Blog 
Cadencia imperfecta
RSS - Blog de Alfredo González Gutiérrez

El autor

Blog Cadencia imperfecta - Alfredo González Gutiérrez

Alfredo González Gutiérrez

Alfredo González (Turón, 1981) es un escritor de canciones asturiano -y pseudopoeta ocasional-, con cinco discos a sus espaldas y un libro a punto de salir del horno. Premiado cuatro veces en los AMAS y con un Premiu al Meyor Cantar, ha recorrido el estado varias veces con sus canciones, llegando a ...

Sobre este blog de Cultura

Blog sobre música y canciones donde importa más lo que se cuenta que el modo de contarlo, donde nos interesan tanto los protagonistas como sus asistentes, donde prima la letra por encima de la música. ...


Archivo

  • 10
    Junio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Oviedo

    Realismo Musical (I)

     

       No tuve la suerte de vivir en la época en que los artistas aún vendían discos. Y no hablo de los que vendían un millón y se compraban un adosado en Miami, me habría conformado con aquellas 50.000 copias del disco de oro (actualmente se obtiene con 20.000) o incluso con muchas menos. Realmente, me habría conformado con poder hacer una gira en condiciones, con unas ventas que la sustentaran.

       Digo esto porque, últimamente, hablo con muchos de mis compañeros del sector de las diferentes divisiones que hay en el status musical, comparándolo con el fútbol -el patrón de comparación oficial de este país-. Y, si hay una categoría musical absolutamente comparable con este deporte, son los músicos de 2ªB y Tercera División. 

       Si dejamos de lado los auténticos "superventas" en cuestión de entradas (léase Alejandro Sanz, Malú, Vetusta Morla, Dani Martín, Love of Lesbian, Izal...), o los que giran y llenan salas de aforo-medio alto (entre 600-1000 personas), nos encontramos con dos o tres grupos bien diferenciados que serían la 2ªB y la 3ª División.

       Igual que en el fútbol, no son categorías profesionales. Algunos, pocos, consiguen vivir de la música. La gran mayoría compagina otro trabajo con la música, con todas las complicaciones que eso conlleva. Pensemos en un músico de la 2ª B española que pretenda vivir de su oficio. Un músico de banda, por ejemplo (los solistas lo tenemos más fácil). La revista Efe Eme publicó un artículo de Juan puchades el 4 de octubre de 2013 que define a la perfección la vida de este tipo de artista, pero yo os la voy a resumir.

       Si vas con una banda de cinco personas a tocar en una sala de 400 personas y vendes 300 entradas a un precio de 15€, obtienes 4500€. Una cifra, así a primera vista, bien bonita. Pero ahora llega Montoro con las rebajas y la cifra empieza a arrugarse... El 21% de IVA ya la deja en 3555€. Tenemos que descontar también la cuota de SGAE, que en espacios inferiores a mil personas es del 9% (y ahora diréis que eso revierte en el artista, pero en una banda no todos son compositores), con lo que ya estamos en 3150€. Los gastos de peajes y gasolina de Asturies a Madrid -por ejemplo-, ida y vuelta, rondan los 160€. La furgoneta, si tenemos suerte, cuesta unos 150€. Cinco músicos tienen que desayunar, comer, cenar y dormir, lo que asciende a unos 50€ por una habitación de hotel barata (150€) y unas dietas de 10€ persona/comida (100€) y 4€ persona/desayuno (20€). Las salas cobran por tocar -de ese tema hablaremos en profundidad otro día- y, en Madrid, una del aforo que estamos manejando supone unos 450€.

       Si estáis siguiendo las cuentas, ahora mismo estamos en 2120€. Pero algunos músicos tienen manager, que se llevaría, tirando hacia abajo, un 15% de la recaudación total (alrededor de 657€), con lo que estamos por los 1445€. Esa cantidad, dividida entre cinco personas, supone 289€ por persona. Si esa misma banda hace cuatro conciertos al mes, con las mismas condiciones y venta de entradas, cada uno tendría un "salario" de 1156€ al mes. Ahora bien, si son todos autónomos (también otro día hablaremos de los músicos y la cotización a la Seguridad Social), habría que descontar unos 270€ al mes, lo que nos deja un sueldo de 886€ (y no hemos descontado el IRPF, los gastos de asesoría...). Y, claro, hay que pagar el alquiler, la luz, el agua... de la vivienda donde se viva.

      Imagino que ahora estáis viendo con claridad a lo que se enfrenta un músico de una banda que mete 300 personas en una sala, algo no tan común como pareciera y unas cifras, aún así, realmente buenas de audiencia. Y, ojo, que estamos hablando de unos supuestos bastante precarios, pues lo normal sería que alguien llevara la furgoneta, que alguien hiciera de técnico de sonido...

      ¿Os sentís identificados?. ¿Os parece una situación alarmante? Pues la próxima semana hablaremos del músico de 2ªB que lucha por la permanencia...

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook