Blog 
En el camino
RSS - Blog de Antonio Romero

El autor

Blog En el camino - Antonio Romero

Antonio Romero

Sobre este blog de Sociedad

Explorando los rincones de España en sus paisajes, caminos, pueblos o ciudades. Historia, arquitectura, naturaleza, cultura o gastronomía de norte a sur y de oeste a este.


Archivo

  • 13
    Noviembre
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    viajes
    Burgos
    El bueno el feo y el malo

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'

    (Aviso: contiene 'spoilers').

    La tumba de Arch Stanton y la del soldado desconocido junto a la de Arch Stanton están en Burgos. Reposan aún en el cementerio de Sad Hill, el icónico escenario del duelo final de 'El bueno, el feo y el malo'.

    El falso camposanto lo creó el Ejército para la película de Sergio Leone en un paraje del municipio de Carazo, junto a un camino que une Santo Domingo de Silos con Contreras, un lugar solitario y silencioso pese a que allí resonó para siempre la épica y exagerada banda sonora de Ennio Morricone con dos temas inolvidables: 'The Ectasy of Gold' y 'The Trio'.

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'
    Fotograma del duelo final de la película.


    Escena del duelo.

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'
    Un letrero instalado hoy junto al falso cementerio de Sad Hill. Foto: A.R.

    En 1966, Leone trasladó el rodaje de la película de Almería a Burgos aconsejado por su jefe de producción y persuadido por el parecido de la zona con los paisajes del sur de Estados Unidos que pretendía representar. Y es aquí donde el filme del italiano alcanza su dimensión de epopeya, elevando el tono de un argumento más en esa especie de subgénero del que fue maestro, que es una parodia del western clásico, sí, pero también mucho más.

    Todo coincide con el momento en el que la Guerra de Secesión, tratada de forma magistral y realzada por la banda sonora de Morricone, gana protagonismo en la historia. Porque no sólo Sad Hill es Burgos. También la misión de San Antonio, el fuerte unionista de Betterville y el escenario de la batalla del puente de Langstone.

    Son los escenarios que ahora la Asociación Cultural Sad Hill, formada por vecinos de la comarca, trata de recuperar del olvido para resaltar su valor cultural y turístico.

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'
    Rubio y Tuco, en la misión de San Antonio.

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'
    El monasterio de San Pedro de Arlanza, parcialmente en ruinas. Foto: A.R.

    Las ruinas del monasterio de San Pedro de Arlanza, en Hortigüela, ofrecieron a Leone el marco perfecto de la misión religiosa que atendía a los heridos de la guerra. Allí se recuperó Rubio (el bueno), interpretado por Clint Eastwood, tras su recorrido por el desierto forzado por Tuco (el feo), el entrañable personaje de Eli Wallach. No muy lejos, en Carazo, se montó el fuerte unionista en el que ambos fueron a parar como prisioneros de guerra.

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'
    El fuerte de Betterville, en una escena de la película.

    Y muy cerca de San Pedro de Arlanza se encuentra el escenario de la batalla del puente de Langstone, en el filme un sangriento capítulo de la Guerra de Secesión en el que el Arlanza se convierte en el río Bravo.

    En un paraje hoy cubierto de vegetación sobre el cauce, Tuco y Rubio, en su camino tras el tesoro de monedas de oro que buscan, tropiezan con las posiciones del ejército unionista, que defiende su lado del río de los ataques de los confederados, apostados en la ribera opuesta. Es una cruenta batalla en la que soldados de uno y otro lado mueren sin remedio, y también una escena clave en la película.

    El individualismo más absoluto se mide aquí con la obediencia hasta la muerte, abnegada o solo coaccionada, de los dos ejércitos y sus causas. Un choque que, aún con ternura, Leone resuelve a favor del primero.

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'
    "Nunca he visto morir tan estúpidamente, ¿qué te parece?", le dice Rubio a Tuco frente al río Arlanza.

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'
    Un fotograma de la batalla de Langstone.

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'
    Vista del paraje del escenario de la película junto al río Arlanza. Foto: A.R.

    El puente que nordistas y sudistas quieren dominar es el único motivo de una lucha enquistada. El comandante unionista, cansado del horror de la guerra, confiesa incluso que lo dinamitaría para acabar con la matanza si eso no le supusiese un consejo de guerra y una deshonra. Sin embargo, ya moribundo tras ser herido, permite a Rubio y Tuco hacerlo por su cuenta. Y ambos, deseando salvar el trance para llegar hasta su objetivo final, no lo dudan.

    La anécdota de la escena es que la enorme plataforma de madera, construida también por el Ejército, tuvo que dinamitarse —y por tanto levantarse— tres veces para lograr la versión definitiva.

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'
    La explosión final del puente de Langstone, sin efectos especiales.

    La primera explosión no le pareció a Leone lo suficientemente lograda y en la segunda ocasión se voló cuando nadie grababa. La buena, a la tercera, ya es historia del cine.

    Al otro lado del río, Tuco y Rubio dan al fin con el cementerio de Sad Hill. Tuco conoce el lugar y Rubio el nombre de una tumba, la de Arch Stanton. Dos referencias para hallar el botín que buscan. Pero hasta allí les sigue un cazarrecompensas más cruel, Sentencia (el malo), un enorme Lee Van Cleef, para retarse en un último duelo.

    Una pista de tierra lleva desde el pueblo de Contreras hasta esta especie de circo natural que Leone convirtió en un espacio legendario.

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'
    Panóramica del cementerio en una escena del filme.

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'
    Vista del cementerio, parcialmente recuperado y con una silueta de Clint Eastwood. Foto: A.R.

    El gigantesco cementerio se creó con unas 6.000 tumbas falsas y un círculo central empedrado de unos 700 metros cuadrados que sirvió para el duelo. El director italiano y su equipo escogieron un espectacular escenario natural a los pies de las rocas de Peña Carazo y los altos de Los Cuetos. Hoy, 50 años después, la plaza se puede ver casi como en la película gracias al trabajo voluntario de la Asociación Cultural Sad Hill, que ha retirado la capa de vegetación que la ocultaba. Además, a la vez, ha recuperado parte de las sepulturas devolviéndoles sus cruces, o intentándolo. Es un trabajo casi de aficionados para un proyecto que mecrece más. Pero ninguna administración ha mostrado interés hasta ahora.

    Las tumbas, dispuestas en círculos concéntricos alrededor de la zona empedrada, aún se pueden reconocer por los túmulos de tierra, traída de otros lugares y sobre la que crece una vegetación distinta a la del entorno.

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'
    Tuco, junto a la tumba de Arch Stanton en la película.

    El duelo al sol (de Burgos) de 'El bueno, el feo y el malo'
    La cruz de la sepultura actual, recuperada por la Asociación Cultural Sad Hill. Foto: A.R.

    La idea de la asociación es continuar su labor. Tras celebrar con conferencias, exposiciones y todo tipo de actos el 50° aniversario de la película en 2016 e intentar atraer a Clint Eastwood, los trabajos para revalorizar el escenario no han terminado. Lo principal es recuperar las tumbas. Su idea, un sueño para mitómanos: por 15 euros cualquiera puede apadrinar una, ponerle su nombre o el de su peor enemigo y revivir así Sad Hill de nuevo con muertos y épica.

     

     

     

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook