Blog 
Al hilo de lo que está pasando
RSS - Blog de Enrique Suárez Ferreiro

El autor

Blog Al hilo de lo que está pasando - Enrique Suárez Ferreiro

Enrique Suárez Ferreiro

Filósofo

Sobre este blog de Nacional

Dar cuenta de lo real


Archivo

  • 19
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Educación: política, recortes y verdades

    Ayer en http://www.lne.es/sociedad-cultura/2012/09/18/asturias-registra-aumento-alumnos-fp-tercer-ano-consecutivo/1299533.html pudieron leer: "«Hemos sobrecargado al profesorado, pero estoy tranquila porque es tan responsable, que lo va a hacer estupendamente»" Si las palabras las hubiese pronunciado el ministro Wert sólo lo habríamos notado en que habría dicho "tan profesional". Así que en ambos casos hay un lugar común en el que el discurso de quien gobierna esconde lo que hay, es decir, no dice toda la verdad.  

    Es verdad que ha sobrecargado el actual ministerio al profesorado. Verdad que nuestra Consejera empieza reconociendo, pues el ministro es de otro partido, mas curiosamente asumiendo: "Hemos (..)". Es decir, no han evitado, en la medida en que las competencias autonómicas lo permiten, la sobrecarga impuesta desde el ministerio. Ahora bien, en vez de seguidamente decir cómo queda afectado el sistema educativo en Asturias, evita esa verdad con un salto de género: del lenguaje descriptivo de la realidad, pasa al volitivo acudiendo al código moral: ·"tan responsables" - normal en un partido que ha empezado a tener un magisterio propio acerca de moral y costumbres privadas para sus afiliados. Dicho salta deja el efecto en el lector de que no hay cambio para peor en nuestro sistema educativo.

    Antes de la actual sobrecarga: horas de docencia 18 mínimo - podía haber 20 y 21, estaba ya en la norma. Además 7 complementarias, de modo que de una rejilla semanal de 30 celdas el horario constaba de 25 mínimo. Por lo que quedaban 5 horas semanales a trabajar en casa.

    Además, el número de 20 estudiantes  era el mínimo en el aula. De modo que un profesor se ocupaba de entre 120 y 170 estudiantes. A los que dados los 55 minutos de clase podía dedicar un máximo de 2'75 minutos de atención en el aula.  Y dadas 5 horas, es decir, 300 minutos podía dedicar entre 2'5 minutos - si tenía 120 estudiantes - y 1'66 minutos - si tenía 190 estudiantes- a corregir o preparar tareas para sus estudiantes. Y, si quería actualizar su formación profesional como docente debía hacerlo sin dejar de trabajar.

    Ahora con la sobrecarga: horas de docencia mínima 20. Además 9 complementarias, de modo que de una rejilla semanal de 30 celdas el horario ocupa 29. Por lo que nos queda 1 hora semanal a trabajar en casa. Además, el número mínimo es de 25 estudiantes en el aula. De modo que un profesor de ocupa de entre 175 y 200 estudiantes. A los que dados los 55 minutos de clase dedica un máximo de 2'2 minutos de atención en el aula. Y dada 1 hora, es decir, 60 minutos dedica un entre 0'34 minutos - si tiene 175 estudiantes - y  0'3 minutos - si tiene 200 estudiantes - a corregir o preparar tareas. Y, evidentemente, si además quiere actualizarse debe seguir haciéndolo sin dejar de trabajar.

    ¿Queda transformado, perjudicado nuestro sistema educativo? Por tanto, esa apelación sólo puede querer decir que uno ha de trabajar al 120%, lo que gracias al cine de submarinos nucleares sabemos que es imposible: estalla el reactor, es decir, aumentan las enfermedades laborales. Lo que dada la actual política de poder retrasar hasta 10 días la cobertura de la baja, es decir, entre 175 y 200 estudiantes pueden estar hasta 10 días sin profesor ¿transforma para mejor o peor nuestro sistema educativo?

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook