Blog 
Entresijos de taller
RSS - Blog de Francisco Fresno Fernández

El autor

Blog Entresijos de taller - Francisco Fresno Fernández

Francisco Fresno Fernández

https://www.facebook.com/pages/Francisco-Fresno-Artista-plástico/108050889370167

Sobre este blog de Cultura

Artista plástico


Archivo

  • 25
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    LA FEALDAD PESTILENTE

     

    Leo un periódico nacional, y a medida que voy pasando páginas se me van manchando los dedos con los titulares. La maquetación de las páginas mantiene alineados los espacios que ocupan las fotos y los textos, pero sin que haya forma de poder justificar sus alineaciones por la izquierda o por la derecha, porque todo se ha desideologizado en una dirección dominante y perversa. Tanta corrupción en casi todos los ámbitos, públicos y privados, no se puede justificar por ningún lado. Su pestilencia desflecada nos salpica a todos.

    Como sociedad, uno a uno y en conjunto, muchas cosas hemos tenido que estar haciendo mal durante demasiado tiempo para haber abonado tantos y tan malos engendros. Pero la cuestión ya no pasa por quedarnos solo en la denuncia y la queja sino en plantearnos como adultos qué podemos hacer para pasarnos a limpio.

    La ética y los valores derivados de la honestidad, el esfuerzo, la coherencia, la justicia y la integridad personal ya no se consideran como una forma de inteligencia que puede regular y mejorar nuestras vidas, sino como cosas de tontos. Sin embargo, en nuestro lenguaje coloquial, aun queda algún resquicio para saber hacia dónde y cómo apuntar. Cuando alguien obra mal decimos que está feo lo que hace, y, por el contrario, cuando mantiene en el tiempo una conducta ejemplar decimos que es una bella persona.

    La belleza y la fealdad también las podemos encajar en una estética pronunciada con sus cinco últimas letras. Está claro que nos sobran tantos feos y feas pestilentes que a su vez también han llenado de fealdad y mierda todos los alrededores que pisamos. Pero para pasarnos a limpio e ir de la queja al cambio deberíamos empezar por nosotros mismos, siendo más autocríticos, exigentes y ejemplares con nuestro propio hacer individual en todos los campos, para influir positivamente con el mayor alcance en nuestro entorno, y formar así otro tejido colectivo sin creer que la fealdad es de listos y la belleza de ingenuos, en vez de responsables, inteligentes y adultos.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook