Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 26
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    "Todos los días me duché fuera como un campeón, con frío, lluvi

     

    Jueves 26 de noviembre. Día setenta y seis

    Vaya día de orbayu. Es que no paró un solo momento desde que decidí salir de excursión. A medio camino tuve que dar la vuelta, y aunque no vine para la cabaña, desistí de subir a La Escosura, como tenía pensado. Anduve por este valle, de tejado en tejado, iba de una cabaña a otra, casi todas abandonadas ya desde hace años, pero me valían para cobijarme debajo de algún alero. Fui haciendo algunas tomas de algo típico asturiano, un día emborrinado, pero complica mucho la filmación.

    Lo mejor de hoy fue la comida-merienda-cena. Aunque no creo habérmela ganado, me hice un plato, realmente tuve que utilizar dos porque no entraba todo, de patatas fritas, con dos huevos y unas carrilleras, de lata pero riquísimas, que casi reviento. Yo creo que con las reservas podría tirar ya hasta el final sin probar bocado. Después de todos los sacrificios que estoy haciendo, que menos, que de vez en cuando pegarme un homenaje.

    Como estos tres últimos días, me voy a ir a la cama dejando la mochila ya preparada, por si amanece un buen día, lo cual no creo.

    Ayer noche, aunque me fui para la cama con el comienzo de un buen trancazo, a las 2.00 de la madrugada, más o menos, no resistí la tentación de salir a ver la luna llena. Dejé la cámara trabajando toda la noche, haciendo un time lapse. Quedó muy chulo. El constipado se curó con la ducha de hoy. Me la jugué y funcionó, maté al virus de frío, yo aquí sigo, mucho mejor. Cuando vine, tenía pensado darme una ducha a la semana con agua calentada al fuego, pero no me hace falta. Todos los días me duché fuera como un campeón, con frío, lluvia o nieve. Creo que cuando vuelva a casa voy a tener que instalar un enfriador, como los de la cerveza de los bares, para seguir con este saludable hábito.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook