Blog 
Dirección única
RSS - Blog de Jaime Luis Martín Martín

Sobre este blog de Cultura

Crítica de arte


Archivo

  • 29
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El teatro de los animales

    Patu Inclán

    Ceremonia

    Del 8 al 30 de Noviembre

    Casa Municipal de Cultura de Avilés

     

    Desde el Paleolítico hasta nuestro días el animal no ha dejado de estar presente en el arte y en la escena contemporánea ha resurgido con nuevos contenidos simbólicos. Desde la liebre de Joseph Beuys como símbolo del animal que construye y profundiza en la tierra pasando por «Fables» de Karen Knorr, una serie de animales disecados fotografiados en museos, hasta la propuesta de Brian Jungen en la última Documenta de Kassel que sólo permitía el acceso a la instalación «Dog runs» a los visitantes acompañados por un perro, los animales viven un renovado auge en las producciones artísticas actuales.

    Y Patu Inclán (Avilés, 1978) licenciada en la especialidad de pintura en la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Salamanca construye diferentes relatos pictóricos sirviéndose de perros, gatos, ratones, conejos, monos, cervatillos y un lobo melancólico con su Caperucita. Están, también, las «Catwoman», una serie de ocho retratos de esta mujer gata, «chica mala», que hizo su primera aparición en el cómic Batman de 1940, aunque en esta pinturas, tras su máscara felina, se esconde más la soledad y la fragilidad que la búsqueda del anonimato para delinquir.

    De estos trabajos se puede considerar antecedente la muestra «Paisajes» (2010) en la galería Octógono en la que aparecían gatos y palomas formando parte del entorno, si bien ha madurado pictóricamente y ha logrado una pintura que Luis Feás califica en la publicación que acompaña la muestra, «de doliente, dramática o teatral, como la propia artista considera». Y ciertamente hay una deriva teatralizada en sus composiciones que obligan al espectador a recomponer estas escenas inquietantes pero, al tiempo, juguetonas y llenas de ternura. Porque los animales nos ayudan a reflexionar y comprender el mundo, a nosotros mismos.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook