Blog 
100 días de soledad
RSS - Blog de José Díaz

El autor

Blog 100 días de soledad - José Díaz

José Díaz

José Díaz encontró en el Parque de Redes las puertas de un paraíso íntimo. Fue hace diez años cuando localizó una cabaña que le abrió las veredas de uno de los parajes donde seres humanos, fauna y vegetación mantienen suscrita la vieja alianza del equilibrio y del respeto

Sobre este blog de Asturias

Intentaré recluirme en mi cabaña durante un largo periodo de 100 días, siendo autosuficiente y desonectándome absolutamente del mundo real y sus avances. No tendré electricidad, ni móvil, ni televisión, ni ordenador, ni reloj... Solo yo con la naturaleza


Archivo

  • 28
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    "Ya tengo drone nuevo. Me lo dejaron a la puerta de la cabaña"

    Sábado 28 de noviembre. Día setenta y siete

    Primer día de esta semana que no amanece lloviendo. Desayuné de nuevo como un marqués, pero uno de los que tienen prisa, no de los que lo hacen leyendo la prensa tranquilamente mientras su mayordomo lo hace todo.

    Salí con destino a una zona de acceso difícil, en donde estoy controlando el movimiento de fauna que hay. No es la primera vez que ya de día, me cruzo en esa zona con grupos de jabalíes, que van o vienen de darse un baño de barro en una bañera natural que allí hay. Alrededor de ella, decenas de huellas, algunas muy recientes. Los árboles, en su zona, están llenos de barro de rascarse contra ellos tras el baño. Mañana voy a amanecer aquí y esperar escondido hast ael mediodía, a ver si los puedo filmar. Desde este lugar, seguí caminando muy despacio a ver si levantaba algún corzo o venado, pero nada. Fui parándome a grabar cualquier cosa que me llamase la atención, una corteza de un árbol, un helecho, un trozo de musgo, una rama, unas setas, etcétera. Así, deambulé por el bosque todo el día, caminaba cien metros y paraba diez minutos a grabar, otros cien, diez minutos más de grabación… Justo cuando llegaba a la cabaña por su lado sur, por el único que nunca lo hago, me pasaron dos corzos al lado, pero ya no tuve tiempo de reacción para grabarlos, solo los disfruté.

    Atila y las gallinas siguen de enhorabuena. Ellas repitieron el menú de ayer, carrilleras. Él, tuvo otra doble ración (todavía no gasté la mitad de sus provisiones de comida, y ya solo me quedan 20 días, así que seré generoso hasta el final).

    Ya tengo drone nuevo. No se quién ni cuándo, me lo dejaron colgado de la puerta de la cabaña. La verdad es que insistí, cuadno lo dejé en el punto de intercambio, que me corría mucha prisa volver a tenerlo, pues las grabaciones aéreas le dan otra perspectiva al documental. Redes es guapo, pero desde el aire aún más.

    Haciendo un símil futbolístico como el que utilizan los entrenadores para dar importancia a todos los partidos que les restan hasta el final de un campeonato, los 20 días que me quedan aquí son como 20 finales, cada día es decisivo. Es la recta final y voy a esforzarme al máximo por conseguir las mejores tomas.

    Ahora a la cama a descansar, que mañana tengo una final.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook