Blog 
Cadencia imperfecta
RSS - Blog de Alfredo González Gutiérrez

El autor

Blog Cadencia imperfecta - Alfredo González Gutiérrez

Alfredo González Gutiérrez

Alfredo González (Turón, 1981) es un escritor de canciones asturiano -y pseudopoeta ocasional-, con cinco discos a sus espaldas y un libro a punto de salir del horno. Premiado cuatro veces en los AMAS y con un Premiu al Meyor Cantar, ha recorrido el estado varias veces con sus canciones, llegando a ...

Sobre este blog de Cultura

Blog sobre música y canciones donde importa más lo que se cuenta que el modo de contarlo, donde nos interesan tanto los protagonistas como sus asistentes, donde prima la letra por encima de la música. ...


Archivo

  • 10
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Oviedo

    Santos que yo te pinte

     

     Entre las ascuas del verano de ayer (sí, aquí en Asturies el verano dura días sueltos) me doy cuenta de que la semana pasada no actualicé el blog. Como estos días ando repasando canciones que me gustan para darles una vuelta (soy de los que piensan que reinterpretar también es una forma de aprender a escribir), voy a citar aquí una que me apasiona desde hace muchos años.

      Aunque no es lo más recomendable, soy de los que cuando se obsesionan con una letra le buscan todas las vueltas e intentan adivinar qué pensaba el autor y por qué la escribió. Insisto en que no es lo más recomendable porque las canciones tienen su propia vida e inmiscuirse no deja de demostrar cierta falta de decoro, pero no puedo evitar ese afán indiscreto.

      La canción que vamos a mostrar aquí es "Santos que yo te pinte", de Los Planetas. Se publicó en el año 2000, dentro de su disco "Unidad de desplazamiento". Esta es la letra:

     

    Yo no tengo la culpa
    de que te duela el alma.
    No tengo culpa ninguna
    de que te fumes plata.

    A veces me pregunto
    de quién será el fantasma
    que te ha tapado los ojos
    para que no veas nada.

    Dime dónde has estado
    niña de cara blanca,
    dónde has dejado tu risa
    que no está donde estaba.

    Todo lo que yo tengo,
    todo yo te lo daba,
    pero si acabas conmigo
    vas a ser desgraciada.

    Santos que yo te pinte
    demonios se tienen que volver.
    Santos que yo te pinte
    demonios se tienen que volver.

    Yo no soy ningún ángel,
    yo no soy ningún santo,
    pero lo que estás haciendo
    es que me está matando.

    Puedes buscar por tierra,
    puedes buscar por aire,
    que como yo te he querido
    no va a quererte nadie,
    no va a quererte nadie.

    Santos que yo te pinte
    demonios se tienen que volver.
    Santos que yo te pinte
    demonios se tienen que volver.
    Santos que yo te pinte
    demonios se tienen que volver.
    Santos que yo te pinte
    demonios se tienen que volver.
    Santos que yo te pinte
    demonios se tienen que volver.
    Santos que yo te pinte
    demonios se tienen que volver.

     

       Y aquí podéis escuchar la canción:

     

       Sin buscarle tres pies al gato y fijándonos en el sencillo estribillo, a mí me parece una de las declaraciones de desamor más desgarradoras: "Santos que yo te pinte, demonios se tienen que volver". Es, quizá, una de las primeras incursiones de Los Planetas en las formas de contar del flamenco (de la música popular, al fin y al cabo, pues ese tipo de estrofas es común a toda la escritura de raíz).

      Fijaos también en el juego de acentuación que, aunque pareciera errado, no lo es. "Santos que yo te pinte", "Santos que yo te pinté"... Las dos opciones podrían servirnos, aunque la rima con el segundo verso del estribillo encajaría más con el verbo acentuado.

      Como comentábamos, sin buscarle las cosquillas nos quedaríamos con una hermosa y cruda canción de despecho. Pero conociendo la obra de este grupo, no sería descabellado que estuviéramos ante un doble juego y que estuvieran hablando de alguna droga ("no tengo culpa ninguna de que te fumes plata"; "dime donde has estado, niña de cara blanca").

       ¿Descabellado?. Tal vez... Personalmente creo que sería buscarle demasiadas interpretaciones, pero es el ojo que mira el que encuentra su propia respuesta. ¿Habla sobre la adicción a la heroína "Se dejaba llevar" de Antonio Vega?. ¿Trata del síndrome de abstinencia "Frío" de Alarma?. Desafortunadamente, ninguno de los autores podría confirmarlo ya. A J podríamos preguntarle por esta letra, pero creo que nos daría una información diferente cada vez...

       Y puede que eso sea lo importante. Nunca dejaremos de mirar a través del ojo de la cerradura para averiguar qué hay al otro lado, pero la magia de las canciones está en que son diferentes para cada persona. ¿O no?

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook