Blog 
El Ojo de Halcón
RSS - Blog de balen travis

El autor

Blog El Ojo de Halcón - balen travis

balen travis

Ex-player, Coach, Umpire Chair y Bloger

Sobre este blog de Deportes

Toda la actualidad del mundo del tenis ATP, WTA, ITF...


Archivo

  • 23
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Si usted...

    Imagínese que es un tenista de élite y tiene que jugar un partido importante. El día anterior, antes de pasar por el gimnasio y de batir bola con un sparring, que a su entrenador le costó Dios y ayuda encontrar, que se pareciese lo más posible a su futuro rival, estuvo comentando con él, las características del juego; incluso visionaron algunos videos de sus partidos y buscaron y hasta creyeron encontrar los puntos débiles por donde podrían meterle mano.

    El día del partido vuelve a tener una reunión con su equipo mientras el ‘fisio’ le entona los músculos para la batalla que se le avecina, como aún faltan algunas horas para el partido hace un desayuno fuerte, durante el cual, su entrenador tratará de no obsesionarle demasiado con el rival y procurará una charla distendida. Con el último bocado del “croissant” en la boca, le avisan que ya le espera el coche de la organización…

    Afuera, le reciben algunos fans que le dan ánimos mientras posa junto ellos y firma autógrafos. Este baño de popularidad hace subir su autoestima considerablemente.

    Ya en el club va directamente a una de las pistas más alejadas para un suave entrenamiento, sin apenas haber empezado a sudar da término al peloteo para a continuación una nueva sesión de masaje para relajar, antes de comer los clásicos carbohidratos pre-partido. Con el “depósito cargado”, se relaja en la sala de jugadores escuchando su música favorita, en tanto su coach se encarga de tener todo a punto. Un asistente le comunica que el partido que le precede va ya por el último set.

    Cargado con su raquetero camina despacio hacia el vestuario. ¡Allí está! Tumbado sobre el banco con una toalla a modo de almohada y leyendo. Su lacónico saludo será respondido con otro no menos parco sin levantar la vista del libro. El silencio en el vestuario es sepulcral, solo interrumpido por el clamor  de los espectadores que siguen el partido que se juega en la pista donde pronto dirimirá su partido. En la espera, usted mira de soslayo de vez en cuando a su rival que sigue concentrado en la lectura. En un momento dado se levanta y corre de un lado a otro del vestuario como un poseso. Usted ha visto muchas cosas en un vestuario; como gritar, a otro ir al baño continuamente, pero correr… Y piensa: “Este tío como siga así no dura tres juegos”. En eso está, cuando les avisan que salgan a jugar…

    Va a comenzar el partido, mientras se dirige hacía la pista, mira al palco donde está su equipo, un gesto con la cabeza y un mudo ¡Vamos!… Primer servicio.

    Al darle la mano no sabe muy bien lo que le dijo, está exhausto, mecánicamente recoge los bártulos camina cariacontecido camino del vestuario. Ha pasado una hora desde que acabo el partido. Usted se encuentra en la camilla recibiendo los cuidados del “fisio” le ha machacado física y mentalmente: ¿Cómo pudo llegar aquella dejada? ¿Cómo pudo devolverme aquel mate? ¿Cómo pudo encontrar pasillo en aquel passing? ¿Cómo…? Su entrenador que seguramente está pensando lo mismo, trata de darle ánimos. Carraspea y sentencia: No siempre vamos a encontrarnos a tipos como Ferrer...

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook