Blog 
CometCon
RSS - Blog de Comet Con

El autor

Blog CometCon - Comet Con

Comet Con

Este espacio será compartido por varios de los/las integrantes del CometCon y de la Asociación El Eje. Una vez a la semana Héctor Lasheras, Pablo Martino, Daniel Santigosa, Patricia Guerra, Sergio Guerreiro, Saúl Parra, Xandru González y Fernando García se pasarán por este blog.

Sobre este blog de Asturias

Un espacio de actualidad, cultura, cine, comic, videojuegos, cosplay, música y mucho más. Desde el equipo CometCon compartiremos semanalmente con vosotros noticias, reflexiones y entrevistas relacionadas con el mundo del ocio alternativo. También os daremos a conocer las últimas novedades.


Archivo

  • 22
    Abril
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    reflexiones Oviedo asturias emprender Animales CometCon Opinión Grandeza PEC

    Una pirámide de hormigas

    UNA PIRÁMIDE DE HORMIGAS

     Una pirámide de hormigas

    Por mucha rabia que nos de, todavía hay mucha gente que ni se fija en las hormigas hasta que no las ve en una larga cola frente al hormiguero.


    Hoy os saluda Pablo Martino, y no os voy a tratar de usted. Si nos hemos lanzado a la aventura con este blog es para hablar entre iguales, para compartir nuestras inquietudes con todos los amigos de CometCon y todos los amantes del ocio alternativo como si estuviésemos en una cafetería tomando algo juntos.


    Me gustaría compartir con vosotros una reflexión que ha sido una constante tras el éxito de la cuarta edición de CometCon hace ya mes y medio. Algo que creo que también es una constante en nuestras vidas, una barrera que mucha gente tiene, y un superpoder cuya carencia o habilidad nos puede hacer tanto felices como infelices. La invisibilidad.


    ¿Nunca os ha dado la sensación de que sois invisibles? ¿De que hay mucha gente en vuestras vidas, en vuestro entorno que parece que no os ven? Los emprendedores, artistas, creadores y miembros de asociaciones, muchos de nuestros amigos de CometCon seguro que ya van viendo por dónde voy, pero para entenderlo mejor, emulemos al señor Kafka con un ejercicio de metamorfosis.


    Cuando emprendes un proyecto, eres una pequeña hormiguita que camina por un campo lleno de bichos enormes con un pequeño tesoro en las manos. Te duele el cuello de mirar hacia arriba pero no puedes quedarte parado, debes seguir trabajando, caminando sin prisa entre enormes criaturas que no te ven, que no miran hacia abajo, que avanzan con sus propios tesoros y ni saben que existes.


    Ahora eres un saltamontes. Has sufrido, sudado y trabajado mucho mientras eras hormiga y ahora eres más grande, incluso puedes saltar con fuerza. Tienes que seguir mirando arriba, pero esta vez es porque empieza a ser muy peligroso andar por ahí. Hay anfibios que quieren cazarte y empiezas a darte cuenta de que hay un montón de enormes mamíferos que ni se dan cuenta de que existes pero podrían aplastarte contra el suelo que recorrías pasito a pasito cuando eras una hormiga.


    Has sobrevivido bien. Muchos de los tuyos serán hormigas para siempre pero tú no, tú has cambiado. Eres mejor que ellos. Y se te presenta un gran dilema. ¿Quieres vivir como un herbívoro? Una vida tranquila y estable comiendo apaciblemente en los campos, aún a riesgo de estar menos preparado ante los peligros. ¿O quieres ser un depredador? Vivir en constante alerta y cazar a quienes son lo bastante débiles como para ser cazados.


    Tú eras una hormiga ¿Te acuerdas? No, qué te vas a acordar. Eres un majestuoso ciervo, o un imponente león... un tiburón o un sabio elefante. ¿Y sabes qué? Sigues intentando sobrevivir, como cuando eras una hormiga o saltamontes. ¿Te acuerdas? Mira hacia abajo. ¿Qué ves? La esencia de lo que tú eres ahora. Son diminutos eh... Pero la hormiga construye mejor que tú, y el saltamontes salta mucho más alto. No eres más grande, sois diferentes. ¿Lo entiendes? ¿A dónde nos lleva este relato? A que nuestra sociedad no es más que una pirámide de hormigas.

    Debemos aprender a explotar nuestras capacidades, no nuestras deficiencias. A no mirar con miedo a los que están más arriba y a no olvidarnos de ayudar a los que están más abajo. A comprender que ser invisible te mantiene más seguro, pero más pequeño, mientras que la visibilidad atrae grandeza y depredadores por igual.


    En todos estos años detrás de CometCon hemos conocido a multitud de "hormigas" que tenían grandes tesoros. Gente preparada, con talento y capacitada para convertirse en grandes, pero todavía tenían el don o la maldición de la invisibilidad. Nosotros hemos tratado de hacerles un poquito más visibles. Y estamos orgullosos de ello y agradecidos por haber podido comprobar de cerca lo grandes que son en realidad. Porque nosotros también fuimos muy pequeños, fuimos ignorados, fuimos invisibles... y hemos crecido, y seguimos creciendo día a día gracias a que otros más grandes que nosotros miran hacia abajo, a donde estamos nosotros, y nos ayudan a ser más grandes.


    Espero sinceramente que nunca se nos olvide nada de lo que ahora os escribo. Porque nuestro proyecto ha crecido como una pirámide de hormiguitas que nos enseña cada día a caminar como pequeños gigantes.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook