Blog 
DESDE MI IGNORANCIA
RSS - Blog de concepcion ovide martinez

El autor

Blog DESDE MI IGNORANCIA - concepcion ovide martinez

concepcion ovide martinez

Well, there is trouble in my mind There is dark There’s dark, and there is light. I lay our hands over my eyes As I look deep Through valleys deep and wide Across the border line For the Empire in My Mind

Sobre este blog de Gente

apartado de ejercicio mental y síntesis


Archivo

  • 11
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    HEROES COTIDIANOS

     Vivimos rápido, trabajamos contrareloj, tenemos hijos que crían nuestros padres o personas ajenas a nuestra familia. Y después tratamos de aprovechar al máximo nuestro tiempo libre para compensar. Salimos con nuestros amigos, tratamos de llevar a nuestros hijos a lugares estupendos los fines de semana, preparamos las maletas con prisa para irnos de vacaciones, y volvemos con el tiempo justo para deshacerlas, poner la lavadora y deprimirnos unas horas antes de volver a la rutina diaria. Y así año tras año volvemos a repetir la frase: “El tiempo pasa volando, ya está ahí otra vez la Navidad, otro año que se nos va”. Y seguimos conformes con nuestra vida, que a la vista de muchos es privilegiada.

    Pero ¿qué pasa cuando eres plenamente consciente de este paso del tiempo, y te pesa cada día un poco más, y piensas en ello todos los días? ¿Qué pasa cuando llegas al convencimiento total de que tus prioridades están equivocadas, pero no haces nada por cambiar el rumbo? Entonces lo que es algo en lo que pensamos a veces se convierte en una obsesión, una carga diaria sobre tus hombros que en lugar de empujarte te paraliza, que en vez de animarte a hacer las cosas de otra forma pone sobre tus pies kilos y kilos de hormigón que te impiden reaccionar. Y el siguiente paso es que tu rutina diaria te traiga y te lleve a su antojo, mientras la sensación de que los minutos pasan y nunca más vuelven presionan en torno a tu cuello como una soga.

    Así te pasas el día analizando cada faceta de tu vida, no encontrando satisfacción en nada. Cobarde y temeroso ante cualquier cambio. Asustados de que solo el deseo de que algo sea diferente vaya a empeorara las cosas.

    Mientras tanto miras con admiración a aquellos pocos, poquísimos,  que si han dado ese giro en su vida, como heroes de la cotidianidad. Personas que no han temido vivir con menos, que no han temido empezar de cero, o que quizás al contrario, han temido que estos versos fueran ciertos:

    Muere lentamente quien se transforma en esclavo del habito,repitiendo todos los días los mismos senderos,
    quien no cambia de rutina,
    no se arriesga a vestir un nuevo color
    o no conversa con desconocidos.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook