Blog 
El Birrete Blanco
RSS - Blog de JJJ   Suárez

El autor

Blog El Birrete Blanco - JJJ   Suárez

JJJ Suárez

JJJ Suárez

Sobre este blog de Sociedad

Si no hacemos nada, hasta los muertos, convertidos en fantasmas con birrete blanco, emergerán de las tumbas para exigir justicia.


Archivo

  • 10
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Actualidad política

    LOS PACTOS ASIMÉTRICOS

    Ya se están fraguando, y los que nos quedLOS PACTOS ASIMÉTRICOSan por ver, pactos de gobierno en ayuntamientos y CC AA a lo largo y ancho de España. En una democracia como la nuestra no es nada raro que las distintas fuerzas políticas pacten, porque sino sería imposible la gobernabilidad y habría que convocar una elección tras otra hasta que algún partido obtuviera mayoría absoluta. En el pasado reciente todos recordamos los pactos de izquierda entre el PSOE e IU, los pactos con los nacionalistas e incluso algunos pactos, unos tácitos y otros explícitos, entre los dos grandes partidos. Pero, en nuestro país han ocurrido varias cosas importantes en los últimos tiempos: han aparecido nuevas fuerzas políticas y, sobre todo, mientras la crisis económica provocaba un corrimiento hacia el rojo del espectro político, el PSOE se desplazaba hacia la derecha, abrazando las recetas neoliberales. Aquel paquete de medidas que aplicó Zapatero cuando estalló la crisis, que iba desde elevar la edad de jubilación a los 67 años hasta bajar un 5% el sueldo de los funcionarios, pasando por congelar las pensiones, no era algo coyuntural, era la evidencia de que el PSOE había dejado de ser un partido de izquierda desde hacía tiempo.

    Aquello tuvo sus consecuencias, porque los socialistas perdieron nada menos que 4.700.000 votos, una auténtica debacle que no se recordaba en España desde la desintegración de la UCD. Mucha gente votó al PP, incluso muchos que no lo habían hecho nunca, tal era el hartazgo y la irritación de los ciudadanos. Pero, como no podía ser de otra forma, la derecha siguió dando estopa a los españoles, en particular a los trabajadores, bajando salarios y derechos laborales y subiendo toda clase de impuestos y tasas, en la misma línea que viene ocurriendo en casi todos los países de la UE, pero partiendo de condiciones mucho peores. Al tiempo que proliferaban los desahucios y que mucha gente que formaba parte del ejército de parados se quedaba sin prestación ni cobertura alguna, apareció en nuestro país una nueva formación política, cuyas raíces estaban en las famosas movilizaciones del 15M, de “los indignados”, le dieron el nombre de Podemos y la lideraba un grupo de jóvenes profesores universitarios que habían militado en movimientos y organizaciones de izquierda. También saltó a la arena nacional un partido político, Ciudadanos, que solo había existido hasta entonces en Cataluña, donde destacó por sus enfrentamientos con los nacionalistas e independentistas. El mensaje de Ciudadanos era la regeneración política y la lucha contra la corrupción, un discurso poco consistente pero que, en la coyuntura político-social española, tenía oportunidad y sentido.

    El terremoto comienza cuando Podemos, el movimiento político que dirige Pablo Iglesias, obtiene 5 diputados en las Elecciones Europeas que se celebraron el 25 de mayo de 2.014. Nada sería igual desde entonces en España. Tras las elecciones municipales y autonómicas que se han celebrado el 24 de mayo de 2.015, el bipartidismo, ese paripé, esas dos caras de la misma moneda, ha saltado por los aires y se abren nuevas expectativas.

    Pero, los dos grandes partidos siguen siendo muy poderosos, cuentan con los medios de comunicación y con la financiación gratuita de los grandes bancos, cuando no, como hemos visto en el PP, con el dinero negro de las “mordidas” de las grandes constructoras y los empresarios del “ladrillo”. Además tienen una gran red clientelar que han tejido a lo largo de decenios de detentar el poder. Tanto el PP como el PSOE, que se resisten al ocaso y a perder cargos públicos, se han lanzado a una loca política de pactos. Unos prefieren la diestra que la siniestra, otros, preferiblemente también, pero, llegado el caso todo les sirve para conservar el sillón y el modus vivendi. En este juego ha entrado también Ciudadanos, porque cuando no se tiene consistencia ideológica suelen pasar estas cosas. El partido de Albert Rivera ya ha pactado con el PP en la Comunidad Autónoma de Madrid y con el PSOE en Andalucía, con pactos asimétricos cuyo único fondo es el oportunismo. ¡Qué razón tenía Rosa Díez! Y aún no hemos visto nada.

    En estos días, donde los principios, la ideología y los programas quedarán en muchos casos en el olvido, se va a echar mucho de menos la coherencia política y la honradez de Julio Anguita, el exsecretario general del PCE y excoordinador general de IU. Si siguiera en activo, Dios los guarde.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook