Blog 
Dirección única
RSS - Blog de Jaime Luis Martín Martín

Sobre este blog de Cultura

Crítica de arte


Archivo

  • 03
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Declinando las formas y los colores

    Jesús Castañón

     

    En proceso

    Galería Octógono

    Del 17 de Febrero al 10 de Marzo

     

     

    Jesús Castañón (Gijón, 1956) es sobre todo un pintor que emplea la cerámica como soporte, aunque bien podría usar cualquier otro material, como sucede en esta muestra donde expone los bocetos en madera sobre los que trabaja previamente a la realización definitiva de la pieza en cerámica. Pues bien, su concepción pictórica se manifiesta en ambos casos con igual potencia y similares características: la importancia de lo geométrico, la fuerza de la abstracción, las manchas y derivas constructivistas que identifican su producción y lo convierten en uno de los ceramistas asturianos más singulares y con mayor presencia internacional.

     

    Este artista, con numerosos premios, entre ellos la medalla de oro en el XXXI Concurso internacional de cerámica de arte y escultura para la ciudad, celebrado en Gualdo Tadino (Italia) en 1991, y el más reciente, en 2009, que obtuvo el II Premio en el IV Bienal Internacional de Mosaico Contemporáneo Asociación Nacional Rumbo Buenos Aires, ha venido exponiendo asiduamente desde 1976 y actualmente participa en la muestra «Maestros de la cerámica y sus escuelas», producida por el Taller Escuela Cerámica de Muel, junto a nombres tan fundamentales y renovadores de la cerámica española como Arcadio Blasco, Ángel Garraza y Elena Colmeiro. Pero además pertenece al reducido núcleo de ceramistas españoles, en torno a cuarenta, que ha ingresado como miembro de la Academia Internacional de la Cerámica con sede en Ginebra.

     

    Esa fuerte presencia de lo pictórico en sus trabajos condiciona su relación con el barro y sus piezas podrían definirse, más allá del volumen, por el color, con el rojo intenso en la etapa anterior elevado de temperatura, personal y sugerente, de fuerte sensualidad, convertido en una marca de la casa y en un referente en su obra. Pero sus últimos trabajos se han enfriado y como resultado la gama cromática se extiende entre grises y negros, salpicados por algún amarillo, rojo y tonos oxidados, que se extienden sobre planchas de barro de forma irregular, mordidas en los bordes, una especie de piezas de puzle que crean un paisaje discontinuo que hay que componer mentalmente. Unas obras en las que se aprecia, con mayor intensidad, esa vocación pictórica del ceramista, que busca con el barro la elaboración de expresiones mínimas convertidas en contenedores de color, superficies sobre las que investiga técnicas de cocción y oxidación.

     

    Resultan creaciones de factura barroca, fragmentadas, de una belleza oculta que descubrimos tras una pausada lectura, tras un recorrido que nos lleva a un entramado cromático complejo, a una abstracción menos geométrica que en anteriores ocasiones y más preocupada por la mancha y las texturas, que reclama la modernidad y los procesos de desintegración y despictorialización. Jesús Castañón ha realizado un esfuerzo por renovar la cerámica contemporánea partiendo de la vanguardia histórica, en un proceso continuo de investigación, declinando las formas y los colores del barro.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook