Blog 
DIVERTAD
RSS - Blog de Jesús García Peón

El autor

Blog DIVERTAD - Jesús García Peón

Jesús García Peón

Me llamo Jesús García Peón. Adquirí estudios medios y profesionalmente me desarrollé entre el sector del mueble y el de los servicios. Actualmente resido en Oviedo y de forma habitual utilizo para moverme la ayuda técnica de una silla de ruedas, soy, por lo tanto, persona con diversidad funcional fí...

Sobre este blog de Sociedad

DIVERTAD es una palabra inventada por Javier Romañach y que responde a una síntesis de varias ideas: LIBERTAD y DIGNIDAD EN LA DIVERSIDAD, que su autor define del siguiente modo: El significado de la palabra dignidad es difuso, pero se puede resumir en un concepto que tiene dos vertientes: dignidad ...


Archivo

  • 17
    Abril
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    TRES DÍAS EN ANDALUCÍA

    1850 kilómetros en tres días para asistir a un congreso de trabajo en la hermosa ciudad andaluza de Écija y regresar preocupado por lo mucho que nos queda para alcanzar en este país una cuota mínima de dignidad y respeto hacia las personas con diversidad funcional.

    A pesar de lo agradable del clima y la luz de Andalucía, de la hospitalidad, calor y acercamiento de su maravillosa gente y de lo atrayente de su gastronomía cargada de mestizaje uno no puede menos que preguntarse como podemos hacer las cosas tan mal.

    Días pasados comentábamos la noticia en este mismo espacio de que Repsol estaba colaborando en la accesibilidad de sus estaciones de servicio incorporando el sistema 'pulsa y voy' para que las embarazadas y, en general, personas con movilidad reducida fueran atendidos por personal de la empresa, sin embargo, pusimos gasolina en cuatro ocasiones y solo encontramos el dispositivo en un surtidor a medio camino entre Sevilla y Écija, el resto como siempre.

    La nave de la empresa a la que acudimos como el resto de las del polígono donde se ubica,  no está adaptada para personas de movilidad reducida, tampoco lo está la cafetería del polígono ni las aceras perimetrales.

    Écija, recomendable por su casco histórico que culmina en su salón (como ellos denominan a la plaza del pueblo), por sus calles cargadas de historia y vestigios culturales de diferentes civilizaciones que en el pasado se fueron solapando, reúne sin embargo numerosas dificultades para que una persona con silla de ruedas pueda transitar. Por ejemplo, el hotel en que nos hospedamos a pesar de nuevo y bien dotado, cómodo y atendido con un acercamiento y amabilidad que invita a volver, carece de habitaciones adaptadas de acuerdo con la normativa pues su ducha no permite el paso de la silla por no estar construida a cota cero y contar con una mampara que impide el paso de las sillas.

    España canalizó a través de asociaciones y distintos organismos y administraciones más de 900 millones de euros en cursos para la formación de personas con discapacidad que una vez instruidas no podrán trabajar en ningún lado porque las barreras arquitectónicas no se lo permitirán.

    ¿Por qué tirar el dinero entonces? España cuenta con unos políticos a los que parece complacer malgastar el dinero que los ciudadanos aportamos vía impuestos. Sería preferible que se lo dieran a los propios discapacitados para que lo gastaran como les viniera en gana en lugar de invertir en cursos que no serán aprovechados adecuadamente. Deberían empezar por modificar las distintas normativas obligando a que, por lo menos lo nuevo, todo lo nuevo, fuera accesible y sólo con eso harían más que impartiendo tanto curso.

    Es imprescindible que no se autorizase la apertura o funcionamiento de empresas o locales nuevos cuyas instalaciones no sean accesibles pues aunque el gerente de una de esas empresas recibiera un interesante currículo de una persona que utiliza silla de ruedas para moverse, nunca lo podría emplear convirtiendo con ello los fondos públicos que se hubieran invertido en su formación en puro despilfarro como estamos denunciando.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook