Blog 
A buen bocado
RSS - Blog de Olalla Salazar

El autor

Blog A buen bocado - Olalla Salazar

Olalla Salazar

Me encanta la gastronomía y los buenos lugares para disfrutarla. Intento plasmar mis experiencias en Abuenbocado.com y en facebook.com/abuenbocado . En Twitter @OlallaSalazar y @Abuenbocado

Sobre este blog de Gastronomia

Un blog sobre gastronomía, restaurantes, chigres, bares o cualquier local donde se pueda hincar el diente. Porque comer es un placer y, a veces, no es fácil dar con el sitio adecuado.


Archivo

  • 03
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La meca está en Peruyes. El Molín de Mingo.

    Hoy hacemos mención especial a la primera entrada de A buen bocado: El Molín de Mingo.

    Allá por enero de 2010 este restaurante fue el primero que me sirvió de inspiración para empezar lo que hoy es A buen bocado.
     

    Ya en aquel momento dije que era mi restaurante favorito en Asturias, aunque esto quizá sea difícil de afirmar rotundamente teniendo en cuenta que es muy fácil comer bien en la región y que hay muchos sitios por descubrir. Pero el Molín tiene algo más que sabor, tiene encanto, una palabra que está muy de moda últimamente. Pues bien, ese encanto, a veces difícil de describir, se hace tangible en el Molín de Mingo. Es, sin duda, un "must" de la cocina tradicional asturiana y el sitio idóneo para sorprender a los invitados forasteros que se acercan a Asturias con ganas de descubrir eso de lo que tanto fardamos los autóctonos, su gastronomía y su belleza.
     

     

     

     

    Empezó siendo un sitio de paso para la gente que se acercaba por la zona a hacer alguna ruta o a descender el río Sella en piragua y se comía debajo de un hórreo entre los pitos (pollos de corral) que corrían.  Hoy es un lugar de peregrinaje, con los mismos pitos correteando e incluso cabras, aunque con un cuidado especial por los detalles y algunos cambios. La gente se acerca expresamente a comer a este lugar desde diferentes puntos a pesar de lo recóndito que está, aunque en eso precisamente reside ese encanto del que hablamos. 
     
    Si bien es cierto que los cambios han sido para mejor, hay quien comenta alguno que otro que les deja con la miel en los labios respecto a experiencias anteriores. Que si el café antes era de olla y ahora de cápsulas, que si antes comías debajo del hórreo, o que el dulce de leche ya no se encuentra en la carta de postres. Como todo, para gustos colores y nunca puede llover a gusto de todos. Lo que sí es cierto es que quien visita el Molín no queda decepcionado, más bien todo lo contrario. Recemos porque se siga manteniendo como es y que no haya lugar a más cambios, ya que, aunque estos sean para mejor, lo que ahora existe en el Molín es difícil de mejorar.
     
    Difícil de mejorar la crema de queso Gamonedo, difícil de mejorar esos tortos crujientes o el plato estrella, arroz con pitu de caleya, o más bien pitu con arroz.
     

       
     

     

     
     
     

    Un restaurante no es solo lo que se come en él, o al menos para mí, es también el cómo, y el Molín de Mingo es la perfecta conjunción entre ambos. 
     



    El  Molín de Mingo
    Peruyes, s/n. Cangas de Onís
    985922263
    Imprescindible reservar
    Precio medio: 30€

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook