Blog 
DESDE LAS CINCO VILLAS
RSS - Blog de Manuel Estrada

El autor

Blog DESDE LAS CINCO VILLAS - Manuel Estrada

Manuel Estrada

Autodidacta en el mundo del periodismo; inicie mi andadura como corresponsal de la Nueva España en el concejo de Salas en el año 1976, también trabaje en idénticas funciones para La Voz de Asturias. Desde 1994 hasta el 2000 lleve la corresponsalia de La Nueva España en el Bajo Nalón y parte del Suro...

Sobre este blog de Asturias

Este blog, de carácter publico,pretende ser una ventana abierta a la opinión , la critica y el comentario, siempre desde el mas riguroso respeto a las personas y a las instituciones. En el trataremos aquellos temas de actualidad , tanto de carácter local, como regionales o Nacionales.


Archivo

  • 02
    Noviembre
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    EL "ORO BLANCO " DE ASTURIAS , EN PELIGRO DE EXTINCIÓ

    EL "ORO BLANCO " DE ASTURIAS , EN PELIGRO DE EXTINCIÓEL "ORO BLANCO " DE ASTURIAS , EN PELIGRO DE EXTINCIÓ

    Hace unos días veía en la TPA cómo una joven periodista entrevistaba a un ganadero de Salas. La entrevista tenia lugar en la sala de ordeño de la explotación ganadera, el hombre le contaba a la periodista cómo en los últimos años la rentabilidad de su explotación de ganado lechero había caído en picado . "Las materias primas para poder producir un litro de leche se han disparado, los piensos, los forrajes, los abonos, el gasóleo la electricidad , todo se ha puesto por las nubes; mientras que a nosotros el litro de leche se nos sube un céntimo ", se lamentaba el ganadero salense ante las cámaras.

    Según los últimos datos estadísticos, en Asturias nos quedan abiertas un total de 1.850 explotaciones lecheras. Esto significa que cada año en la región se cierran una media de 30 explotaciones. ¿Qué ha pasado para que una de las regiones lecheras por excelencia de la cornisa Cantábrica registre este alarmante despoblamiento en el sector. que amenaza con su desaparición?

    En nuestra opinión, son varias las causas, aunque todas parten de un mismo origen: la falta de un relevo generacional en el campo. La actividad agrícola y ganadera en Asturias hace muchos años que ha dejado de ser atractiva, y mucho menos rentable para los jóvenes, quienes desde la década de los años 70 han emigrado masivamente hacia la ciudad en busca de un futuro mejor que el que les ofrecía su trabajo en la aldea. Por otra parte, no debemos olvidar tampoco las políticas agresivas y poco favorables para los hombres del campo, que los gobiernos de todos los colores han puesto en practica a la hora de abordar los múltiples problemas del sector. Los políticos asturianos sólo han vuelto su tibia mirada hacia el sector primario en vísperas de unas elecciones, intentando arañar los escasos votos que pudieran conseguir, haciéndolo siempre desde las promesas demagógicas, que luego nunca se cumplen. En cualquier caso, tanto desde la Administración central como desde la autonómica, lo único que han hecho siempre es poner parches a los problemas mediante las socorridas subvenciones de la UE (no decimos que no se deban de aplicar, como se aplican en otros sectores). Pero el problema es mucho mas profundo, y no se soluciona con repartir unas cuantas migajas entre los hombres del campo.

    La realidad es que aquel ganadero profesional, el que invirtió mucho dinero en modernizar su explotación, no arriesgó su dinero y su futuro laboral pensando en vivir eternamente de las subvenciones y las migajas del Estado. El ganadero profesional a lo que aspira, con lo que sueña, es que la producción de su explotación le aporte una mínima rentabilidad económica que le garantice vivir dignamente, a él y a su familia, y que pueda ser el futuro laboral para sus hijos y sus nietos el día de mañana. Para que esto fuese posible haría falta que, en el caso de las explotaciones de leche, existiese un precio mínimo de mercado, establecido en base a los costes de producción en cada momento; de tal forma que el ganadero tuviese siempre asegurados esos gastos fijos de producción, y que no se viese indefenso ante los vaivenes y los intereses abusivos de las grandes multinacionales lácteas, que unidas frente al ganadero siempre intentaran conseguir la leche al precio más bajo posible.

    Los precios de producción de un litro de leche hoy en Asturias pueden variar considerablemente en función de varios factores; siendo el climatológico, sin duda, el más determinante. Este año, con la prolongada sequía que venimos padeciendo, los ganaderos están consumiendo los forrajes almacenados para la época invernal, por lo tanto no les quedará otro remedio que recurrir a la compra de forrajes importados de Castilla, así como a un mayor consumo de piensos concentrados, con el consiguiente encarecimiento que ello supone. Tampoco se deben olvidar otros gastos que interviene en la cadena de la producción de un litro de leche, y que también se han disparado en los últimos años: costes de electricidad, de combustible, de fertilizantes y de productos sanitarios.

    Hace unos días, buceando por internet, nos encontramos con una curiosa noticia, según la cual el vecino país francés, fuerte competidor con España en el sector lácteo, ha sacado al mercado una nueva marca de leche “C'est qui le Patron”, la cual está generando “una revolución en la industria de la leche y sus derivados". Según esta información, la nueva marca de leche es tan poco habitual como desafiante: “C'est qui le Patron”, que traducido al castellano quiere decir “¿Quién es el jefe?". Es una leche especial; primero, es más cara que las demás leches; segundo, es la única cuyo precio y condiciones de fabricación las han decidido los consumidores. Y tercero, es la única que asegura un precio justo al productor.

    Detrás de esta curiosa marca de leche francesa se encuentra Nicolas Chabann, un empresario galo que hace tres años fundo Les Gueules Cassées (Las Caras Rotas), una Asociación de Consumidores en defensa de las frutas feas por fuera y buenas por dentro. Siguiendo ese mismo criterio, y tras el éxito conseguido, se envió un cuestionario a 6.850 ciudadanos franceses para, juntos, elaborar el cuaderno de condiciones de la nueva marca de leche “¿Quién es el Jefe?”. En esa encuesta el ciudadano estableció el tipo de envase a utilizar, el porcentaje económico destinado al agricultor, la alimentación sana y local de las vacas, la ausencia garantizada de organismos genéticamente modificados. De esta forma, aparentemente sencilla, se obtuvo un envase de leche más cara que muchas otras marcas, cuesta 0,99 euros, pero que garantiza mayor beneficio a los ganaderos, un gremio también castigado en el país vecino, por los abusivos márgenes comerciales de las grandes multinacionales lácteas. Gracias a esta iniciativa, ahora los ganaderos franceses se llevan 390 euros por cada 1.000 litros de leche, mientras que antes solo conseguían 200 euros.

    La pregunta que ahora nos asalta a nosotros es esta: ¿sería extrapolable a Asturias esta experiencia? ¿Habrá en Asturias alguien interesado en poner en práctica un sistema similar? ¿Sería esta una buena fórmula para evitar que la producción lechera del "oro blanco" de nuestra región, pudiera seguir teniendo futuro para esas apenas 1.800 explotaciones que nos quedan actualmente en nuestra región?

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook