno llegó a los 220º lo metí. Cuarenta y cinco minutos después, cuando abrí de nuevo el horno, ya vi que había fallado. Ocupaba el mismo volumen que al introducirlo. Ya por la noche, cuando lo intenté cortar, me di cuenta que por dentro estaba sin cocer. Espero que la próxima vez no falle, si es que me animo a intentarlo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook