Blog 
Asturias, esquina de Europa
RSS - Blog de Roberto Segura

El autor

Blog Asturias, esquina de Europa - Roberto Segura

Roberto Segura

Espectador desde cerca, a veces desde dentro, de políticas y de movimientos sociales, económicos y culturales en Bruselas; y siempre con un ojo puesto en Asturias.

Sobre este blog de Asturias

Visto desde el centro de Europa, lo excéntrico es Asturias y los asturianos.


Archivo

  • 19
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    asturias Bruselas regiones política regional Comité de las Regiones

    Las oficinas regionales en Bruselas

    La capital de las instituciones comunitarias es el lugar donde todo el mundo quiere estar. Las grandes empresas multinacionales y las asociaciones empresariales tienen al menos una oficina de representación en Bruselas, haciendo lobbying porque saben que es el lugar donde se deciden regulaciones que les afectan. Las ONG's, redes de cooperación, instituciones transnacionales y asociaciones académicas y de intercambio de conocimiento están también aquí, por un lado atentos a los debates, por otro haciendo propuestas que intentan presentar las ventajas de sus respectivos intereses, y por otro intentando conseguir financiación para sus proyectos.

    Me apresuro a decir antes de continuar que todos esos propósitos no sólo son absolutamente legítimos, sino imprescindibles en una economía de libre mercado y de enorme complejidad como la actual. Sin debate entre las líneas de fuerza que marcan las tendencias en ocasiones contradictorias que emprenden los actores económicos, se daría el pensamiento único y por tanto no habría progreso. Las instuciones prestan soporte, discuten, alientan y en ocasiones financian proyectos en diferentes direcciones para intentar encontrar lo idóneo, lo más positivo para cada caso.

    Y también está en Bruselas lo institucional. Los Estados miembros de la Unión tienen una fuerte presencia, evidentemente. Los Estados que no son miembros pero se asocian en determinadas políticas (los de la EFTA por ejemplo) también cuentan con una presencia numerosa. Y las regiones, en cada Estado con diferente poder y competencias, están en Bruselas decididamente. En las calles del centro y en las más cercanas al barrio europeo no se ven más placas en los portales de los edificios que las de las regiones. Algunas comparten edificio mediante el democrático sistema de una planta o un despacho para cada una; otras optan por el alquiler de un local más o menos grande; las más potentes integran organismos de promoción, además de la presencia institucional, para mostrar músculo: es el caso de la Scotland House, en pleno Rond-Point Schuman, al ladito del edificio del Consejo.

    ¿Y qué hacen las regiones en Europa? Todo lo que hemos dicho antes para las empresas y los organismos, puesto que las regiones son intermediarios por naturaleza: lo que ha nacido para descentralizar el Estado y acercar las posibilidades a sus ciudadanos, tiene la ambición de que los suyos sean los primeros en conocer la información. Las regiones recogen por una mano y entregan por la otra todo de lo que son capaces de enterarse. Además de intervenir en esos aspectos “comerciales”, que interesan más al sector privado, las regiones tienen su propio campo de actuación en las convocatorias que apoyan políticas.

    Hemos dicho qué es lo que hacen, pero no se si en algunos casos eso coincide con lo que deberían hacer... El simple rebote de información ha sido durante muchos años la justificación de muchas oficinas, probablemente porque era necesario en un tiempo en el que el boletín se publicaba en papel y se podía asistir a los eventos, presencialmente, o no asistir. Hoy en día el empeño de las instituciones en difundir su información y la propia marcha de los tiempos hacen que el rebote de información pierda peso, y que se dé mayor valor añadido en disponer de una capacidad proactiva de intervención; más aún cuando en las futuras líneas de apoyo comunitarias se dará una fuerte prioridad a la existencia de una estrategia regional, que debería ser mostrada, exhibida a cada paso y en cada evento en esta capital.

    Dejo para otro día la parte curiosa de las oficinas regionales en Bruselas, que la hay...

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook