Blog 
DIVERTAD
RSS - Blog de Jesús García Peón

El autor

Blog DIVERTAD - Jesús García Peón

Jesús García Peón

Me llamo Jesús García Peón. Adquirí estudios medios y profesionalmente me desarrollé entre el sector del mueble y el de los servicios. Actualmente resido en Oviedo y de forma habitual utilizo para moverme la ayuda técnica de una silla de ruedas, soy, por lo tanto, persona con diversidad funcional fí...

Sobre este blog de Sociedad

DIVERTAD es una palabra inventada por Javier Romañach y que responde a una síntesis de varias ideas: LIBERTAD y DIGNIDAD EN LA DIVERSIDAD, que su autor define del siguiente modo: El significado de la palabra dignidad es difuso, pero se puede resumir en un concepto que tiene dos vertientes: dignidad ...


Archivo

  • 11
    Febrero
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EDUCACIÓN Y DIVERSIDAD FUNCIONAL

    Mi amiga Marga se acerca pilotando su silla de ruedas eléctrica hacia el paso de peatones con la intención de cruzar la calzada. En el momento que llega a la altura de una señora que se encuentra al borde de la acera por el mismo motivo, esta interrumpe el paso de Marga haciendo una señal con la mano como si temiera que ella no pudiera hacerlo por sí misma. La señora no se percata de que Marga pilota una silla eléctrica que la hace totalmente autónoma y lo que es peor, piensa que por su condición de persona con evidente dificultades de movilidad, también tiene mermadas sus facultades cognitivas cuando la realidad es que mi amiga está estudiando en la Universidad, es muy inteligente y seguramente se graduará con una formación que acaso no tiene la persona que hoy, con este gesto ha conseguido que Marga se sienta mal. Para dar a entender a la señora que sabe cómo funcionan los semáforos y que ve perfectamente que este está en rojo para los peatones, en el momento de cambiar a verde, se adelanta para decir en alto, ya se puede, adelante. Es igual, la señora no se inmuta, además, seguramente todo lo ha hecho con buena intención y ni ha captado la indirecta de Marga, y mucho menos ha pensado que con su actitud ha subestimado las posibilidades de una persona que independientemente de su diversidad funcional física, es totalmente capaz para cualquier maniobra o trabajo. La consuelo. Le pido que sea generosa y perdone esa actitud discriminatoria que yo tanto he sufrido personalmente. Son innumerables las ocasiones en que las personas que hablan conmigo miran a mis acompañantes como si yo, por ir en silla de ruedas tampoco fuera capaz de entender lo que me dicen. Los diverso funcionales que nos movemos en silla de ruedas solemos decir, un poco molestos, que llevamos la silla en el 'culo' pero que en la cabeza no nos pasa nada, aunque yo, hace tiempo que llegué a la conclusión de que no puedo culpar a la gente que así actúa porque lo hace por ignorancia y a nadie se le puede condenar por no saber, hay que enseñarlo que es diferente. A veces, de modo drástico, otras veces con una sonrisa. Las personas se han de acostumbrar a nosotros y han de saber que deben velar por nuestra autoestima. Algunos saben hacerlo. Por ejemplo, la semana pasada entraba en mi coche y estaba solo, mi compañera había ido a recoger algo que necesitábamos. Entonces, un señor de cuya presencia no me había percatado por encontrarse detrás, me dijo, no sé si hago bien pero me ofrezco por si necesitas ayuda o, ¿te arreglas solo? -No claro, muchas gracias. Me arreglo solo- y le dediqué la mejor sonrisa que fui capaz. Sin embargo, otros no saben. Como el médico al que en otro momento acudía con mi compañera y cuando vi que todo el tratamiento que me recomendaba lo hacía dirigiéndose a ella hasta el punto de que empezaba a sentirse molesta, tuve que intervenir, Doctor, -dije- que el enfermo soy yo, ella solo me acompaña. ¿Esto lo entiende? Bueno da igual ¿no?, -añadió él-, pues no sé, pero si yo me quedase mirando a su mujer para decirle la hora que usted me hubiera preguntado, no sé cómo reaccionaría realmente ¿sabría explicarme como lo haría? Se descompuso e intentó esforzarse para continuar dirigiéndose a mí, no sin unos gestos de esfuerzo.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook