Blog 
El Birrete Blanco
RSS - Blog de JJJ   Suárez

El autor

Blog El Birrete Blanco - JJJ   Suárez

JJJ Suárez

JJJ Suárez

Sobre este blog de Sociedad

Si no hacemos nada, hasta los muertos, convertidos en fantasmas con birrete blanco, emergerán de las tumbas para exigir justicia.


Archivo

  • 08
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SE ACABÓ EL AUSTERICIDIO

     Para mí, la noticia mas importante de estos días no ha sido la abdicación del Rey, que ha centrado casi todos los debates, sino la decisión del Banco Central Europeo de dar un giro de 180 grados a las políticas monetarias que, desde que estalló la crisis, se estaban haciendo. El anuncio del presidente del BCE, Mario Draghi, de que los tipos de interés se rebajan hasta el 0,15%, de que se ponen en circulación 400.000 millones de euros y que se terminó la “esterilización de activos”, es decir, que el BCE va a comprar Deuda, es exactamente todo lo contrario de lo que se decía hasta hace pocas semanas.

     

    ¿Cuál ha sido la causa o el detonante del cambio de actitud de Mario Draghi, perdón, de los que le mantienen en el cargo de presidente del BCI, empezando por la canciller alemana Ángela Merkel? veamos: A pesar de que fuimos muchos los que advertimos que las políticas de ajustes salvajes, centrados principalmente en bajar salarios y subir impuestos, eran totalmente erróneas, los Gobiernos de la UE, con una ideología sobrepasada por los acontecimientos, mantuvieron tesis opuestas. Ángela Merkel fue la primera en recetar el aceite de ricino para los ciudadanos europeos, en particular para los de los países del Sur. Sabían perfectamente que dejar a la gente con menos dinero en el bolsillo haría caer la actividad económica y que, por consiguiente, las empresas tendrían menos beneficios, pero confiaban en mantener, o incluso mejorar, la rentabilidad, que no es lo mismo. En ese sentido, bajar los salarios se convirtió en una de sus máximas y desde el Fondo Monetario Internacional, la OCDE, las asociaciones de empresarios, etc, todos escuchamos como argumentaban la fechoría intentando convencer a la gente de su necesidad. Al mismo tiempo, los Gobiernos subían impuestos, pero no a todo el mundo y de forma lineal, se subían principalmente a los trabajadores, elevando el IVA, por ejemplo, mientras se bajaba a las empresas, bien en el impuesto de sociedades o rebajando los tipos de cotización a la seguridad social. Mientras en la UE se hacían estas cosas, el presidente Obama las aplaudía e incluso hacía llamadas de teléfono para que se implementaran (como la que hizo a Zapatero), eso sí, la Reserva Federal USA hacía todo lo contrario, lo mismo que el Banco Central de Japón y el británico, ya que Reino Unido, como todo el mundo sabe, no está en la moneda única. Las consecuencias que las recetas que un liberalismo ultraortodoxo ha traído para las economías del conjunto de los países que están en la zona euro han sido desastrosas. Millones de personas han perdido su trabajo y centenares de miles de comercios y empresas han cerrado, dejando la economía productiva y de servicios hecha un erial, al tiempo que los desajustes presupuestarios seguían generando una Deuda que crecía sin parar. Pero, que sucedieran estas cosas, que el dólar estuviera muy depreciado con respecto al euro, por el contraste entre las políticas económicas europeas y norteamericanas, dificultando enormemente las exportaciones y que, en fin, la UE cada vez perdiera mas peso en el conjunto de la economía mundial, no parecía preocupar en exceso a los dirigentes europeos y a los burócratas de Bruselas. Todo cambió el 25M. Las elecciones al Parlamento Europeo han sido un serio aviso a los que llevan decenas de años detentando el poder en Europa. Lo que ha sucedido en Francia, en Grecia, en gran Bretaña, en España, etc, ha provocado el miedo a los que llevan años aferrados, como lapas, a cargos políticos o burocráticos y, sobre todo, al poder económico. Donde dije digo ahora digo Diego, nos ha dicho, sin rendir cuentas de las víctimas que han dejado por el camino.

    Pero, no es para mí ningún motivo de satisfacción que hayan rectificado y abrazado, aunque sea a regañadientes, las recetas keynesianas, porque, en estos 4 años de calvario no se ha dado solución a los graves desajustes de algunas economías, que no estaban desequilibradas por culpa de los salarios sino del excesivo gasto burocrático y administrativo y por el gigantesco fraude fiscal y la economía sumergida. Si la Deuda estaba disparada ahora subirá a la estratosfera. Habremos pasado del “austericio” al mas conocido suicidio de toda la vida.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook