Blog 
A LAS PRUEBAS ME REMITO
RSS - Blog de Guillermo  Díaz Bermejo

El autor

Blog A LAS PRUEBAS ME REMITO - Guillermo  Díaz Bermejo

Guillermo Díaz Bermejo

Jubilado, exdirectivo de una empresa financiera multinacional, experto en derecho de las nuevas tecnologías.

Sobre este blog de Sociedad

El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.


Intereses

Derecho de las TIC

voluntariado social

política

Archivo

  • 15
    Mayo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Política

    VIVIR COMO UN DIPUTADO

    Tengo muy claro y por tanto no pongo en duda, que nuestra Constitución española dice claramente que los Diputados y Senadores percibirán una asignación económica que será fijada por las respectivas Cámaras. Esta asignación ha de permitirles que puedan cumplir eficaz y dignamente su función e igualmente es lógico que tengan otros derechos y ayudas o indemnizaciones por gastos que sean indispensables para el cumplimiento de su función. Tampoco me cuestiono que dispongan de despachos adecuados, teléfonos, tabletas u ordenadores portátiles. Una dedicación completa y además eficaz a la función pública, precisa de una remuneración digna y de unos recursos materiales adecuados.

    Lo que en modo alguno puedo aceptar es que Diputados y Senadores, gocen de unas remuneraciones, de unas ayudas, de unas indemnizaciones y de unos privilegios, aprobados arbitrariamente por sus respectivas cámaras, que exceden en mucho de las retribuciones y derechos que tienen tanto los funcionarios, incluso de nivel alto, como la gran masa de los asalariados.

    Los Diputados y Senadores son elegidos por el pueblo español para que realicen su misión por un periodo de cuatro años. Estableciendo un símil laboral, esto es como un contrato de trabajo temporal (4 años) en el que un trabajador es contratado para que realice una obra o preste un servicio concreto en ese periodo. Finalizado el plazo pactado, el trabajador mete en el bolsillo la liquidación que la empresa le hace al finalizar el contrato y que se compone de su último sueldo mensual, más la prorrata de la paga extra de Julio o de Navidad y si ha cotizado el periodo de tiempo suficiente, se va al Inem a percibir la prestación de desempleo. Pero, si no ha tenido tiempo a realizar las suficientes cotizaciones, algo difícil hoy con contratos temporales o a tiempo parcial, se irá a su casa con los las manos en los bolsillos. Pero lo peor de todo: Si no cumplen correctamente con el trabajo para el que han sido contratados, serán despedidos disciplinariamente.

    Tras las elecciones de Diciembre pasado, el 13 de Enero arrancó la nueva legislatura con la toma de posesión de 350 Diputados y 265 Senadores. Se sentaron en sus escaños con una primera obligación básica y esencial: Tenían que trabajar para formar gobierno eligiendo a un Presidente de entre los candidatos elegidos. Tras cuatro meses del teatro y puestas en escena que ya todos conocemos, estos parlamentarios no cumplieron con su trabajo y nos llevaron a unas nuevas elecciones. Si esto hubiere ocurrido en una empresa, habrían sido despedidos sin más.

    Pero el problema no acaba ahí. Los Diputados y Senadores que no formen parte ni como titulares ni como suplentes de la Diputación Permanente (estos continuarán percibiendo sus retribuciones ordinarias), seguirán percibiendo unas retribuciones de 8.345€ brutos hasta que tengan lugar las elecciones del 26 de Junio. Además de no haber cumplido con su trabajo, desde el día en que se convocaron las elecciones, se van de vacaciones a su casa y como premio, con una más que buena retribución por no trabajar. Así lo ha establecido nuevamente la Cámara Alta, que ha fijado en 154,54 euros diarios la llamada indemnización de transición, que cobrarán hasta el día antes de las elecciones.

    Añadiendo más leña al fuego, esta retribución digamos extra, es la segunda que van a cobrar del orden de 180 senadores y 250 diputados que ya estaban sentados en la Cámaras en la legislatura anterior, finalizada en Noviembre y que en aquella fecha ya habían cobrado esto mismo, con un coste a las instituciones de prácticamente tres millones de euros. Y por si esto fuese poco, si en las próximas elecciones del 26 de Junio, un diputado no resulta reelegido y, como consecuencia, debe de abandonar el escaño, se le abonará una indemnización por cese compuesta por un mes de salario por cada año de mandato o fracción superior a seis meses, con un máximo de 24 mensualidades

    Como ya están de vacaciones hasta final de Junio ( no podría ser de otro modo), ya no se les van a pagar gastos de desplazamientos, pero eso sí, seguirán usando los teléfonos móviles y tablets que se les han asignado, seguirán contando con una póliza de accidentes que tendrán pagada hasta el 26 de Junio, seguirán contando con la asignación para su plan de pensiones individual y seguirán disfrutando de las cotizaciones que las Cámaras hacen a la Seguridad Social para que tras siete años como Diputados o Senadores, perciban una pensión.

    ¿por qué un trabajador tiene que cotizar durante 35 años para percibir su pensión integra y en cambio un Diputado sólo precise de siete años cotizados para percibir el 80% de la pensión o el 100% cuando acumule 11 años como Diputado o Senador?. Creo que los privilegios de que gozan sus señorías, son bastante bochornosos y máxime cuando como ha ocurrido en esta corta legislatura, no han cumplido con la misión que los ciudadanos les habíamos encomendado. Sueldos muy superiores a la media, asignaciones para uso de taxis, aun cuando muchas veces estas sirvan para llevar a sus hijos al colegio, ayudas para gastos de alojamiento y manutención, aun cuando muchos tienen piso propio en Madrid. Y además de todo eso, se les permite que realicen actividades extraparlamentarias tales como profesor, conferenciante o tertuliano.

    Mientras nuestras Cámaras defienden estos privilegios para ellos, en España los salarios medios de los trabajadores se han reducido en un 18% desde la llegada de la crisis. Contratos de trabajo precarios, tres millones de personas que estaban entre las clases medias y que ahora son pobres, incertidumbre sobre un futuro aun peor, pero no pasa nada, los parlamentarios, no hacen su trabajo y no se ponen de acuerdo para formar gobierno, pero eso sí, se ponen rápidamente de acuerdo para irse a casa con vacaciones pagadas. ¿cabe mas indignidad?.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook