Blog 
El blog de la mujer
RSS - Blog de Ana María

El autor

Blog El blog de la mujer - Ana María

Ana María


Archivo

  • 27
    Diciembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    Consejos para el cuidado de la piel en invierno

     

    Las necesidades de la piel varían en función de los factores a los que la expongamos. Así, durante el invierno el cuidado de la piel exige otros requisitos que en el verano. La climatología invernal afecta a la salud de nuestra piel, deshidratándola, secándola, desnutriéndola y agrietándola. Por este motivo, es necesario tomar conciencia de que la piel en invierno necesita que tomemos las mismas precauciones que en verano, unos cuidados básicos esenciales y tratamientos específicos.

    Consejos para el cuidado de la piel en invierno
    Cómo cuidar tu piel con el descenso de los termómetros


    Durante el invierno nuestra piel está expuesta a condiciones climatológicas adversas, como cambios bruscos de temperatura, calefacciones, variaciones de temperatura de los hogares a la calle, la lluvia, la humedad o la contaminación.

    En consecuencia, la función de barrera de nuestra piel es incapaz de realizar su función protectora y aparecen rojeces en la piel, irritaciones, deshidratación, sequedad, tirantez o pérdida de luminosidad y de elasticidad, acelerando su envejecimiento.

    Así, para mantener la
    belleza y la salud de nuestra piel son necesarios una serie de cuidados extra durante la época del frío para que nuestro cutis no se resienta. Aquí van algunas pautas:

    1. Limpieza diaria

    Es importante tener una rutina diaria de cuidados, dentro de los cuales es imprescindible la limpieza de la piel. Es aconsejable que laves tu cara por la noche y por la mañana con jabones con formulaciones suaves para retirar impurezas, restos cosméticos, secreciones de la propia piel y células muertas.

    No dudes en recurrir a la limpieza profesional cuando veas que tu piel presenta un aspecto apagado mate y muchos puntos negros. Te harán una limpieza profunda que le devolverá su salud.

    2. Hidratación o nutrición

    Es un paso primordial para que el resto de productos de
    estetica que te apliques surtan su efecto. Una correcta hidratación conlleva la aplicación de productos cosméticos adecuados y específicos para cada zona, con ingredientes activos, sin formulaciones alcohólicas o agresivas y con ingredientes que ayuden a hidratar y proteger.

    Un buen ejemplo de este tipo de productos son los que ofrece la gama de los laboratorios
    Fridda Dorsch
    , donde tienes a tu disposición un catálogo muy variado, que se adapta a las necesidades de cada tipo de piel.

    Presta especial atención al contorno de los ojos, la piel periocular es extremadamente sensible y, por lo tanto, mucho más susceptible de sufrir deshidratación y agresiones.

    3. Regeneración

    Durante el invierno nuestra piel recibe un menor aporte de nutrientes y oxígeno que hace que los procesos de regeneración de la piel sean mucho más lentos. Así que tenemos que ayudar a nuestra piel con ese proceso aplicando productos específicos. Ten presente que el proceso de regeneración de la piel tiene lugar por la noche, por lo que te aconsejamos que apliques este tipo de cosméticos antes de acostarte.

    4. Protección

    Aunque creas que en invierno los rayos ultravioletas son inofensivos, ¡no es así! En invierno también son nocivos y contribuyen igualmente al envejecimiento cutáneo. Usa un factor de protección y gafas de sol.

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook