Blog 
CHILE ALASKA EN BICI
RSS - Blog de JUAN RODRIGUEZ PELAEZ

El autor

Blog CHILE ALASKA EN BICI - JUAN RODRIGUEZ PELAEZ

JUAN RODRIGUEZ PELAEZ

Triatleta desde 1987, ciclo-viajero, y sobre todo desarrollando el Proyecto por la normalización de las enfermedades invisibles, las mentales.


Archivo

  • 14
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    DE CHIU-CHIU A TURI, Y LOS DIAS DE TURI.

     
     



    NOTA INTRODUCTORIA MUY IMPORTANTE:
    Dicen que es de bien nacidos, el ser agradecido, no se si es cierto, pero si se que es una obligación impuesta por el sentido común de valorar lo que otros hacen por uno, cuando no tienen ninguna obligación de hacerlo.
    Es una obligación impuesta por el razonamiento, por el conocimiento profundo de aquello de, "El mayor responsable de lo que le ocurre a uno en la vida es uno mismo, ...." CICLI Abril 2009.
    Eso es muy cierto, por eso siempre queda un poco, yo intento que en la mia, muy poco, a merced de los demás. En ese poco los demás pueden sumar o restar, por eso, por que pueden restar, hay que agradecer cuando no lo hacen, cuando deciden sumar.
    Por todo lo anterior, y por muchas cosas más, quiero agradecer, y dedicar esta crónica, la mayor y más trabajada hasta la fecha, y no tengo ningún interés en superarme, a....

    ACLO, La Fundación de los jesuitas que trabajan para que otros tengan una vida mejor. No se si lo consiguen, pero se a buen saber que si no fuera por ellos, estos más de 50 dias de estancia en Potosí, esperando un paquete con repuestos, hubieran sido bastante más criticos para mi. Ellos han conseguido que estos dias de mi vida si que fueran mejores.
    Acordarse de ACLO, implica necesariamente mencionar a Ayuda en Acción, por ella contacté con ACLO.

    Pero quiero dedicar muy especialmente esta entrada a La Familia Panire, a toda ella. La de Ayquina, la de Calama, pero muy especialmate a la de Turi.
    Turi, sus campos, cerros, ruinas, cactus, animales, clima, y todo lo que pueda ser ingrerdiente de eso divino, máximo representante de Dios en la Tierra, y es lo máximo pues es lo unico que conozco con exencia divina. Diós lo creó, y el hombre aun no lo jodió.
    Eso que se llama Naturaleza, para mi S.M.N., Santa Madre Naturaleza, Turi es eso. Todo eso bendito que tanto me alimenta el alma, pero en Turi hay hombres, y se por experiencia que los hombres tienen una increrible, e incomprensible capacidad para convertir el Paraiso en Infirno.  Eso no lo viví en Turi, gracias a la Familia Panire, más bien todo lo contrario.

    Gracias a la Familia Panire he vuelto a tener la experiencia de descubrir otro oasis humano, en ese enorme desierto del Alma  que se extiende desde Tierra de Fuego, y llega hasta el Altiplano, y que tiene un nombre propio, Chile.

    CICLI
    Potosí, 6 de diciembre de 2013

     

    Estoy empezando a pensar que el surrealismo de la salida de Calama no es tanto, y que tiene otro nombre, fase maniaca.
    No estoy seguro, yo no soy siquiatra, soy quien les da sentido a su existencia, pero por si acaso, por si las dudas he empezado a tomar Lexatín, y cuando pueda llamaré a mi siquiatra de siempre.

    Lo de ponerme a reparar la mesa de la casa donde dormí en Chiu-Chiu me ha dado que pensar. Continuamente estoy discurriendo como mejorar las cosas que me rodean, que utilizo, eso no es ningún síntoma de nada, eso lo hago siempre, pero ahora creo que estoy en un nivel de intensidad muy superior, y eso es un factor claro que influye en salir tarde, ...¡muy tarde!

    El 29 de mayo  me dieron las 4 de la tarde cuando termine varias faenas. Prepare una nueva crónica, pero también aproveche “las instalaciones” para lavar la carpa. Ya tenía ganas desde hace días, a pesar del cuidado que tengo con ella, el uso diario pasa factura.
    Aproveche las 2 horas de Sol que quedaron al final del día para conocer los alrededores, pero hay un recuerdo y un sabor que me llevo de Chiu-Chiu para siempre. Las zanahorias más ricas que he comido jamás, crudas, y recién sacadas de la tierra, ex-profeso para mi.

    Zanahorias, sacos de zanahorias a remojo en Chiu-Chiu.  Al fondo la cadena de volcanes.


    Hoy 30 de mayo hice el que posiblemente sea el tramo más lindo de Atacama. Los 8 km entre Chíu-Chíu y Lasana, por el cañón del Loa, simplemente preciosos, algo así como un oasis serpenteante y encañonado, aunque tuve algún "aliciente en forma de avería mecánica.

    Contra las limitaciones económicas hay un remedio infalible, imaginación. También es útil en multitud de situaciones, las carencias materiales no son más que una limitacion económica aplicada. Se me hubiera complicado mucho la reparación sin un "potro" donde sostener la bici en el aire sin rueda, para cambiar la patilla del cambio, por lo que tuve que improvisar uno.  Se sujeta con una de las gomas de las alforjas.
    El problema no es que no haya potro, o lo que se necesite, ese no es el problema. El problema es no tener la visión para ver lo que hay delante.      


    Hoy 31 de mayo he salido casi a las cuatro pasadas, casi tarde 4 horas en recoger el campamento. Es cierto que surgieron imprevistos mecánicos, intente regular el cambio pero no pude, sigue rozando el cambio con los radios, tuve que coser una hebillas en las correas de la mochila que yo mismo rompí, y colocar dos bridas de plástico que se rompieron. Todo esto hace que empezara a pedalear sobre las 4, pero ayer 30 de mayo sin acampar, durmiendo en colchón-suelo, también salí a las 4.
    Hoy he hecho unos 5 km., pero unos señores 5 km. Me queda el consuelo de pensar que si no tendría que haberlos hecho mañana. Eso que tengo ganado.

    Los señores 5 km fueron para subir desde el frondoso valle, hasta el lugar donde esta hecha esta foto, el campamento "Codelco Agua"  No se si se llama así, pero como "Donde fueres haz lo que vieres", pues eso yo también genero topónimos. Esta foto tiene una longitud de largo de unos 150 cm., por lo que si la ampliáis la vereis en mucho más esplendor.


    Hoy sábado 1 de junio, me he metido voluntariamente en la aventura con mayúsculas, la esencia de la aventura que se nutre de la falta de información, pura aventura sin aditamentos de riesgo, peligro, o dificultad. La aventura de transitar un tramo de desierto cerrado al tráfico, el saber que durante todo ese tiempo no vería a nadie, así como la imposibilidad de conseguir agua.
    Entre en la ruta con 2 litros para 40 ripiosos kilómetros, y a las primeras de cambio perdí uno. Un tramo especialmente violento, por ser en bajada, de serrucho, calamina, o Uralita, la versión hispana del vocablo,  se encargó de ello. (Ver este vídeo sobre el serrucho)

    No me dio tiempo a llegar a Turí, y si hubiera salido antes lo dudo.
    Tuve que acampar con menos de medio litro de agua, por supuesto que ni la bebí,

    (Enlace para seguir leyendo, viendo y escuchando)

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook