Blog 
El Birrete Blanco
RSS - Blog de JJJ   Suárez

El autor

Blog El Birrete Blanco - JJJ   Suárez

JJJ Suárez

JJJ Suárez

Sobre este blog de Sociedad

Si no hacemos nada, hasta los muertos, convertidos en fantasmas con birrete blanco, emergerán de las tumbas para exigir justicia.


Archivo

  • 13
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    EMPIEZA EL BAILE

     Olvídese usted de toda estrategia política racional y de pactos o acuerdos para sacar adelante las medidas que España necesita. Estamos en 2.014 y este ya es un año electoral, pues en mayo tendremos comicios europeos. Pero, las elecciones autonómicas y municipales vendrán a continuación y, por último, serán las generales. En dos años los españoles pasarán tres veces por las urnas y esto lo mediatizará todo.

     

    Los dirigentes de los grandes partidos no tienen miedo a lo que diga su militancia, ni los medios de comunicación, eso está controlado, pero sienten verdadero pánico cuando se aproximan las elecciones, sobre todo si se han dedicado a amargar la existencia a los ciudadanos. Nunca como ahora han sentido el vértigo que produce la sospecha, mas que fundada, de que los españoles están esperando la primera oportunidad para darles hasta en el cielo de la boca. Es esa mayoría silenciosa, la misma que menta de vez en cuando el presidente Rajoy, que no va a las manifestaciones y que parece que traga con todo, la que puede poner a cada uno en su sitio. Lo saben, naturalmente, por eso unos han iniciado una campaña de lavado de imagen con el slogan de “Socialistas”, porque la izquierda cotiza al alza cuando los ciudadanos sufren las recetas de la derecha. Pero, va a ser muy difícil hacer olvidar a la gente que fueron precisamente esos socialistas, los del PSOE, los que congelaron las pensiones, bajaron el salario a los funcionarios, subieron la edad de jubilación a los 67 años y dejaron el país hecho unos zorros. Según todas las encuestas, son cientos de miles de votos los que pierde el Partido Socialista y se van a IU, la coalición rojiverde. El PP, al ser el partido que gobierna, tiene otra estrategia. Estos otros intentarán convencer a los ciudadanos de que las medidas que ha tomado el Ejecutivo son las adecuadas y son las que nos van a sacar del pozo. Los “brotes verdes de Zapatero” se han convertido en “la luz al final del túnel” de Rajoy. No sé si estará usted de acuerdo conmigo en que son dos caras de la misma moneda, pero es evidente que utilizan las mismas patrañas.

    Rajoy se fotografía con Obama, el amo negro, para que le de la bendición y poder contarnos a todos que los que mandan dicen que nuestro Gobierno hace bien los deberes. En Génova 13 hace ya tiempo que se dio la orden de que todos los conspicuos del PP hablen con optimismo de nuestro futuro y lo hagan a la menor ocasión, y ahora, cuando los comicios se acercan, la propaganda va a ser utilizada a fondo. El “España va bien”, de Aznar, va a ser sustituido por el “España va a ir bien” de Rajoy. Largo me lo fiais Dña. Inés, digo, D. Mariano. Porque el paro sigue en cifras escandalosas, la Deuda aumentando peligrosamente y acercándose al 100% del PIB, la hucha de las pensiones disminuyendo, y la corrupción y el fraude fiscal continúan campando a sus anchas, por poner solo unos ejemplos de la situación actual de nuestro país.

    Rajoy ha aplicado medidas muy duras contra los trabajadores, aunque muchos de ellos habían votado a su partido para echar a Zapatero a gorrazos. Recordemos que una de las primeras medidas que tomó D. Mariano nada mas llegar a la Moncloa fue subir el impuesto del IRPF en las ya escuálidas nóminas de los currantes y que dijo que sería solo por dos años, que van a vencer ahora (ya veremos si cumple esa promesa). Pero, la medida mas dura del Gobierno del PP contra los asalariados ha sido la Reforma Laboral, que abarató extraordinariamente el despido y las condiciones para que las empresas pudieran poner a la gente en la calle. Se dijo que eran recetas imprescindibles para sanear nuestra economía y para crear empleo, pero, ha pasado el tiempo y la gente ha visto que ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario.

    Los ciudadanos están preparando, con el cuchillo entre los dientes, su venganza, un plato que esperan tomar frio votando a otros. Pero el bipartidismo vive en su mundo, tiene su propia dinámica y su propia fiesta, y ya ha empezado el baile de una larguísima campaña preelectoral.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook