Blog 
El blog de la Salud
RSS - Blog de Zoedejulian Julian

El autor

Blog El blog de la Salud - Zoedejulian Julian

Zoedejulian Julian

Una nueva dieta y una nueva manera de perder peso Kayla Itsines PDF Mi otro blog sobe SEO y posicionamiento web es SEOcanteo el seocanteo

Sobre este blog de Asturias

El blog de la salud donde trataré temas interesantes sobre enfermedades y dolencias, desde un punto de vista profesional.Ciencia Salud


Archivo

  • 25
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    insomnio
    dormir
    sueños

    Factores que influyen el sueño

    Hay toda una gama de factores que influyen el sueño, dependen de nosotros mismos y que son, en gran parte, consecuencia de la ajetreada y absurda vida llamada moderna.

    Enlace

     La división y deshumanización del trabajo, la organización de las grandes urbes, y un innumerable conjunto de elementos que caracterizan a las sociedades desarrolladas son la causa de que el insomnio sea una enfermedad tan extendida entre sus habitantes.

    Casi todos creemos estar mentalmente normales cuando es todo lo contrario y, de hecho, al paso que vamos, si normal es lo que se acerca a la media de la población, llegaremos a ser normalmente anormales. Creemos ser individuos racionales, dueños de nosotros mismos y, sin embargo, si estudiamos nuestras reacciones durante el día: prisa, irritabilidad, nerviosismo, angustia, miedo, vemos que estamos en un conflicto continuo, sometidos a una variedad de presiones que no tienen por menos que alterar nuestro psiquismo.

    Todo ello se refleja en el estado de nuestro sistema neurovegetativo. La influencia de las preocupaciones, los disgustos y las tensiones en nuestro organismo es fácil advertirla: inapetencia en el comer, rubor que no es sino una dilatación de los capilares de la cara, o palidez que es una falta súbita de flujo sanguíneo provocado por el miedo. ¿Cómo no van a reflejarse todas esas alteraciones psíquicas en un mecanismo tan frágil como el que regula y asegura nuestro dormir?

    Así, podemos encontrar diferentes causas del insomnio en las distintas esferas en las que mantenemos nuestra vida de relación. El conflicto está muchas veces en nosotros mismos. Lo tenemos en la vida familiar y en las relaciones sociales próximas: amigos, trabajo, relaciones amorosas y, también más allá aún, cuando miramos nuestros deseos de posición social y de ascender en lo que no poseemos todavía y nos ofrecen sin dárnoslo. Siempre estamos yendo -salvo honrosas excepciones- más allá y, tal vez, más allá de lo que nunca podremos llegar.

    A menudo, ese mundo que gira a nuestro alrededor nos lleva a dar vueltas a un ritmo que nos podemos mantener, al que no podemos adaptarnos sin unas consecuencias negativas sobre nuestro organismo y nuestra mente y, por ende, de nuestro dormir.

    Demasiadas veces, por imperativos que nos imponemos nosotros mismos por nuestro propio gusto o apetencias, llevamos una vida desorden-nada en todos los niveles: afectivo, físico o intelectual. En muchos casos, sometemos los delicados ritmos biológicos a unos cambios que no pueden por menos que ser nocivos a la larga y perjudicar nuestro sueño.

    En otras ocasiones es el tipo de trabajo que desarrollamos y, no ya nuestro propio gusto, el que nos obliga a llevar un ritmo desordenado o a realizar unos esfuerzos que desprecian el organismo y se sirven de él exageradamente. Es inmediato al darnos cuenta de la dificultad de adaptación que encuentran personas que hacen eso para los ritmos de su organismo.

    El caso de los pilotos que realizan vuelos trasatlánticos con las diferencias horarias que ya se han comentado, es suficientemente elocuente cuando las compañías en que trabajan han de concederles unos cuantos días de descanso por el esfuerzo adaptativo que han de realizar cada vez que cambian su ritmo de día y de noche.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook