Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 22
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    Un gusano

    Martes 22 de septiembre. Día doce.

    El día empezó como me acosté yo, confuso. Hacía mucha niebla y aproveché para hacer algún timelapse de sus movimientos por el valle. Mientras pasaban las dos horas para las que programé la secuencia de 300 fotos, me concedí la licencia de volver a la cama a leer y escribir un poco. ¡Qué placer! Me hace recordar algún día que tras levantarme para ir al cole, tu madre te volvía para la cama al oir en la radio que había huelga de profesores.

    Tras el desayuno pertinente, y mientras fregaba, me bebí varios vasos de agua. Salía poco caudal, lo que lo achaqué en aquel momento a la posible escasez del manantial. No sé porqué, pero me dio por quitar el filtro del grifo y encontré la razón del problema. Un gusano ya en fase de descomposición había dado sustancia al agua bebida. Me dio una pequeña revoltura, pero no fue a más. ¿Qué no comeremos todos, viendo la poca seriedad de los empresarios de la alimentación? ¿Cuánta basura química llevarán todos los alimentos que consumimos a diario?

    Hoy voy a cocinar fabas de nuevo. Espero que no tengan que ser mis gallinas las que las rechacen, como la otra vez.

    Pues en esta ocasión salieron buenas de verdad. Con las que me sobraron, llené dos tuperwares, que metí en mi nevera del río.

    Pasé la tarde tallando madera, o mejor dicho, limpiándola bien, descortezándola, para más adelante empezar a tallarla. Pretendo que sea mi recuerdo de esta experiencia.

    Mientras se va apagando el día, lo hago yo con él. La tristeza y la melancolía de ayer vuelven a apoderarse de mí.

    Un gusano

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook