Blog 
Dirección única
RSS - Blog de Jaime Luis Martín Martín

Sobre este blog de Cultura

Crítica de arte


Archivo

  • 21
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La dramaturgia de las sombras

    Cristina Busto

    Generadores de sombras

    Del 1 de junio  al 17 de Septiembre

    Laboral Centro de Arte y Creación Industrial

     

    El proyecto de Cristina Busto (Avilés, 1976), ganador del premio «LABjoven_Experimenta» en su quinta edición, fusiona la performance (actuación), la dramaturgia de las sombras, el dibujo, el cine, el vídeo y la instalación, en una singular propuesta que busca redefinir conceptos mediante una representación en el campo expandido, prácticas desterritorializadas, en los intersticios, que promueven indefinición y nuevas categorías artísticas. Esta artista, licenciada en Bellas Artes por la Facultad de Cuenca, cuya primera pieza de animación, «Plei», fue premiada por Injuven en 2006, cuenta con numerosos reconocimientos como la mención especial en «Generaciones» de Caja Madrid y el premio en la sección «Anime» del concurso «En piezas» por «Pruebas definitivas» (2009), un vídeo que reflejaba su estancia en una casa durante ocho meses. En 2010 empezó a dibujar en el ordenador y un año más tarde comenzó a realizar sesiones de visuales en directo.

     

    La acción se lleva a cabo en el interior de un gran cubo blanco de pantallas de retroproyección, mientras que el espectador asiste a este pase de visuales en directo que se desplaza por las diferentes caras del cubo. Un personaje animado -un hombre de trazos infantiles-, realizado digitalmente, se relaciona con los actores y con los diferentes objetos y elementos móviles de este teatro de sombras, en el que algunos diálogos especulan sobre cómo la ficción puede ser verdad y la verdad mentira. En este set de rodaje conviven desde sillas, ramas, juguetes adquiridos en cualquier mercadillo, una bicicleta que mueve un tambor giratorio, reflejos de agua y de espejos, con la acción que construye un discurso poético y crítico en las sucesivas escenas. Una vez finalizada la representación, el cubo se abre dejando acceder al público a su interior y descubrir el misterio.

     

    El carácter efímero de las artes escénicas, la sombra ligada al mundo abstracto y de las ideas, entre lo real y lo ficticio, la magia de este paisaje creado por la luz que revuelve en nuestras pasiones y miedos, el guiño a dispositivos como el zoótropo, antecedente del cine, el vídeo que intenta fijar lo que se resiste a permanecer, el espacio en el que se desarrolla la acción, el cubo blanco, violentado performativamente, representan una multiplicidad de conceptos, los anhelos de radicalizar el discurso, desplegando dudas, cuestionando límites, generando ilusión y resistencias. En este sentido, Cristina ha logrado un espectáculo desplazado hacia el público, empeñado en comunicar, en permanente transformación, autentico e imprescindible.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook