Blog 
El Birrete Blanco
RSS - Blog de JJJ   Suárez

El autor

Blog El Birrete Blanco - JJJ   Suárez

JJJ Suárez

JJJ Suárez

Sobre este blog de Sociedad

Si no hacemos nada, hasta los muertos, convertidos en fantasmas con birrete blanco, emergerán de las tumbas para exigir justicia.


Archivo

  • 30
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA TRAGEDIA DEL KURSK

     El 12 de agosto se cumplirán 13 años de la tragedia del submarino K-141 “Kursk”, hundido en el Mar de Barents durante unas maniobras de la Armada rusa. No fue la única vez que un submarino nuclear sufrió un grave accidente, de hecho, por ejemplo, los EE UU ya habían perdido dos de estas naves, el USS “Thresher” (SSN-593), hundido en la costa de Nueva Inglaterra, en abril de 1.963, y el USS “Scorpion” (SSN-589) desaparecido con toda su tripulación (99 hombres) al sudoeste de la Azores, el 22 de mayo de 1.968. Aunque parezca increíble, otros dos submarinos nucleares, uno británico, el HMS “Vanguard”, y otro francés, el “Triomphant”, colisionaron entre sí el 3 de febrero de 2.009, cuando se encontraban de patrulla en medio del Océano Atlántico portando 16 misiles balísticos intercontinentales (SLBM) cada uno. Afortunadamente, sufrieron escasos daños y pudieron regresar a puerto. Y, por supuesto, hubo mas casos.

     

    Pero la tragedia del “Kursk” está todavía rodeada del misterio que provocan los documentos clasificados como secreto de Estado y de que nunca se han aclarado por completo cuales fueron las verdaderas causas de su hundimiento.

    El K-141 “Kursk” era un monstruo de doble casco de titanio, 154 metros de eslora y un desplazamiento de unas 15.000 toneladas, capaz de navegar en inmersión a una velocidad de 32 nudos y sumergirse a una profundidad de un kilómetro. Estaba armado, como el resto de la clase Oscar-II a la que pertenecía, con 24 misiles multipropósito SS-N-19, que portan una cabeza nuclear táctica y pueden hundir un portaaviones a miles de kilómetros de distancia. También disponía de 4 tubos lanzatorpedos a proa y otros dos a popa. Estaba propulsado por dos reactores nucleares OK-650-B que movían dos turbinas de vapor y estas, a su vez, dos hélices de 7 palas ultrasilenciosas. La tripulación la componían 44 oficiales y 68 marineros. Este submarino no era estratégico, es decir, no estaba diseñado para una respuesta nuclear demoledora ante un ataque a Rusia (como los de la clase 941-“Akula”, “Typhoon” según el código de la OTAN, todavía mucho mayor, 25.000 toneladas de desplazamiento, que porta 24 misiles con 10 ojivas nucleares independientes cada uno o los mas modernos, que están entrando apresuradamente en servicio, de la clase 995 “Borei”, que llevan 16 misiles nucleares “Bulavá”, prácticamente imposibles de interceptar, con 10 ojivas cada uno). Estos submarinos y sus misiles han sido diseñados para dar respuesta al Escudo Antimisiles y a toda la Iniciativa de Defensa Estratégica (IDE) de EE UU y sus aliados, que pretendían dejar a Rusia indefensa ante un golpe atómico.

    En agosto del 2.000, a pesar de las graves dificultades económicas que padecía Rusia y las penurias de su población, el Kremlin organizó unas espectaculares maniobras navales que tenían varios objetivos, entre ellos manifestar claramente a Occidente que Rusia pensaba mantener su soberanía y su control sobre sus riquezas naturales al precio que fuera necesario (que el Gobierno del etílico Yelsin había puesto en duda) y probar algunas armas, nuevas por principio, como el torpedo-cohete de cavitación, capaz de alcanzar una velocidad bajo el agua de 500 Km/h y con un alcance de varios cientos de kilómetros. El submarino de ataque K-141 “Kursk” sería el encargado de la prueba. A las maniobras estaban invitados destacados mandos militares de la RPCh.

    Recordaremos aquí, solo de pasada, la angustiosa espera de las familias después de las explosiones que sucedieron en el Kursk, los aprietos en que se vieron las autoridades militares y políticas rusas y la agonía (sobrevivieron durante tres días) de los marineros atrapados en los compartimentos de popa del submarino que resistieron a la honda expansiva.

    El presidente Putin, que fue muy criticado porque se dijo que no había puesto todo su empeño en el rescate, dio la orden de reflotar el submarino y dar sepultura a su tripulación, al precio que fuera, en una costosa operación de rescate.

    A día de hoy pocos saben en realidad lo que pasó, algunos expertos dicen que fue una filtración del peróxido de hidrógeno usado como propelente en el torpedo lo que causó el accidente, otros que hubo una explosión del cohete de cavitación dentro del tubo y los mas osados que fue un torpedo con cabeza perforante de uranio empobrecido, usado por los submarinos norteamericanos, lo que hundió en realidad al “Kursk”. Esta teoría estaría avalada por el interés de EE UU en que China no se hiciera con ese torpedo, en la presencia de dos submarinos de ataque USA en las inmediaciones y porque cuando el “Kursk” fue sacado a dique seco tenía una extraña perforación, perfectamente redonda y con el titanio doblado hacia adentro, en la zona del buque donde sucedió la explosión.

    El asunto no es baladí, porque la diferencia puede estar en que Putin es un individuo sin escrúpulos, que estaba de vacaciones mientras agonizaban los marineros del submarino a 90 metros de profundidad, o que el presidente ruso tuvo la sangre fría de no llevar a Rusia a una guerra que habría ocasionado su aniquilación. No sería la primera vez que Putin tiene que tomar decisiones muy dolorosas por el bien de Rusia, sea en un teatro o en una escuela.

    La verdad quizá no la sepamos nunca.

      

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook