Blog 
Asturias, esquina de Europa
RSS - Blog de Roberto Segura

El autor

Blog Asturias, esquina de Europa - Roberto Segura

Roberto Segura

Espectador desde cerca, a veces desde dentro, de políticas y de movimientos sociales, económicos y culturales en Bruselas; y siempre con un ojo puesto en Asturias.

Sobre este blog de Asturias

Visto desde el centro de Europa, lo excéntrico es Asturias y los asturianos.


Archivo

  • 22
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    TURISMO asturias Bruselas segunda mano ocasión brocante

    El mercado de segunda mano

    En Bélgica existe la curiosa costumbre de las brocantes, que se puede traducir por rastros o mercados de cosas usadas.

    Las brocantes se organizan por zonas, colegios o asociaciones para la venta de todos los artículos que sobran en la casa, como en uno de nuestros rastros; pero también adopta la modalidad llamada “garajes vacíos”. Los garajes vacíos se organizan por calles, y supone sacar todo lo que te sobra o de lo que te quieres deshacer al jardín. Supone una acción concertada, una vez fijada la fecha los vecinos que desean participar abren su casa y permiten entrar para ver los objetos expuestos. Yo he visto abuelitas que ofrecen un chupito de moscatel y unas galletas para incentivar la visita y charlar.

    El mercado de ocasión en general es muy activo. Hay tiendas de segunda mano por toda la ciudad, que venden mobiliario, decoración, vajillas o artículos deportivos. Todo esto está incentivado por la estructura de propiedad de la vivienda, ya que muchos habitantes no son propietarios de su casa, y los pisos se alquilan vacíos, generalmente sólo con el equipamiento de cocina. Hay mucha movilidad, y para una estancia temporal muchos no desean invertir en mobiliario lujoso. Esta es la razón de que el tráfico de artículos de casa sea muy abundante.

    Otra modalidad son las brocantes especializadas. Si se quiere comprar una bicicleta de segunda mano hay que ir los domingos a un punto concreto del mercado de Midi. Si se quieren comprar antigüedades o alfombras, el lugar es el famoso Mercado de las Pulgas en la plaza del Jeu de Balle, muy interesante. En Waterloo –si, el de la batalla-, apenas a 20 kms. de Bruselas, hay un mercado semanal de antigüedades, arte y libros que ocupa todo el parking de un gran hipermercado. 5.000 metros cuadrados que hacen las delicias de los aficionados. Aunque no compres, a las 11 te comes un bocata de una salchicha con cebolla, acompañado en invierno de un vino caliente, y vuelves a tu casa de alquiler feliz de la vida.

    Capítulo aparte merece la ropa. Como parece ser que se ha puesto de moda lo vintage, en las zonas comerciales proliferan las tiendas que venden ropa de segunda mano más o menos antigua. Dicen las que saben que se pueden ver cosas monas.

    Todos los colegios organizan al menos una brocante al año, con la que recaudan dinero para las actividades extraescolares, y que sirve además para que los críos empiecen a aprender las virtudes del reciclado y del no consumismo. ¿Son los belgas especialmente tacaños? No me parece, o al menos no por esto. Yo creo que el mercado de artículos usados funciona porque encaja con la austeridad de estos pueblos, a la vez que es coherente con la mentalidad no consumista, tendente a minimizar el desperdicio y ecológica de este pueblo raro pero encantador.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook