Blog 
El Birrete Blanco
RSS - Blog de JJJ   Suárez

El autor

Blog El Birrete Blanco - JJJ   Suárez

JJJ Suárez

JJJ Suárez

Sobre este blog de Sociedad

Si no hacemos nada, hasta los muertos, convertidos en fantasmas con birrete blanco, emergerán de las tumbas para exigir justicia.


Archivo

  • 18
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LOS TORTURADORES ESPAÑOLES

     Las imágenes de vídeo publicadas por el diario El País, donde se ve como varios militares españoles  patean, puede que hasta la muerte, a prisioneros iraquíes indefensos ponen de manifiesto que no solo fueron los norteamericanos y los británicos los que practicaron acciones incompatibles con los derechos humanos y con todas las convenciones internacionales, incluido el protocolo de Ginebra para acciones de guerra, también miembros de nuestras FF AA a los que pagamos con nuestros impuestos. 

    Los hechos, al parecer, sucedieron en el año 2.004 y todavía no está claro si fue durante el Gobierno de Aznar o de Zapatero. Conviene recordar que los socialistas ganaron las elecciones el 14 de marzo de aquel año pero no retiraron las tropas de Iraq, como habían prometido, hasta el 21 de mayo. Naturalmente, eso no es lo mas importante del asunto, pero han sido precisamente los políticos, Trinidad Jiménez en concreto, los que se han apresurado a decir que estos deleznables actos no ocurrieron con ellos en el Gobierno.
    Ante el escándalo nacional e internacional que ha provocado el vídeo, la principal preocupación del PP y del PSOE, además de condenar los hechos y manifestar que, sin duda, fue un episodio aislado, ha sido intentar escurrir el bulto y eludir las responsabilidades a que hubiera lugar, bien políticas o incluso penales. Sin embargo, debemos tener bien presente que la preocupación y denuncia de las violaciones de los derechos humanos no han estado entre las prioridades de los Gobiernos populares y socialistas, sirva como ejemplo la autorización de ambos Ejecutivos a que los vuelos “secretos” de la CIA, donde se transportaba prisioneros para que fueran torturados y asesinados en países con pocos escrúpulos, utilizaran suelo español como escala.
    Esta execrable acción hay que enmarcarla dentro de los acontecimientos que rodearon la intervención española en la Guerra de Iraq, con la foto de Las Azores, las mentiras del presidente Aznar (que manifestó ante las cámaras de TVE que Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva, cuando el CNI le había presentado un informe en sentido contrario) y el sangriento atentado del 11M, donde murieron 200 personas y casi 2.000 resultaron heridas. Aunque se aireó que los islamistas habían preparado el atentado mucho antes de la intervención de España en Iraq y se inventaron una conspiración no es una casualidad que fueron precisamente los países que se conjuraron en Las Azores los que sufrieron los atentados de Nueva York, Londres y Madrid.
    El asunto de las torturas a manos, y pies, de soldados españoles no tiene la gravedad de lo que hacían los norteamericanos, porque aquí no se había establecido una estrategia gubernamental ni militar para llevar a cabo esas acciones criminales, pero es evidente que hay mas gente implicada que los soldados que aparecen en el vídeo, sino por acción, si por omisión, al no haber previsto los instrumentos necesarios para evitar estos actos o por la relajación en el ejercicio del mando.
    Son imprescindibles y urgentes varias iniciativas: en el Congreso de los Diputados, con una interpelación al Gobierno para que aclare de inmediato los pormenores y el alcance de esas cobardes actividades; en las Fuerzas Armadas, apartando del servicio a los militares que podrían seguir en activo, incluidos los mandos del destacamento; y de la Fiscalía y Justicia Militar, para depurar responsabilidades lo antes posible. También, por supuesto, queremos saber lo que ocurrió con aquellos iraquíes, reparar en lo posible aquellos hechos atroces y que se pida perdón al pueblo de Iraq.
    El buen nombre de nuestras FF AA y de España está en juego.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook