Blog 
Cruce de caleyas
RSS - Blog de Ana Paz Paredes

Archivo

  • 05
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cabrales: amarás la piedra

     

     

     

    El artesano José Antonio Castaño invita a subir hasta Bulnes por la canal del Texu, única vía de comunicación de sus habitantes hasta el año 2001

          Cualquiera que disfrute un poco en la naturaleza y, quizá, un poco más, la montaña, se sentirá sobrecogido la primera vez que descubre uno de los grandes tesoros de Cabrales: su paisaje. No es extraño que José Antonio Castaño Alonso, artesano especializado en minuciosas maquetas en miniatura de construcciones del oriente de Asturias, hable con desmedida pasión del lugar donde vive y al que siente que pertenece en cuerpo y alma. Porque para amar Cabrales, para enamorarse de sus senderos y sus cimas; del sonido de los ríos, la verticalidad de sus paredes y los colores de un otoño irrepetible, apenas basta adentrarse unos metros en dirección al puente de la Jaya, desde Poncebos, para dirigirse a Bulnes y sobrecogerse ante tan impresionante belleza.
          Ese poder que tiene la roca lo conoce muy bien este joven artesano, residente en Inguanzo, que se inspira a diario en los caminos que recorre, en las luces y las nieblas que conoce e intuye e incluso en los sonidos del aire, del agua o de sus propios pasos, de nuevo sintiendo las piedras bajo sus pies y entre sus manos. Con ellas, recogidas de los caminos, y tras cortarlas y lijarlas a mano, y utilizando al mismo tiempo arcilla, musgo, flores, maderas y un sinfín de materiales que le salen al paso cuando se interna en la naturaleza, realiza diversos tipos de construcciones típicas asturianas a las que no les falta ni el más mínimo detalle: unas veces son réplicas de casas originales; otras, recrean paisajes o lugares con encanto surgidos de la imaginación del autor.
          Desde aquella primera cabaña que realizó a modo de regalo hace unos 17 años, hasta hoy, José Antonio Castaño, cuya obra artística firma bajo el nombre «La logia del castañu», ya ha realizado numerosos trabajos por encargo. Tal vez algún día sea capaz de  levantar, incluso, un pueblo entero. Mientras tanto nos invita a subir por la canal del Texu hasta  Bulnes, única vía de comunicación de sus habitantes hasta la aparición del funicular hace diez años. Allí, tras cruzar el Cares por el puente de la Jaya, saliendo desde Poncebos, comienza el ascenso en un desnivel de 400 metros por la canal que separa la peña Maín del Murallón de Amuesa. En algunos tramos hay que ir con cuidado y atención por la estrechez y las rocas sueltas. La duración es de hora y media. Poco tiempo para disfrutar de la recompensa de un día en que la joya es, junto a Bulnes y sin duda alguna, el camino. La piedra que nos lleva.

     

    NO PERDERSE: Una buena vista del Naranjo está a pie de carretera (aunque no lo parezca) entre Poo y Carreña, a la derecha, en dirección a Arenas. El lugar se conoce como "El pozo de la oración". 

    Para comer con vistas al Urriellu el mejor sitio está en Camarmeña, en el bar La Fuentina. Las tres razones fundamentales para recomendarlo son: la calidad de algunos de sus platos como los tortos con picadillo y huevo, el cabrito, la sopa de hígado o  las setas al cabrales; que tiene una terraza espectacular porque su vista principal es el Urriellu a modo panorámico, y también por la cordialidad y la amabilidad de quienes lo regentan hace 22 años: Fifi y Juan.En Arenas concretamente, y entre la mucha oferta hostelera que hay, destaca tanto por el cálido ambiente que han sabido darle al local, como por la originalidad de algunos de sus platos, la taberna del Pindal. Además de preparaciones clásicas de la zona, algunos de sus platos más peculiares son la lasaña de frixuelos con setas y verduras o el gazpacho de remolacha, sin olvidar la tarta de lima-limón con confitura de violetas, surgida de las amorosas manos de Terina, que también realiza buenas mermeladas como la de grosellas.

    Quienes quieran conocer mejor el queso cabrales tienen que visitar la casa-museo que existe en Arenas.

    En cuanto a tiendas de artesanía, una auténtica,y con mucha y variada obra de  bastantes artesanos del Principado así como de países como Nepal o India, es la tienda de artesanía "La Maeda", en la carretera, a la izquierda entrando en la localidad de Ortiguero, en dirección a Arenas. No tiene pérdida, es una casa pintada de azul azulete con sillas y mesas de terrazas pintadas también con divertidos colores.

    También en muy amplia, variada y diferente la oferta hotelera. En el caso del hotel Juansabeli, la distancia que lo separa del centro de Arenas (tal vez unos 500 metros), lo compensa sobradamente la calidez de sus habitaciones, limpias y donde no falta detalle, además de un desayuno de quitarse el sombrero: tostadas enormes hechas al momento, un riquísimo jamón natural, zumo de naranja natural y en abundancia, café, leche, cacao, bollos rellenos y...¡qué ricos churros!. Después de comer ésto ¡no hay ruta pindia que se resista!.

    crucedecaleyas@epi.es

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook