Blog 
CHILE ALASKA EN BICI
RSS - Blog de JUAN RODRIGUEZ PELAEZ

El autor

Blog CHILE ALASKA EN BICI - JUAN RODRIGUEZ PELAEZ

JUAN RODRIGUEZ PELAEZ

Triatleta desde 1987, ciclo-viajero, y sobre todo desarrollando el Proyecto por la normalización de las enfermedades invisibles, las mentales.


Archivo

  • 08
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DE CALDERA, (BAHÍA INGLESA) A ANTOFAGASTA. Parte III

     
     

    NOTA PRELIMINAR IMPORTANTE:
    Subo esta crónica en la Posta de Carabineros de Tocurpuri, a 4.200 m. muy cerca de la frontera con Bolivia. Aunque esta subida en esta posta, no esta dedicada a los agentes que aquí prestan servicio, esta dedicada a todo el cuerpo de Carabineros de Chile. Las veces que me han prestado ayuda permitiéndome acampar en las proximidades de su cuartel en este viaje han sido varias, Tocopilla, Toconce, y ahora en Tocurpuri.
    Me han dejado usar sus instalaciones, ducharme, hoy afeitarme. Me han invitado a cenar, desayunar y comer, y estas son cosas de las que hay que dejar constancia, sobre todo después de los deseos de alguna, de que las policías sudamericanas me perjudicasen amplia mente para así valorar a la policía española.
    Esta mañana me han dejado lavar los estragos de la última descomposición, he dormido en una pieza, habitación, he estado trabajando con la computadora, ayer me bañe con agua caliente, calentada en la cocina, aquí no hay agua corriente, a pesar de que hay agua de sobra, las cañerías reventaron por el frío. Esta mañana he estado reparando la pata de cabra dentro del cuartel, ayer se rompieron los tornillos ...
    ¡¡¡GRACIAS CARABINEROS DE CHILE!!!

    Vista de la acampada en Toconce, en el, o delante del cuartel de Carabineros. MUCHAS GRACIAS  CARABINEROS.


    El agua, los pitos y como quedar “bien” y de balde, así podría titularse la crónica del 25 de abril de 2013, lo cierto es que hasta ahora la cosa no ha ido mal.
    Sobre las 19:00 pase por un campamento minero, decidí aprovechar un poco más la luz y continúe. Pasados unos minutos vi un sitio adecuado para acampar. Pude acampar, por lo menos intentarlo, en el campamento minero, pero el cuerpo me pedía soledad, acampar solo, en plena naturaleza.
    A pesar de estar en el desierto el cuerpo me pedía soledad absoluta, solo me faltaba el agua para la acampada. Me aposte en la carretera  para conseguirla, no hubo manera, nadie paró. Seguro que algunos de esos que me ignoraron son de los que luego me dan la murga, me molestan, incluso generan situaciones de peligro con el pito. Se supone que pitan para saludar como gesto de amistad...
    ¡¡¡Nadie paró!!!

    Lo dicho quedar bien y de balde. Se creen que quedan bien con el gesto gratuito de tocar el claxon, cuando en realidad molestan, y eso cuando no generan situaciones de peligro. Pero del gesto de parar y preguntar, ¿necesita algo? cuando ven que alguien que les pide ayuda. ¿Qué fue de ese gesto? lo  dicho tantas veces, solidaridad del siglo 21

    No me quedó más remedio que bajar al campamento minero, Mina Abundancia. No quería pero aquí estoy, y tengo que decir que ha sido mejor de lo previsto. Me he duchado en una ducha, no con mi bolsa de 10 litros colgada de algún sitio alto cuando lo hay, sino del sillín de la bici. Ducharme en una ducha significa agua caliente y jabón, se supone que esta noche dormiré bien, por la roña no será, si esto no fuera poco, me han invitado a cenar.

    La cena ha sido en el comedor común, supongo que mi cena fue como la de un trabajador más, no creo que me hayan hecho nada especial para mí, de hecho no me preguntaron. El comedor estaba más limpio y apetecible que muchos restaurantes…
    ¡y era el comedor de un campamento minero!
    El puré de papas, a pesar de ser “artificial” según la cocinera, riquísimo.

    En Paposo acampé en la escuela, con permiso del profesor, según el, antiguo profe de Alexis Sanchez. Yo no sabía quien era este sujeto hasta que llegué a  Paposo. Lo recordare por la increíble cantidad de pelícanos que reposaban a escasos metros del puerto.

     

    Ver, leer, mirar y escuichar más.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook