Blog 
Al hilo de lo que está pasando
RSS - Blog de Enrique Suárez Ferreiro

El autor

Blog Al hilo de lo que está pasando - Enrique Suárez Ferreiro

Enrique Suárez Ferreiro

Filósofo

Sobre este blog de Nacional

Dar cuenta de lo real


Archivo

  • 30
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿Qué necesitamos: B/V?

     Fuí ayer al cine a ver la última entrega de la saga del caballero oscuro. Y según iba pasando la película iba concluyendo que, queriéndolo o no el director, la cinta  evoca una permanente alternativa a Vendetta. Al acabar la proyección me parecía que B(atman) y V(endetta) proyectaban un espacio de alternativas a tiempos de crisis como los que vivimos. ¿Es así? ¿B/V?.

    Cabe al acercase al término "Batman" dar paso a ciertas derivas. Así B_atman, es decir, buen_atman - siendo atman elemento de evocación hindú traducible por yo, alma, espíritu, etc.. - o sea, buen_alma; o pensar en el juego de letras t/d de modo que Batman/Badman evocaría al Bad/mal_man/hombre, insinuación que redobla la remisión Bat a murciélago y que recoge el cinta al presentarlo como malo a ojos de la ciudad según la leyenda urbana. Mas no es este el lugar para este tipo de derivas.

    Hay en ambas cintas una serie de lugares comunes: la máscara, la crisis, el heroe y la participación de los habitantes del lugar, los ciudadanos. Es cierto que la cinta Vendetta ha tenido un éxito más allá del extrictamente cinematográfico, basta con ver cualquier marcha o manifiestación: su máscara aparece. Cierto que parte de la clave de su éxito es haber mostrado cómo usar el anonimato, la ocultación del rostro ante el ojo del Gran Hermano.

    En el caso de Batman dudo que veamos aparecer su máscara en las protestas sociales. Sí hay en la cinta una vindicación - pues el uso se remonta a un mithos urbano, el del comic, lo que me temo bloquea la libertad que ofreció la máscara de Vendetta - de la máscara; sólo que aquí como protección no de uno, sino del entorno afectivo: de aquellos a los que uno quiere.

    Hay además ese recurso a que cualquiera puede ser un héroe, pero falla esa afirmación: sólo se ve a policías y militares dando la cara, y el sustituto del primer Batman será un policía. En cuanto a la crisis cambia el perfil. En Batman evoca nuestro presente, de ahí esos guiños a la fraudulenta bolsa, ese mal gusto de convertir a los antisistema en carne de cañon de terroristas nihilistas - y en ese caso los segundos rostros que aparecen son de condenados -; en Vendetta había una evocación a la fragil democracia parlamentaria incapaz de frenar el ascenso de un régimen fascista - siendo, pues, la alemania de los años 30 el acontecimiento de partida - y eso faciita movilizar desde la máscara cómo oponerse al poder.

    Y en ambos casos el ciudadano, es decir, la pluralidad de rostros con los que cada día nos cruzamos, vemos por la tele, etc.. está ausente. Esa ausencia, ese estar detrás de los actantes, de los héroes, de las máscaras, y es lo que más me importa. Pues marca por qué ambos mitos son exhibiciones de soluciones parciales. En cada caso los reemplazan por ricos de buen corazon, policías, antifascitas, ect. Hay una cuestión abierta y falsamente cerrada en ambas cintas: la participación ciudadana.

    Ésta no es la solución de la crisis, mas sí un elemento fundamental para evitar que el adoctrinamiento, el adocenamiento que imponen en España el modelo de partidos políticos, sindicatos y organizaciones patronales haga que salgamos más tarde, con una mayor injusticia social y con una sobreinmadurez ciudadana, pues sólo el héroe nos habría mostrado el camino para salir de nuestra crisis. ¿Hay, pues, que desafiliarse? Mas bien hay que empezar a actuar de otra forma ante las estructuras organizativas. Y hay que mantener cualquier nivel de acción que presione en la dirección de que la reducción de riqueza causada por una mala gestión económica, políticas, ciudadana no justifica el empobrecimiento programado de la mayoría para mantener el mayor nivel de riqueza posible de la minoría.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook