Blog 
El Extranjero
RSS - Blog de Ivan Artaza

El autor

Blog El Extranjero - Ivan Artaza

Ivan Artaza

Periodista nacido en Muros de Nalón. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. Máster de Postgrado en Comunicación Empresarial por la Universidad de Birkbeck. Durante los quince años que he vivido en Londres he trabajado, entre otros, para The Wall Street Journal y ...

Sobre este blog de Sociedad

Soliloquio: El relato de un narrador en primera persona ante la existencia de un público convencional e inmediato.


Archivo

  • 24
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Diálogo sidrero

    - Estoy buscando la calle de la perdida - le pregunté al anciano hombre que fumaba tabaco de liar  mientras me observaba, confundido, dando vueltas en círculo y con el mapa en la mano.

    - Esa calle en realidad se llama de la pérdida, lo que pasa que cuando la fueron a registrar le pusieron un    acento que no debería de tener – precisó el anciano.

    -  A mí me han dicho que pregunte por la calle de la perdida  - le recalqué.

    - O sea que le han llamado muchas veces a usted por teléfono – me dijo sorprendido.

    - ¿Por? No, no tengo llamadas perdidas – aclaré.

    - La calle de la perdida está en Rabia, esto es Babia – me dijo.

    - ¿Babia? – pregunté sorprendido.

    - Sí, estamos en Babia – exclamó.

    - O sea que estamos perdidos – contesté.

    - No, perdido está usted, yo sé bien donde vivo, yo vivo en Babia – me corrigió.

    - Pues que pena… - pensé para mis adentros.

    - Ahora si lo que usted busca es la calle de la perdida, tiene que ir a Rabia, esto es Babia de la Barzana –    precisó el anciano.

    - ¿Y cómo se va a Rabia? – le pregunté con intriga.

    - A Rabia hay que ir rabiando, cagándose en todo, usted suba en un autobús o tren y cáguese en todo, en la  puta por ejemplo, y llegará a Rabia de los Cuervos – matizó.

    - ¡Eso es!, algo me dijo mi amiga de unos cuervos – exclamé.

    - En Rabia de los Cuervos sólo viven hombres y rumanos, señor mío. Si usted es maricón tendrá que ir a        Oviedo – me indicó.

    - Pero mi amiga vive en Rabia – respondí.

    - ¿Y ella le espera con rabia o con anhelo? – me preguntó.

    - Con anhelo, porque la voy a visitar y luego vendremos todos, Anhelo, ella y yo a Babia – le dije.

    - No se vayan a perder cuando salgan de la calle de la perdida, si están ustedes perdidos eso es por estar en  babia, cojan un taxi para bajar a Babia de la Barzana, si quiere pregunte por el señor  Miguel – explicó.

    - Muy bien, de acuerdo señor Miguel – le dije dándoles las gracias.

    - No, yo no soy el señor Miguel, yo soy el señor Luis – me corrigió.

    - ¿Y para que quiere que pregunte por el señor Miguel si no es usted? – le pregunté con asombro.

    - Porque no quiero mucho trato con forasteros, chilenos y homosexuales, que luego nos llevan todas las    subvenciones – dijo molesto.

    - ¿Usted está bien? – le volví a preguntar.

    - Sí, yo estoy muy bien, lo que pasa que vivo en babia y no me entero de algunas cosas, sólo de cuando hay     pinchos gratis – dijo con ilusión.

    - Gracias, me voy de camino a Rabia de los Cuervos – le dije antes de despedirme.

    - Buen viaje joven, buen provecho – me dijo.

    - Buena labia se gasta el viejo sidrero – pensé mientras buscaba el autobús de los cagamentos.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook