• TV

  • Blog de
    28
    Mayo
    2016
    Telecinco ya ha desvelado el misterio. La cadena ha anunciado esta semana que la cuarta edición de su "talent" musical "La Voz" ya tiene las cuatro sillas de los "coach...
  • Blog de
    14
    Mayo
    2016
    Sin irme de Cuatro, no puedo pasar sin comentar el programa del miércoles de Samanta Villar. En "9 meses", la periodista nos muestra paso a paso su embarazo y acompa&nt...
  • Blog de
    06
    Noviembre
    2015
    La gran revolución informática de finales del siglo XX no se gestó en los departamentos I+D de las grandes empresas tecnológicas. Pioneros como Bill Gates y Steve Jobs empezaron en el garaje de su casa haciendo sus primeros avances informáticos hasta que construyeron los grandes imperios tecnológicos  que son hoy Microsoft y Apple. Estos tiempos, que pueden considerarse la prehistoria de la informática, son los que nos habla Halt and Catch Fire una de las series con las que AMC trata de cubrir el vacío que dejó Mad Men y de la que ya hablamos en nuestro post sobre series ambientadas en los años 80. Aunque hoy por hoy sus audiencias son más bien  discretas, cuenta con un público tan fiel que la cadena ha renovado  la serie por un tercer año. Aunque a muchos la jerga informática en la que se expresan sus personajes puede sonar a chino, la serie habla de cosas que sí son universales. Por una lado están los que son capaces de crear algo nuevo y luego están aquellos que tratan de aprovecharse del trabajo de los primeros y quedarse con todos, aunque ellos mismos son incapaces de crear nada. Y eso es algo que sí entendemos todos.  En la primera temporada, la historia arrancaba en 1983 cuando los protagonistas estaban inmersos  en la carrera por la creación del primer ordenador portátil de la historia, mojando la oreja a un gigante de la informática como era IBM y que se había dormido en los laureles. En la segunda entrega hemos dado un salto en el tiempo hasta 1985 y asistimos a los primeros años de la comercialización de los videojuegos on line, los primeros chats y de manera involuntaria la llegada de los primeros antivirus. Durante ese año, Atari es la empresa dominante en el mercado de las consolas domésticas, aunque acaba de llegar a Estados Unidos un nuevo dispositivo japonés de una tal Nintendo, que cuenta con un juego en el que un señor bajito con bigote salta encima de tortugas. Para esta segunda temporada, Halt and Catch Fire ha apostado más por los personajes femeninos que son quienes realmente llevan las riendas de la empresa, con lo que tenemos la perspectiva de cómo vivieron esos días en los que la informática no era considerada una profesión para mujeres. Aunque cada temporada está teniendo un final cerrado en el que no es necesario una continuación, la intención de su productor, Jonathan Lisco, es que la serie llegara a las siete temporadas. A través de saltos en el tiempo iremos asistiendo a momentos clave en la revolución tecnológica para llegar al año 2020, en el que se emitiría esta hipotética última temporada. Por lo que hemos podido ver posibilidades  de contar buenas historias que se alejen de lo que ya hemos visto en televisión hay muchas. Ya se nos ha insinuado que se podría contar cómo fueron las primeras creaciones de efectos especiales y la animación por ordenador en el cine; pero  en el tintero se quedan cómo fue la expansión global de internet; la guerra de los navegadores;  el boom de las empresas .com; el cierre del Napster; las redes sociales; la irrupción de Youtube; la fusión  de la informática con la telefonía móvil… Las posibilidades son tan amplias que Halt and Catch Fire podría convertirse en una gran serie, siempre que la dejen. ...
  • Blog de
    26
    Septiembre
    2015
    Uno de los momentazos de Cómo defender a un asesino, la serie con la que Viola Davis ha ganado este año el Emmy a la mejor actriz dramática, lo hemos visto al final del cuarto episodio de la primera temporada. Hasta ahora habíamos visto su personaje Annalise Keating como una carismática abogada y profesora de Derecho Penal en la cresta de la ola. Todo son éxitos y es la mejor en lo que hace. Implacable, capaz de fulminar con la mirada, con frases lapidarias, salidas previstas de antemano para todas las situaciones y dura con sus alumnos a quien constantemente pone a prueba para sacar lo mejor de ellos y ayudarla en sus casos para defender a los peores criminales a los que ella representa ante el juzgado. Hasta que llega la escena de marras. Una escena en la que la vemos despojarnos de su peluca, de su maquillaje y de todos sus artificios. Por unos momentos nos damos cuenta de que todo es una fachada y que Annalise tiene dudas y es tan insegura como todos.  Es en ese instante, sin todas sus corazas y en su momento más vulnerable, cuando se enfrenta a su marido con una de esas que petrifican y le suelta: “¿Qué hace tu pene en el teléfono de una chica muerta?”. Fundido a negro y títulos de crédito dejando al espectador con ganas de más. Cómo defender a un asesino ha sido el último pelotazo de la reina del culebrón en Estados Unidos, Shonda Rhimes, que mantiene antena  tres series. Las nuevas temporadas de Anatomía de Grey (12), Scandal (5) y Cómo defender a un asesino (2) se estrenaron el jueves por la noche en Estados Unidos en el canal ABC que emitió el primer episodio de cada, uno detrás de otro. La última serie de la factoría Shondaland parte de una premisa tan políticamente incorrecta como el hacer que alguien se libre de las represalias por haber cometido un delito. La gran mayoría de las veces no estamos ante personas inocentes que se han visto acusadas injustamente. Apestan a culpables por los cuatro poros y el equipo protagonista debe enfrentarse al hecho de cómo afrontar su defensa en un juicio. Los estudiantes de Derecho de Annalise la ayudan en sus casos y aquel que demuestre ser el más brillante pasará a trabajar en su bufete. Ellos mismos se ven como potenciales clientes ya que nada más comenzar la serie se ven en la tesitura de tener que librarse de un cadáver de un crimen que ellos mismos han cometido. No es ningún spoiler porque ésta es la primera escena del episodio piloto. La intriga está en saber cómo han llegado a esa situación y cómo van a escapar de ella. La estructura de episodios del caso de la semana se combina con saltos hacia delante y hacia atrás en el tiempo (flashbacks y flashforwards) que nos van dando piezas del puzzle que deberemos armar para descubrir qué ha pasado. Hay muchos secundarios, pero en cuanto aparece Annalice se come todos los planos. Uno de esos personajes legendarios de series en los que es inevitable pensar en las situaciones más complicadas. ¿Cómo saldría de esto Annalise? Viola Davis, que ya estuvo nominada al Oscar por Criadas y señoras, se ha convertido la primera actriz de color en ganar el Emmy. La intérprete aprovechó el momento de subir a recoger la estatuilla para criticar la discriminación de artistas de color para papeles importantes. Y eso que este año había también otra actriz negra, Taraji P. Henson, con la que competía por el galardón. Henson ha encarnado a otro de los personajes televisivos de la temporada, Cookie Lyon en Empire. También la estatuilla ha esquivado a Elisabeth Moss  (Peggy  Olson de Mad Men) que, después de años de quejas porque Jon Hamm no ganaba el premio al mejor actor por su papel de Don Draper, ahora que se lo han dado se dan cuenta de que las chicas de Mad Men tampoco lo tenían. Otro de los puntos que más me llama la atención del personaje de Annalise Keating es que una de las cosas que menos importan de ella es su raza. Tanto en Scandal como en Como defender a un asesino (no puedo opinar sobre Anatomía de Grey porque no la he visto, pero apostaría a que allí pasa igual), es precisamente eso, la cuestión racial no importa. Sus protagonistas están perfectamente integrados y no se les mira por el color de su piel. La normalidad racial se impone por la vía de los hechos consumados (y ya puestos la normalidad de las relaciones homosexuales). Quizá Annalise y Olivia Pope (la protagonista de Scandal)  tienen los rasgos de esa persona ideal a la Shonda Rhimes le gustaría ser y en los que quien discrimina es el raro ...
  • Blog de
    29
    Agosto
    2015
    Showrunner: El show runner (también puede aparecer escrito como showrunner) es, en el mundo profesional del cine y la televisión, un término que define a la persona encargada del trabajo diario de un programa o serie de televisión y cuyo objetivo es, entre otros, dotar de coherencia a los aspectos generales del programa. El término es casi exclusivo de la cultura e industria de la televisión de Estados Unidos y Canadá. A diferencia del cine, donde los directores se encargan de todo el apartado creativo de la producción, el trabajo del show runner en televisión está por encima del director. El show runner, normalmente, suele ser uno de los guionistas o creadores del programa. A menudo aparecen acreditados simplemente como productores ejecutivos. (Wikipedia) Otra semana más seguimos repasando alfabéticamente algunos de los showrunners más destacados de la televisión. ¿Sabías que Shonda Rimes es una de las cien personas más influyentes del mundo?, ¿qué tienen en común Don Draper y Tony Sporano?, ¿hay un asesor para referencias nerds en The big bang Theory?, ¿hay showrunners en España? La respuesta está en las siguientes líneas. Bruno Heller: Tras haber sido uno de los creadores para la HBO de Roma y haber puesto en marcha El mentalista, Heller está centrado ahora en la precuela de las andanzas del hombre murciélago, Gotham. La serie tiene una producción impecable pero a su personaje principal, un joven inspector James Gordon, le falta algo de carismo. El peso de la trama la tiene la galería de villanos de Batman, entre los que destaca el Pingüino ascendiendo en el mundo del crimen organizado de la ciudad. Michael Hirst: Su especialidad: la historia. En la actualidad tiene en antena  Vikingos,  y ha estado detrás de la series dedicadas a Los Tudor y a Camelot. En el cine fue uno de los guionistas de Elisabeth, la biografía de la monarca británica del siglo XVI interpretada por Cate Blanchett. Jenji Kohan: Parece que lo de esta showrunner son las historias de mujeres que viven al margen de la ley. Kohan creó la adaptación televisiva de la novela autobiográfica de Piper Kerman “Orange is the new black”, en la que se nos cuentas la vida de un grupo de internas en una cárcel para mujeres. Su anterior éxito fue Weeds, una serie con un punto de partida similar al de Breaking Bad: un ama de casa que se debe dedicar al tráfico de marihuana para sacar adelante a su familia. Michelle and Robert King: The Good Wife está considerada como una de las mejores series en abierto que se emiten actualmente en el panorama televisivo actual, hecho del que no es ajeno sus excelentes guiones. Bajo la apariencia de una serie procedimental de abogados, la serie crece capítulo a capítulo y Alicia Florrick tendrá séptima temporada, que quizá podría ser la última. Damon Lindelof: Para el polémico final de Lost, los fans detractores eligieron a un culpable. Lindeloff fue el que se llevó todos los palos y unas críticas de lo más injustas, pese a intentar dar la cara ante legiones de trolls que le zurraban sin compasión por Twitter. The leftovers es su nueva serie que ha termninado con una primera temporada que ha dejado muy buen sabor de boca. Falta por ver si el nivel se mantendrá en la segunda. Ronald D. Moore: Aprovechó su relación con una chica del equipo de rodaje de Star Trek La Nueva Generación para colar uno de sus guiones. El trabajo gustó a los productores de la serie y le encargaron más capítulos. Así se convirtió en uno de los artífices del resurgimiento de la franquicia trekie, de la que salieron hasta cuatro spin offs. Cuando salió del paraguas de la Flota Estelar, sus grandes éxitos en solitario como showrunner han sido Battlestar Galactica y tiene en marcha Outlander. Ryan Murphy: Otro de los creadores más singulares de la televisión actual, donde el exceso se ha vuelto marca de la casa. Homosexual reconocido aprovecha sus series para lanzar sus pullas contra la América más casposa.  Glee es algo más que un musical para adolescentes, mientras que American Horror History revisa temporada tras temporada los principales subgéneros del cine de terror. Otra de sus producciones más destacadas es Nick Tuck, una sátira sobre dos cirujanos plásticos de Miami. Javier Olivares: Si hasta hace unos años  encontrar información sobre los creadores de series era una labor complicada, el encontrarlos sobre las series españolas es ya prácticamente imposible. Olivares aparece como el showrunner de El ministerio del tiempo. Otras series que han sido un éxito comercial en la ficción española, se da más eco al nombre de la productora que al de las personas que han trabajado en ella. Nick Pizzolato: True Detective fue una de las grandes series del año pasado y una de las mayores decepciones del actual. Parece que entre el abismo que separa una temporada de la otra están las malas relaciones entre los dos responsables de la serie Nick Pizzolato y Cary Fukunaga (director de la primera temporada al completo). Malos rollos que muchos han visto de manera velada en el tercer episodio de la segunda temporada.  ¿Se pelearían como hicieron Rustin Colhe (Mathew McConaughey y Martn Hart (Woody Harreslson)?. Bill Pradi: Aunque son varios los showrunners que hay detrás de The big bang Theory, el papel de Bill Pradi es el que más llamativo me resulta. Es una especie de buscador de referencias frikis para incluir en sketchs de la serie. Si vas a hablar de El señor de los Anillos o de La Guerra de las Galaxias, mejor contar con el asesoramiento de un experto. Un cúmulo de conocimientos de cosas como quién se esconde detrás de las gafas de Clark Kent, cómo canta villancicos un klingon o si se puede considerar zombi a un infectado. Shonda Rimes: La reina del culebrón. Una de esas veces en las que el nombre del showrunner puede atraer tanta audiencia como las mismas estrellas que protagonizan sus episodios. La revista Times la coloca entre las 100 personas más influyentes del mundo. Sus series son altamente adictivas y un placer culpable del que se han declarado devotos no pocos representantes de la Casa Blanca, en el caso de las conspiraciones de alcoba de Washington en Scandal, que tiene a los Obama entre su legión de fans.  Anatomía de Grey lleva once años en antena y de ella salió un spin off, Sin Cita previa. Su último éxito es Cómo defender a un asesino, donde Viola Davis interpreta a uno de los personajes televisivos del año, Annalise Keating. La máxima está clara: no aburrir, pero cuidado, que engancha. David Shore: Fue el creador del borde pero brillante doctor House, un médico que aplicaba sus dotes para resolver el misrterio de la enfermedad de la semana como si fuera un crimen. Inspirado directamente en el personaje de Sherlock Holmes, por la serie pasaron directores cono Brian Singer y el argentino Juan José Campanella. Shore se embarcó con el creador de Breaking Bad, Vince Gilligan en Battle Creek, uno de los fracasos del año. Para la próxima temporada, no abandona su relación con Breaking Bad, ya que le acompaña en la producción de una nueva serie el que fuera el protagonista de aquella, Bryan Cranston. El título, Sneaky Peak. David Simon: “Dejé el periodismo porque unos hijos de puta compraron mi periódico y dejó de ser divertido”. La frase es de David Simon que trabajó durante veinte años como reportero en un diario de Baltimore, especialmente en sucesos. Tras desencantarse de su profesión, saltó primero a la literatura y luego a la televisión. En sus series ha seguido hablando de la realidad social de su país. The Wire es un fresco de cómo es el mundo de la droga en Baltimore y Treme muestra la Nueva Orleans que quedó tras el paso del Katrina. Ahora acaba de estrenar en Estados Unidos una nueva miniserie Show me a hero. Aaron Sorkin: ¿El último gran clásico? De su pluma salieron  El ala Oeste de la Casa Blanca y la fallida The Newsroom que, aunque ha durado tres temporadas, son muchos los que defienden que eran mayores sus virtudes que sus defectos. Tras la cancelación de The Newsroom anunció su retirada de la televisión para centrarse en su carrera como guionista cinematográfico. ¿Volverá? J. Michael Stracynski: Llevaba años alejado de la televisión, dedicado al mundo del cómic en especial los superhéroes, donde ha guionizado una de la mejores etapas de Spiderman. Su gran serie en la televisión fue Babylon 5, adscrita a la ciencia ficción y ambientada en una estación espacial donde la raza humana está en el centro de un conflicto milenario entre dos especies. Su spin off, Crusade, sólo duró una temporada. Ahora ha vuelto de la mano de Netflix y los hermanos Wachovsky con Sense 8. Kurt Sutter: Comenzó como actor y guionista de The Shield y luego ha continuado con esa faceta de trabajar en series delante y detrás de las cámaras con Sons of Anarchy, de la que es creador. Series ambientadas en el mundo del crimen organizado en la era televisiva postsoprano. Janet Tamaro: Periodista televisiva que un día dejó su profesión para dedicarse a crear sus propias historias. Ha pasado por  Bones, CSI Nueva York, Trauma y creó Rizzolli & Isles que abandonó el año pasado tras su quinta temporada. Series de corte policiaco, que para algo estuvo haciendo sucesos para la tele. Mathew Weinner: De la serie Los Soprano salieron dos grandes showrunners trabajando como guionistas para David Chase. El primero de ellos fue Mathew Weinner que este año ha terminado con otra obra maestra de la era dorada de la televisión: Mad Men. Don Draper nos ha dejado y sólo queda ya mirar atrás con una botella de Coca Cola cantando la canción de la chispa de la vida. Joss Whedon: Épìco, autoparódico y profundo conocedor de la cultura freaky y que ha sido el responsable de las adaptaciones cinematográficas de Los Vengadores de Marvel. El fan de toda la vida que ha creado a sus propios personajes y trabaja con los héroes de su infancia. En el mundo de la televisión logró su nutrida legión de seguidores con  Buffy Cazavampiros y su spin off,  Angel. Uno de los pocos showrunners que ha tenido la proeza de tener tres series en antena simultáneamente. Otro de sus títulos de culto es el western espacial Firefly que duró una temporada, aunque sus seguidores crecieron tras su cancelación. Creó Dollhouse y actualmente tiene en antena Marvels Agents of Shield, donde se limita poner su nombre.   Terence Winter: El otro gran showrunner que salió de la factoría de guionistas de Los Soprano. Con Boardwalk Empire ha contado de la mano de Martin Scorsese cómo era el mundo del crimen organizado en la América de comienzos del siglo XX. En la actualidad trabaja con Scorsese y Mick Jagger en otra serie sobre la industria de la música rock, Vinyl. Graham Yost: El creador de Justified una mezcla de western y novela negra que ha terminado este año. Basada en un personaje de las novelas  de Elmore Leonard. ...
  • Blog de
    15
    Agosto
    2015
    Llega un momento en toda serie de televisión que se prolonga demasiado en que sus tramas empiezan a perder frescura, lo que le ocurra a los personajes cada vez importa menos y, en definitiva, aburre. Es ese fatídico día, en que una serie pasa de ser lo más a convertirse en mala, empañando el buen sabor de boca que dejó en sus primeras temporadas. ¿Cuál es el número ideal de temporadas que debe tener una serie de televisión antes de que llegue ese momento? Este año hemos sabido que Juego de Tronos va a tener ocho temporadas, Mad Men ha terminado a la séptima, los forenses de CSI Las Vegas cierran su laboratoriotras 14 años en antena y Los Simpsons han sido renovados por dos años, hasta la temporada veintiocho. Si se pregunta cuál es la serie más larga de la historia de la televisión, muchos se apresurarán a decir que Los Simpsons. Pero no. La respuesta correcta es Guiding Light, un culebrón que estuvo en antena la friolera cifra de 72 años. Comenzó como un serial radiofónico en 1937 y dio el salto a la televisión en 1952. La serie se canceló en 2009 tras 18.000 episodios emitidos en la CBS. En el otro extremo, tenemos aquellas que fueron canceladas aún sin haberse llegado a emitir. Es el caso de Emerald City, una reinvención del mundo El Mago de Oz de la NBC, que jamás llegó a ver la luz por diferencias creativas de sus responsables. Otro ejemplo reciente es el de How I met your father, un spin off de Cómo conocí a vuestra madre, del que sólo llegó a verse el episodio piloto. Para los amantes de lo breve, cada vez proliferan más las series de una sola temporada de entre diez y doce episodios, que cuentan una historia cerrada y ofrecen la opción de renovarse el año siguiente con una nueva historia, nuevos personajes pero compartiendo la temática de la anterior. Es el caso de series como Fargo, American Horror Story o True Detective, aunque esta última ha decepcionado en su segunda temporada. La fórmula tiene la ventaja de que si un año la cosa flojea, siempre queda la posibilidad de empezar de cero al siguiente antes que tomar la drástica decisión de la cancelación. Luego están estas series largas-larguísimas, de veintitantos episodios por temporada, que cuentan con una legión de incondicionales fans que semana a semana se sientan a ver lo que les ocurría a sus personajes favoritos. Entre este tipo de producciones, abundan las que se llaman series procedimentales, que te ofrecen el caso de la semana. Una fórmula en la que cada episodio se podía disfrutar por separado y en cualquier momento, con independencia de lo que uno hubiera visto antes de ella. Poco a poco, las procedimentales han ido incluyendo argumentos que se desarrollaban episodio a episodio y que tenían su gran culminación en el final de la temporada. Pero no todo son procedimentales en este grupo. Lo bueno de las series largas es que se trata de apuestas a largo plazo y van ganando con los años. No son ésas que enganchan a la gente con un buen piloto y luego se van deshinchando semana tras semana hasta hacer aguas por todos lados. Wayward Pines tuvo un espectacular arranque pero su interés fue menguando tras conocerse cuál era el secreto de ese pueblo perdido en las montañas en el que pasaban cosas raras. A pesar de todo, la serie se dejó ver hasta el final y hubiera podido continuar otro año más Sus responsables han decidido no continuar el año que viene y dejarla como una miniserie de diez episodios. Por el contrario, la primera temporada de Helix, aunque no era gran cosa resultaba simpática. Un grupo de científicos atrapados en una base en el ártico con un extraño virus que convierte a los infectados en una especie de zombies inteligentes. Los productores dedicieron estirar el chicle un año más, trasladando la acción a una isla caribeña. Los rocambolescos giros argumentales cada vez eran más absurdos y hasta los fans más incondicionales terminaron dándole la espalda. Ya no tendrá tercera temporada, pese a que se dejó tramas abiertas en su desenlace. La tercera temporada es el momento en que una buena idea empieza a alzar el vuelo para adentrarse en la madurez. No porque las dos primeras temporadas hayan sido una pérdida de tiempo, sino porque es cuando actores y guionistas han cogido el punto a sus personajes y a sus historias y empiezan a subir el nivel. La tercera temporada de una serie es la prueba de fuego en la que uno ya se da cuenta si la cosa va a dar para mucho más o no. Pasado ese momento, nos encontramos con cuartas y quintas temporadas que suelen ser redondas y consiguen hacer historia en la televisión. Aunque en el caso de Dexter, muchos colocan su momento de decadencia en el final de la cuarta temporada y puede decirse que Trinity acabó ganando, porque ya no hubo otro villano mejor. Pasada la quinta temporada llegamos a esa barrera en la que muchos empiezan a poner las luces rojas para avisar a los productores que quizá va llegando el momento de acabar. A veces, no son sólo los espectadores los que se cansan. Hay actores y guionistas pueden llegar a sentirse hastiados de estar encasillados y quieren hacer cosas nuevas. A lo que se une que año tras año, el caché de los artistas va subiendo y las productoras están obligados a ir subiéndoles el sueldo por su antigüedad. Ya pasó en su día con el reparto de Friends y está pasando con The big bang Theory, cuyos actores han logrado ganar un millón de dólares por episodio, siendo lo mejor pagados de las historia de la televisión. Están muy bien remunerados, pero más le vale mantener audiencias buenas porque los costes de producción empiezan a ser astronómicos y en cuanto desciendan es posbile que deban empezar a buscar nuevos trabajos y horizontes profesionales. The Wire o Breaking Bad acabaron en su quinta temporada, mientras que Los Soprano aguantaron hasta la sexta. Lost iba a terminar en su quinta temporada, pero la huelga de guionistas motivó que la cuarta entrega fuera más corta que las anteriores con lo que su producción aguantó un año más del previsto. Los distintos spin off que se hicieron de Star Trek a partir de los años 80 tuvieron siete temporadas. A los siete años, la serie terminaba y comenzaba otra nueva con distintos personajes y distinta nave que retomaba el testigo de la anterior tripulación, al igual que hizo Jean Luc Picard con James T. Kirk en el puente de mando de la Enterprise. Pasada la barrera de la séptima temporada, podemos seguir teniendo ganas de más y de seguir a nuestros personajes favoritos. Pero empezamos a llegar a ese momento de riesgo en el que se puede cansar al espectador. El show ya no es lo que era. Algunos de los miembros del reparto original han abandonado la serie. Cada vez es mayor el riesgo de ese temido momento del salto del tiburón, aquel en el que los argumentos inician un lento descenso hacia la decadencia en el que ya no hay vuelta atrás. A veces, es mejor marcharse a tiempo y dejar a la audiencia con un sabor de boca, que no esperar ese momento de la cancelación al haber conseguido hartar al espectador. ...
  • Blog de
    13
    Junio
    2015
    Summer is coming. No sólo el invierno de Juego de Tronos se dispone a bajar el telón para tomarse un descanso durante los próxmos meses para volver con fuerzas renovadas el año que viene.  Entre los meses de mayo y junio,  la temporada televisiva suele  tocar a su fin. Pero estas limitaciones temporales cada vez se van difuminando más y la oferta se ha diversificado que hay estrenos para prácticamente todas las estaciones del año. El verano es el momento que algunas cadenas eligen para poner en antena algunas de sus producciones más refrescantes y que entretengan al espectador durante sus vacaciones. No sólo de reposiciones vive la tele estival. Esta semana en el blog, hacemos un repaso a las series que se estrenan este verano. 1) Sense8: Los hermanos Wachowski (Matrix)  se adentran en el mundo de las series de televisión en esta producción para la plataforma Netflix. Para ello cuentan con la colaboración del veterano J. M. Stracynski, creador de una de las mejores series de ciencia ficción de la historia Babylon 5 y que llevaba años apartado del mundillo televisivo. Una historia coral en la que ocho personas en partes diferentes del mundo descubren que sus mentes están conectadas. El formato de la cadena, en la que todos los episodios están disponibles en streaming de golpe, les permiten concebir esta historia como una película de diez horas y no dejarse nada en el tintero, como les ocurrió en la fallida El atlas de las nubes. 2) Dark Matter: SyFy Chanell regresa al género de la space opera de la mano de Joseph Mallozzi y Paul Mullier, dos de los creadores de Stargate Universe. Los protagonistas se despiertan en una nave espacial sin ningún tipo de recuerdo de quiénes son y cómo han llegado allí. La búsqueda de estas respuestas será uno de los ejes sobre los que se moverá la primera temporada de la serie. 3) Unreal: Considerada como una de las sátiras más interesantes del mundo de los realities. La serie muestra un mundo donde todo vale para conseguir la fama y los índices más altos de audiencia. Los productores del programa no tendrán ningún reparo en manipular a sus concursantes para lograr que hagan en antena lo que ellos buscan. Porque no es lo mismo grabar algo y luego hacer un montaje con las situaciones más interesantes que, directamente, provocar los acontecimientos. 4) The Whispers:  Nueva incursión de Steven Spielberg en el mundo de las series de televisión, en el que en los últimos años ha tenido más pinchazos que aciertos.  Basada en un relato corto de Ray Bradbury, cuenta la historia de una invasión alienígena invisible que utiliza a los niños para conseguir su objetivo. Entre las estrellas de la serie tenemos a Lilly Rabe, habitual de American Horror Story donde este año su papel se había limitado a un breve cameo. 5) The astronaut wives club: Otra de estas series que intenta recrear el ambiente de los años 60 tras la despedida de Mad Men.  Cuenta la historia de las esposas de los astronautas que participaron en la carrera espacial durante esa década en la que Estados Unidos y la URSS iniciaron una carrera por ver quién era el primero en alcanzar la Luna. Está basada en una novela  de Lily Kopel y la ABC ha venido postergando su estreno desde hace más de un año porque no parecía estar muy satisfecha con los resultados. A tenor de las imágenes del tráiler, no sabemos si estamos ante un drama o una comedia. 6) Wayward Pines:  El nombre del pueblo nos recuerda a otra serie mítica de los años 90, Twin Peaks. Un agente del FBI interpretado por Matt Dillon llega a una aldea cerrada perdida en mitad de las montañas y en la que todos sus habitantes parecen ser prisioneros pese a su aspecto tranquilo e idílico. El director de El sexto sentido, M. Night Shyamalan, está detrás de esta producción en la que el tiempo dirá si se queda como una obra cerrada diez episodios o tendremos segunda temporada el año que viene.     7) Grace and Frankie: Las veteranas Jane Fonda y Lily Tomlin encarnan a dos mujeres septuagenarias que no sólo descubren que sus maridos son homosexuales, sino que se aman entre sí. Una de las creadoras de esta serie es Martha Kauffman una de las responsables de la mítica Friends. La serie de Netflix ya ha sido renovada para una segunda temporada y tiene pendiente su estreno en España. 8) Scream  Queens: Ryan Murphy es uno de los showrunners más gamberros que tenemos en el panorama televisivo. Tras el éxito de American Horror Story, trae ahora una serie de terror en la que comparten cartel en el reparto tanto algunas de las estrellas de la serie anterior como de otros de sus grandes éxitos que acaba de finalizar, el musical Glee. Cada temporada nos traerá una historia distinta y aquí se nos cuenta la de un campus universitario aterrorizado por un asesino en serie de jovencitas. Un homenaje en toda regla al terror de los años 80 y para dejarlo claro tenemos entre las protagonistas a una de las reinas del grito de aquella época: Jaime Lee Curtis. 9) Blindspot: Otra serie que arranca con un gran misterio, el de una mujer que aparece de la nada en medio de Manhattan sin recuerdos y el cuerpo cubierto  de tatuajes con algún mensaje misterioso. Producción de la NBC con muchas conspiraciones y muchos misterios. 10) Aquarius: Antes de volver a ponerse en la piel del agente Fox Mulder y nada más haber terminado Californication, David Duchovny  protagoniza esta serie ambientada también en los años 60 y en la que encarna a un agente del FBI que investiga a la familia de Charles Manson en Los Ángeles. El homenaje a Mad Men vuelve a estar servido. ...
  • Blog de
    30
    Mayo
    2015
    La televisión ya no es el único medio a través del cual seguir una serie de televisión.  Hay un sector de la audiencia que ni siquiera necesita el televisor para ver su serie favorita y eso de tener que elegir entre la oferta del prime time ya no es para él. Poco a poco proliferan los servicios de televisión a la carta, donde uno elige la serie que le da la gana para verla cuando le da la gana. Ya no se cumple necesariamente aquello de “anoche vimos el último episodio de…” y cada uno de se marca sus propios ritmos para seguir los capítulos. Plataformas como Netflix estrenan sus temporadas completas, sin necesidad de que haya que tener que ir esperando semana a semana del nuevo capítulo de House of Cards o de Orange is the New Black. Pero es que también hay grandes empresas tecnológicas que conscientes de esa nueva manera de ver televisión, donde ya se pueden ver los nuevos episodios de tus series favoritas en el teléfono móvil, ya se han lanzado a hacer ficciones de producción propia. En este post, analizamos algunas de las plataformas que se han lanzado a esta aventura. 1) Amazon:  Primero fueron los libros electrónicos, luego las tablets y ahora Amazon se ha lanzado a la producción de series de televisión. Uno de sus éxitos de este año ha sido Transparent que cuenta la historia de un maduro padre de familia que sale del armario y decide revelarles a su hijo su mayor secreto: le gusta vestirse de mujer. La serie ya ha sido renovada para una segunda temporada. Otra de sus series, Mozart in the jungle, se ha estrenado también hace unos pocos meses en los canales de pago españoles. Y para el año que viene Woody Alllen prepara una serie para la empresa multimedia, aunque a juzgar por las declaraciones  que ha realizado hace un par de semanas parece que no está muy contento de los resultados. 2) PlayStation: La consola de videojuegos de Sony permitió la posibilidad de ver canales de televisión en el dispositivo. Ahora se ha lanzado a producir sus propias series para ofertarlas en streaming entre los  usuarios de la consola. La serie con la que han debutado ha sido Powers, una adaptación del cómic de superhéroes creado por Brian Michael Bendis y Michael Avon Oeming. Un mundo donde los superhéroes se comportan como estrellas de cine y divas del pop y la gente normal muchas veces acaba pagando las consecuencias de sus excesos. Por ellos, la policía crea un cuerpo de élite dedicado a tratar asuntos relacionados con los metahumanos. Lo mejor de la serie se debe más al trabajo que hicieron en su día los creadores del cómic que al de los directores y guionistas de la misma. Quizá en manos de otras personas hubiera estado mejor, pero puede verse. 3) Xbox: La consola de videojuegos de Microsoft también anunció hace más de un año toda una línea de series de televisión para ver en el dispositivo. Sin embargo, hace unos meses la compañía se ha echado para atrás y ha cancelado todas las producciones. La situación económica no está para muchas alegrías y ante el temor de que estos episodios no tuvieran la demanda esperada se han echado para atrás. Lo que ya estaba terminado se ha vendido a otras cadenas.  La primera de sus series ha sido adquirida por AMC: Humans. Se trata de una historia de ciencia ficción sobre robots y que está en la línea de Blade Runner. Queda por saber qué pasará con otra de las producciones más ambiciosas, que contaba con Steven Spielberg en la producción y es la adaptación del videojuego Halo. 4) Webseries: Los cortos ya no son la única vía para darse a conocer por los autores noveles que aspiran a labrarse un futuro en el mundo audiovisual. A través de Internet podemos seguir propuestas de gran calidad, algunas de las cuales han sabido llegar a la televisión real. Desde el Enjuto  Mojamuto de Muchachada Nui, a la telecomedia Los problemas Vader, que muestran los problemas del villano más temido de la galaxia como padre de familia que debe educar a sus hijos después de que le deje su mujer o Bilbainadas, que narran las andazas de dos hinchas del Atletic de Bilbao en Nueva York. Propuestas hay para todos los gustos. ...
  • Blog de
    23
    Mayo
    2015
    Jamás pensé que volver a ver un anuncio de Coca Cola que habré visto miles de veces me pondría la carne de gallina. Para aquellos que ya hayan visto el final de Mad Men sabrán de lo que estoy hablando.  La serie de los publicistas de los años 60 nos han dejado esta semana, aunque el episodio final se emitirá en España la próxima. Don, Betty, Sally, Peggy, Joan, Pete, Roger y otros tantos personajes inolvidables nos han abandonado para siempre para vivir sus nuevas vidas, esta vez sí, y han escrito un capítulo con letras de oro en la historia de la televisión. No ha sido un final convencional, ni tampoco uno de esos finales abiertos que provocan airadas reacciones de fans en las redes sociales. No es el fundido en negro Los Soprano. Ha sido un final fiel a la esencia de la serie. Una primera reacción es la de no saber exactamente lo que acabas de ver. Luego es el momento de recomponer las piezas del puzzle, sacar las propias conclusiones y bucear abiertamente en Google sin temor ya a que nadie te destripe nada. Aunque tampoco debe ser un final tan abierto porque hay bastante unanimidad en la interpretación de lo ocurrido. Y por si quedaba alguna, Mathew Weiner (el creador de la serie) ha confirmado que sí, que así es como acaba todo. Ya dije hace muy poco que el final de Mad Men no podía ser que Don Draper se lanzara desde lo alto de un rascacielos para acabar con su vida, aunque los trágicos acontecimientos del penúltimo episodio parecían haberle puesto en esa dirección. A partir de ahora entramos en el delicado tema de los spoilers, por lo que, si eres de los que está esperando a la emisión doblada al castellano del episodio final y aún no lo has visto, estás avisado. Todo este segundo tramo de la última temporada ha sido un viaje final de una vida de todos los personajes, para colocarles ante un nuevo comienzo. Mathew Weiner ha ido contando su historia de forma pausada y sin sobresaltos. De hecho, ante el ritmo de los primeros episodios de esta temporada final parecía que no nos iban a poder contar todo. Para la mayoría de los personajes, se ha tratado de un final cerrado sin interpretación posible. Sólo en el caso de Don, la cosa parece haber quedado un poco más abierta. Estos siete últimos capítulos han sido la historia del viaje de descenso de Don Draper hasta tocar fondo para luego volver a levantarse y comenzar de nuevo. Poco a poco, semana a semana, hemos visto al protagonista ir perdiendo absolutamente todo. Megan lo abandona definitivamente sin esperanza para la reconciliación. El piso acaba totalmente desmantelado. La agencia de publicidad acaba siendo absorbida por McCann. Es en este momento, durante una aburrida presentación de una de las últimas campañas de cerveza cuando Don se levanta y se marcha. Sin despedirse de nadie, sin dar ninguna explicación. Literalmente, el hombre que adoptó una identidad que no era la suya manda todo a la mierda. Así comienza un viaje que termina en California, en el que durante el camino se irá desprendiendo de sus posesiones y acaba prácticamente como un vagabundo. Su coche, sus elegantes ropas y otras cosas que no contaremos por no destripar absolutamente todo. Hasta incluso deja de ser Don para volver a abrazar su vieja identidad de Dick. La sensación era como si sus mejores años hubieran quedado atrás y ahora asistíamos a su descenso a la decadencia. Así llegamos a una comuna hippy de California, donde Don Draper termina tocando fondo literalmente y le vemos abrazado llorando junto a otro paciente en una sesión de psicoterapia. Ya le hemos visto despedirse por teléfono de las mujeres de su vida. De su hija Sally, de Betty y de Peggy. "Llamaba porque no me despedí de tí y me pareció que eso no estaba bien". Daba la sensación de que ésta iba a ser su última conversación con su alumna aventajada. Y así es como llegamos a los planos finales del último episodio, donde vemos a Don participando en una clase de meditación con otros miembros de la comuna. De repente, comienza la música de la campaña de Coca Cola y vemos el clásico anuncio de los años 70. El plano cambia a la cara sonriente de Don Draper que ha visto las imágenes del anuncio en su cabeza. Fundido a negro y pasamos los títulos de crédito del final. Tenemos dos opciones: 1) Don Draper decide que ya está bien de tanto whisky y copas a palo seco tras descubrir los placeres de la Coca Cola. 2) Don Draper resurge de sus cenizas y regresa a la agencia donde concibe la mayor campaña publicitaria de la época. ¿Con cuál te quedas? ...
  • Blog de
    16
    Mayo
    2015
    Cuando la temporada televisiva está dando sus últimos coletazos, es el momento del año en que las grandes cadenas empiezan a ponerse en marcha para la próxima. Mayo es el mes para conocer cuáles han sido las elegidas para permanecer en la parrilla televisiva del próximo año y cuáles se despedirán de la audiencia, así como para ver un esbozo de algunas de las nuevas propuestas. El listado se refiere a la programación de las cadenas en abierto, pero cada vez son tantas las plataformas de cable y otras vías de distribución que hacen que estos upfronts sólo sean una pequeña muestra de la oferta. ABC Series renovadas: Anatomía de Grey, Castle, The Middle, Modern Family, Scandal, Last Man Stranding, Once upon a Time, Nashville, The Goldbergs, Marvel’s Agents of Shield, How to get away, Blackish, Galavant, Fresh of the boat, Agent Carter, American Crime, Secret and Lies. Canceladas o finalizadas: Revenge, Forever, Resurrection, Cristela, Selfie, Manhattan Love Story. Casi todas las series del apartado de cancelaciones han sido estrenos de este año. Únicamente Revenge se encontraba entre las veteranas y se despedirá de la audiencia al final de esta cuarta temporada. Por su parte, Manhattan Love Story y Selfie tienen el dudoso de ser dos de las primeras cancelaciones del año televisivo. Entre las agraciadas, tres títulos de Shonda Rhimes: Anatomía de Grey, Scandal y Cómo defender a un asesino. Los espías del Universo Marvel consiguen otra renovación (Agents of Shield y Agent Carter), y otros éxitos de la cadena como Nashville y Modern Family. CBS Renovadas: The good wife, Person of Interest, Navy Investigación criminal, NCIS Los Ángeles, NCIS Nueva Orleans, Criminal Minds, Elementary, Hawaii 5-0, Blue Bloods, CSI Cyber, The Old couple, Scorpion, Madam Secretary, The big bang Theory. Canceladas o finalizadas: Stalker, The McCarthy’s, Battle Creek, The Millers, The Mentalist, CSI Las Vegas. Tras quince años en antena, CSI se despide. La cadena prepara un especial televisivo de dos horas en el que Gil Grissom regresará al reparto para resolver el último gran caso de los forenses de Las Vegas. Los productores ceden el testigo a CSI Cyber, la serie protagonizada por Patricia Arquette, y parece que algunos de los miembros del reparto de Las Vegas se pasarán a esta nueva, incluido Ted Danson. Otro de los patinazos del año ha sido Battlecreek, la serie que aunaba los talentos de los creadores de House y Breaking Bad, y que ha sido una decepción  absoluta. The Good wife renueva por un séptimo año aunque los responsables de la cadena están pensando que quizá ésta sea su temporada final. Fox Canceladas o finalizadas: The Mindy Project, The Following, Backstrom,Weird Loners, Mulaney, Gracepoint, Red Band Society, Glee Renovada: Bob’s Burguers, New Girl, Sleepy Hollow, Brooklyn nine nine, Los Simpsons, Gotham, Empire, The last man on earth,  Padre de familia, Bones La adaptación televisiva de la serie española Pulseras Rojas no ha cuajado en USA, y Red Band Society no tendrá segunda temporada el año que viene. También se despiden de la audiencia los chicos de Glee, la serie musical  de Ryan Murphy. Tras 26 temporadas, Los Simpsons se mantienen pero parece que se quedan sin uno de los actores destacados de su doblaje. Harry Shearer  (que daba voz a Flanders, el señor Burns, Smithers, el reverendo Lovejoy o Skinner) anunció que renunciaba al no querer darle el canal libertad para trabajar en otros proyectos. De todas maneras, tras un año con audiencias bajo mínimos, en los que el canal ha tenido que desempolvar viejos éxitos como Expediente X o Prison Break, tampoco se puede decir que les haya ido mal con Gotham y con Empire, dos de sus grandes estreños del año.  NBC Renovadas: Grimm, Ley y Orden UVE, Chicago PD, Chicago Fire, The blacklist, Undateable, Misteries of Laura, The night shift. Canceladas o finalizadas: One Big Happy, Marry Me, About a boy, State of Affairs, Constantine, Allegiance, Bad Judge, A to Z, Parenthood y Parks and Recreation. No ha sido un buen año para la cadena que parece haber enterrado para siempre el género de la telecomedia tras acabar con Parks & Recreation. Otros productos fallidos han sido la intriga de Allegiance, que trataba de adpatar la premisa de The Americans a los tiempos actuales, ni State of Affairs. Continúan Grimm, la franquicia de Chicago y la versión USA de Los misterios de Laura, que por un momento estuvo al borde de la cancelación. The CW Renovadas: Reign, Los 100, Jane the Virgin, The originals, The vampire diaries, Supernatural, Arrow, The Flash y iZombie. Canceladas o finalizadas: The Messengers, Hart of Dixie El canal Warner sigue apostando por los superhéroes y el mundo del cómic, como Arrow y The Flash, los vampiros (The vampire diaries y su spin off The orginals) y esa mezcla de culebrón y comedia que ha sido una de las sorpresas de la temporada Jane the virgin. ...