Blog 
Cruce de caleyas
RSS - Blog de Ana Paz Paredes

Archivo

  • 10
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ternura sin edad

    Cada vez que vuelvo de la caleya, cargada la cámara y la libreta de miradas y palabras, de gestos y emociones, no dejo de felicitarme por la suerte que tengo de encontrar siempre, y en cada pueblo, vecinos que detienen sus quehaceres para dedicarme unos minutos de su vida. Regreso a mi casa cargada de regalos, de instantes que, antes de compartirlos con los lectores, son totalmente míos. Como por ejemplo ese cafetín con leche al que me invitan antes de irme no sin "probar al menos un frixuelín, que me salieron muy ricos, anda paña uno que como éstos ya no los ves", o cuando sacan de los cajones de la cómoda un grupo de descoloridas fotos familiares que me muestran en sus manos a veces temblorosas y, sin duda, emocionadas. Por eso cuando me reencuentro con imágenes como ésta, la de Pilar García Rodríguez, de 91 años, vecina de Areñes, asomada a la puerta de su casa con su perra Carolina en brazos y miro su rostro surcado por las arrugas, tan lleno de vida, tan entrañable,  lo que siento es, sencilla y llanamente, una ternura infinita.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook