Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 24
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    Tres lobos

    Jueves 24 de septiembre. Día catorce.

    Hoy un superdesayuno. No volveré a comer hasta mi vuelta, y voy muy lejos.

    Cargado con una mochilada me voy fuera del parque, a los límites con Felechosa, en el concejo de Aller. Allí la berrea es, como siempre, fantástica. Me ubiqué en un lugar al que llegué cuando la adrenalina de los berridos de los ciervos me poseyeron. No tenía que haberme metido en un lugar tan peligroso, no es nada habitual hacerlo. Era un picacho que se asoma en un valle inmenso desde donde hice ya mis primeras grabaciones de calidad. Estuve todas las horas de espera sólo pensando en cómo salir de allí sin jugármela. Cuando lo hice, a punto de meterse el sol, me empezaron a temblar las piernas, pero con mucho tiento y cabeza salí sin problema. Justo en ese momento me apareció un macho de frente, del que hice un buen reportaje, hasta que ya a menos de 15 metros de mí, me vio.

    Las dos horas que duró la vuelta, fueron mucho menos de lo habitual y fue por mi encuentro con los que estoy seguro que eran tres lobos. Les brillaban los ojos con el reflejo de mi frontal y no hicieron caso a mis voces y movimientos (por eso sé que no eran otros animales mucho más asustadizos, como ciervos, corzos o jabalíes…). De todas maneras sigo diciendo que me dan mucho más miedo otros animales que no son de cuatro patas.

    Al llegar a la cabaña, muy de noche y tan cansado, me dí una ducha fuera para anestesiar un poco mi cansado cuerpo.

    Organicé los archivos grabados, cené y fui para la cama muy, pero que muy tarde.

    Tres lobos

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook